Celos, uso del formol y un despido en puerta: los motivos del asesinato de la peluquería de Recoleta

Abel Guzmán, el coiffeur acusado por el crimen, fue procesado en las últimas horas por homicidio agravado por alevosía y el uso de arma de fuego. Fue capturado la semana pasada en Paso del Rey tras 10 semanas prófugo

Guardar

Nuevo

Video: la peluquería Verdini de Recoleta durante el crimen

Según cree la Justicia, el coiffeur Luis Abel Guzmán asesinó a su compañero Germán Medina en la peluquería Verdini del barrio porteño de Recoleta por celos, odio, resentimiento profesional y un conflicto con el uso de formol, y cuando estaba a un paso de ser blanco de un posible despido.

Así lo sostuvo el juez Javier Sánchez Sarmiento, a cargo de investigar el caso, cuando este miércoles procesó al detenido por el delito el homicidio agravado por la alevosía y el uso de arma de fuego, según confirmaron fuentes judiciales a Infobae.

Luego del crimen cometido el 20 de marzo último, Guzmán pasó dos meses prófugo hasta que fue atrapado la semana pasada en la localidad de Paso del Rey. Fue delatado por un vecino que lo entregó para cobrar la recompensa de $5 millones que el Ministerio de Seguridad de la Nación ofrecía por su cabeza.

En el texto del procesamiento, el juez Sánchez Sarmiento hizo un recorrido por las pruebas que incriminan al peluquero. Luego, trazó el motivo por el cual Guzmán decidió llegar esa noche al comercio con un arma y ejecutar a su compañero de un disparo certero en la cabeza.

“Ningún conflicto de relación amerita el despliegue de un atentado contra la vida de un ser humano. Considero que el móvil del homicidio de Germán Gabriel Medina se trataría de una cuestión celos, odio y resentimiento profesional”, aseguró el juez.

Luego, el magistrado ahondó en los motivos: “Tal como surge de las actuaciones, Germán Gabriel Medina expuso el conflicto que generaba el uso indiscriminado de formol por parte de Guzmán, no sólo frente al resto de sus compañeros, sino frente a su encargado y a su empleador, Facundo Ramón Verdini”.

Abel Guzmán tras su captura
Abel Guzmán tras su captura

El uso del formol -producto empleado para alisar el cabello- es clave en esta historia. Desde el principio del caso, los empleados de la peluquería aseguraban que Guzmán utilizaba el producto para alisar el pelo y esto no estaba bien visto por sus compañeros, ya que está prohibido. Especialmente, por Germán, que se quejaba en reiteradas ocasiones. Para el juez, ese es el motivo del crimen.

En otro párrafo, el juez se refiere a una inconsistencia en la declaración testimonial del dueño de la peluquería, aunque sin llegar a ser tomarla como un falso testimonio.

“A diferencia de lo que refirió el titular de la peluquería Verdini al prestar declaración testimonial, como bien lo señaló B.J.A. (empleado) y lo insinuó N.G.P. (empleada), el despido de Luis Abel Guzmán del comercio Verdini era inminente y el acusado lo sabía. Guzmán no iba a ser suspendido, ‘iba a ser despedido’ y tenía conocimiento de ello. Ese despido con causa y que Verdini estaba esquivando, llevó a alargar el conflicto en el tiempo, conflicto que venía de antigua data y al que, aparentemente, no le podía poner coto”.

Guzmán, además de procesado, fue embargado en 40 millones de pesos. Mientras pasa sus días en una alcaidía porteña, en el Servicio Penitenciario Federal ya le buscan cupo para trasladarlo. Todo indica que su destino sería el Complejo Penitenciario N°1 de Ezeiza.

Guardar

Nuevo