Sonia Jorge, Directora Ejecutiva y líder de los programas de Inclusión digital de World Wide Web Foundation (Gustavo Gavotti)
Sonia Jorge, Directora Ejecutiva y líder de los programas de Inclusión digital de World Wide Web Foundation (Gustavo Gavotti)

Sonia Jorge, de la World Wide Web Foundation, abrió el panel de "digitalización" de la Cumbre del W20, el grupo de afinidad que busca el empoderamiento económico de las mujeres. La inclusión digital es uno de los cuatro ejes temáticos de este año y el que -en gran medida- habilita la concreción de los otros tres: las inclusión laboral, financiera y de la mujer rural. A través de la inclusión digital, es más fácil acceder al mercado laboral, bancarizarse y acercar recursos a quienes están lejos de los centros urbanos.

"El acceso a internet es el comienzo básico. Sin acceso a internet no hay acceso a muchas cosas", aseguró Jorge, que está convencida de que la inclusión digital es el camino para darle visibilidad "a las otras agendas", como la educación, la vivienda, la participación cívica. Porque, dice, "la inclusión digital no es solo acceso a internet, sino que lo trasciende… es una oportunidad de transformación".

Para dejar la teoría y pasar a la práctica, Jorge asegura que las autoridades tienen que garantizar que todos los países se concentren en "políticas de género receptivas que incentiven el acceso a internet asequible".

"La mayoría de las mujeres del mundo no tienen acceso a los smartphone ni acceso al ingreso que le permitiría comprárselo", resumió para graficar.

Además, explicó que la inclusión digital – o mejor, la igualdad digital- solo será productiva cuando se haga un buen uso: "Para mí, lo que cuenta es que las mujeres sean ciudadanas activas. Para eso hay que dejar de ser usuaria pasiva de la tecnológica. Hay que innovar, crear, animarse a crear el mundo que queremos".

Alertó con vehemencia que no existe la "neutralidad" de género en la tecnología, por lo que aboga por una "perspectiva de género" en el diseño de la tecnología.

Susana Ayarza, directora de marketing de Google Brasil, concordó: "Si ayudamos a las mujeres a tener acceso a la tecnología no solo impactamos en ella, sino en su familia, en la sociedad. En la India, por ejemplo tiene la segunda población más grande online y solo el 30% es de mujeres y en áreas rurales, baja al 12%".

El panel de inclusión digital del W20 (Gustavo Gavotti)
El panel de inclusión digital del W20 (Gustavo Gavotti)

Para Nneka Henry, del International Trade Centre, es alarmante cómo crece la brecha de uso de internet en el mundo: "En los países desarrollados es del 12%, pero en los países en desarrollo es del 33%".

Y agregó que los gobiernos tienen que brindar más programas y herramientas para la mujer del futuro, y asegurar un fácil y asequible acceso a los programas que ya existen. Además, adviertió que después de promover la capacitación hay que garantizar que ingresen al mercado, es decir, "que no queden excluidas".

Desde el W20 explicaron que, en el contexto actual, no tener acceso a las tecnologías o no poder apropiarse de ellas representa una desventaja a la hora de insertarse en las sociedades. A nivel mundial, hay 200 millones menos de mujeres que de hombres que acceden a un celular y 250 millones menos que hacen uso de internet. Esta diferencia refleja la desigualdad en el acceso a oportunidades, lo que dificulta su empoderamiento económico, la escalabilidad de sus negocios y ralentiza la generación de riqueza. Participar en el mundo digital es una condición básica para ingresar al mercado laboral y mejorar la calidad de vida de las mujeres.

Seguí leyendo: