(Getty)
(Getty)

La neutralidad de la red consiste en darle un trato idéntico al tráfico de datos de la web, sin priorizar el acceso a unos sitios por sobre otros. La idea es que se garanticen las condiciones de igualdad para asegurar libertad, tanto en el consumo como en la transmisión de contenidos.

En Estados Unidos, recientemente se dio por finalizada la neutralidad de la red. Así lo determinó ayer la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). Una de las consecuencias de esta decisión es que ahora las proveedoras de internet como Comcast, AT&T, Verizon y Time Warner tienen vía libre para imponer tarifas a los sitios web para priorizar la velocidad de transmisión de sus contenidos.

¿Qué pasa en Argentina?

Aquí rige la Ley Argentina Digital, que establece un principio de neutralidad de la red con lo cual, en principio, no se debería dar un escenario como el de Estados Unidos. Esa norma dice lo siguiente:

Artículo 57 — Neutralidad de red. Prohibiciones. Los prestadores de Servicios de TIC no podrán:
a) Bloquear, interferir, discriminar, entorpecer, degradar o restringir la utilización, envío, recepción, ofrecimiento o acceso a cualquier contenido, aplicación, servicio o protocolo salvo orden judicial o expresa solicitud del usuario.
b) Fijar el precio de acceso a Internet en virtud de los contenidos, servicios, protocolos o aplicaciones que vayan a ser utilizados u ofrecidos a través de los respectivos contratos.
c) Limitar arbitrariamente el derecho de un usuario a utilizar cualquier hardware o software para acceder a Internet, siempre que los mismos no dañen o perjudiquen la red.

"Nuestra ley garantiza un estándar bastante elevado de la neutralidad porque asegura la libertad de acceso, al prohibir prácticas de bloqueo o restricción. Por otro lado, en la actualidad hay ciertas prácticas como las de zero rating que si bien no están expresamente prohibidas, podrían entrar en conflicto con la ley", subraya Sergio Mohadeb, abogado y fundador del sitio Derecho en Zapatillas, en diálogo con Infobae.

Las prácticas de zero rating o tasa cero son planes de bonificación de consumo que favorecen o impulsan el acceso a determinadas plataformas. Esto puede adoptar diferentes variantes.

"Hay un modelo extremo de zero rating como el de Internet.org que impulsa Facebook: por acuerdos con operadoras locales —y en varios casos también los gobiernos— ofrece acceso bonificado a versiones reducidas de su propio servicio y de una serie de aplicaciones asociadas de noticias, clima, servicios gubernamentales y de ONG", destaca Gustavo Fontanals, politólogo e investigador en políticas de medios y telecomunicaciones, en su texto "Políticas de neutralidad de la red. Su legislación en el mundo y en América Latina".

El zero rating también puede ocurrir cuando las empresas proveedoras de internet bonifican sus propios servicios de streaming o mejoran la velocidad de acceso a sus sitios. Para saber si esto último ocurre habría que tener datos precisos y de acceso público.

"Es fundamental que haya transparencia sobre este tema. Que cada compañía informe la velocidad de datos que ofrece y que se analice si hay alguna variación que favorezca algún sitio por sobre otro. Por el momento, en la Argentina no se sabe mucho sobre el tema", subraya Mohadeb.

Movistar, Claro y Personal están ofreciendo un servicio de WhatsApp gratis para algunos planes. Se refiere puntualmente a que no se incurre en un gasto adicional (no se descuentan datos del plan) cuando se utiliza ese servicio de mensajería.

Esta práctica de zero rating, de algún modo, incentiva al usuario (por el ahorro que le implica) a usar WhatsApp en vez de otras aplicaciones que ofrecen el mismo servicio como puede ser Telegram, Gtalk o Messenger. En ese sentido, se puede considerar que esta práctica afecta la neutralidad de la red.

Si bien la ley Argentina Digital establece un principio de neutralidad de la red, no hay una reglamentación que especifique en concreto los procesos de aplicación.

"Sería adecuado que el Gobierno o el ente regulador Enacom estableciera un reglamento específico que fije las prácticas concretas de neutralidad como se hizo en otros países, incluidos Chile y Perú en la región. Pero no solo no avanzó con eso, sino que se desentendió por completo de hacer cumplir la ley vigente, permitiendo, por ejemplo, las promo zero rating o no vigilando otras prácticas pro neutralidad. En la actualidad no podemos estar seguros de que los proveedores de servicio de internet argentinos no estén degradando un servicio por sobre otro sin que nos enteremos", analizó Fontanals, en diálogo con Infobae.

"En este contexto, a partir de la decisión de Estados Unidos, el Gobierno podría usar el discurso de que no hace falta una reglamentación y seguir desentendiéndose de esas prácticas por parte de los proveedores de servicio por considerar que 'se trata de una cuestión del mercado'. La regulación ya está comprometida en Argentina: no se hace cumplir la ley vigente, y esto podría servir como excusa para prolongar ese desentendimiento", añadió el experto.

¿Por qué es tan importante la neutralidad de la red?

Si de alguna manera se limita o favorece el acceso a determinados sitios, se podría ver perjudicado el derecho a libre expresión e información del usuario.

Por otro lado, si eso ocurre, se ven afectadas las condiciones para competir en igualdad de condiciones. Si las proveedoras de internet encuentran mecanismos para favorecer el tráfico hacia ciertos sitios, o para cobrar una tarifa extra a nuevas plataformas para que sus sitios se carguen con mayor velocidad, entonces se estaría desincentivando la innovación.

En este sentido, la defensa de la neutralidad de la red es también la defensa de la innovación y de los emprendedores, según destacan los expertos en telecomunicaciones consultados.

LEA MÁS: