Caso Wenance: el misterio del iPad de Alejandro Muszak y la Ferrari que entregó para salvarse

La Justicia le negó la fianza al CEO de la fintech acusada de estafar inversores en un esquema Ponzi. Mientras tanto, rechaza entregar las contraseñas de sus dispositivos. En el fuero civil porteño, un reciente acuerdo muestra su última jugada

Guardar

Nuevo

Alejandro Muszak tras ser detenido
Alejandro Muszak tras ser detenido

Alejandro Muszak creyó que podía ganarle a las manos que se le venían encima. Cuando la Sub DDI de Vicente López de la Policía Bonaerense lo encontró el lunes 15 de abril frente a su Mercedes Benz en una calle cortada a pocos metros de la Avenida del Libertador en Vicente López, cerca de las viejas oficinas de su fintech Wenance, el CEO de la empresa acusada de cometer cientos de estafas en un mega esquema Ponzi dijo: “Yo ya tengo una eximición de prisión”, como para salvarse. No mentía, el Juzgado N°43 a cargo de Paula González se lo había otorgado el año pasado, en una causa donde hay, al menos, 496 víctimas identificadas. Pero Muszak erró un cálculo muy simple:

Una eximición, una causa.

La Bonaerense venía a buscarlo por otro expediente similar a la de la jueza González, investigado por el fiscal Alejandro Guevara, de la UFI de Vicente López, con 27 damnificados en 23 hechos de estafa, más de un millón y medio de dólares. El dinero, tomado en las oficinas de Vicente López, se había circulado en una serie de empresas como Be Capital. El abogado Rodolfo Cleto García, cabeza de Be Capital, cuya firma aparece en varios contratos de mutuo en dólares, también terminó detenido.

El iPad y la computadora de Muszak luego de ser incautadas
El iPad y la computadora de Muszak luego de ser incautadas

La investigación sigue con Muszak en un calabozo, mientras el fiscal Guevara trabaja dentro del plazo de un mes para pedir la prisión preventiva. Al CEO de Wenance le incautaron su computadora Mac y su iPad cuando fue detenido. Guevara se enfrenta ante un problema: no hay software forense en Argentina que pueda abrir los dispositivos. Sin embargo, la pericia debe intentarse. De todas formas, el fiscal del caso descree que haya algo realmente incriminatorio en los aparatos. “No parece verosímil que Muszak vaya con archivos sensibles, con tantas causas en su contra”, piensa en voz alta un investigador.

Por lo pronto, Andrea Mentasti, la jueza de garantías del caso, le denegó la caución juratoria o real al empresario. No podrá salir bajo fianza, al menos, hasta que se presente el pedido de preventiva en su contra. No hay auto o propiedad que pueda ofrecer para volver a la calle.

A Muszak le gustan los autos caros. A fines de 2023, en el fuero comercial porteño, el empresario entregó una joya personal para salvarse.

SAO PAULO, BRAZIL - OCTOBER 28: Detail of a Ferrari F458 Spider at the 27th International Motor Show in Sao Paulo, on October 28, 2012 in Sao Paulo, Brazil. (Photo by Mauricio Santana/Getty Images)
SAO PAULO, BRAZIL - OCTOBER 28: Detail of a Ferrari F458 Spider at the 27th International Motor Show in Sao Paulo, on October 28, 2012 in Sao Paulo, Brazil. (Photo by Mauricio Santana/Getty Images)

En julio del año pasado, Infobae reveló que el magistrado Diego Manuel Paz Zaravia, a cargo del Juzgado Comercial N°16 porteño, había embargado a Wenance y a Muszak por $450 millones en concepto de capital, intereses y costas, luego de que Latam Consumer Credit BV -un fondo de inversión radicado en Holanda con domicilio fiscal porteño y constituido ante la AFIP al menos desde 2017- lo denunciara por una deuda de $300 millones asumida el 24 de junio de 2021 en una serie de seis pagarés firmados ante escribano de entre 47 y 55 millones de pesos cada uno.

Hoy, esa historia parece cerrarse. Latam Consumer Credit y Muszak llegaron a un acuerdo el 15 de diciembre pasado para zanjar la deuda y así evitar el embargo preventivo. El acuerdo fue homologado por el juez del caso tres días después. En este acuerdo, Muszak, en un movimiento iniciado por su defensa, reconoce una deuda de 460 millones de pesos con LCC. Además, pacta un plan de pago donde entregaría, de golpe, 300 millones, con el resto en cuotas.

En ese mismo expediente, el juez le había embargado su Ferrari 458 Spider modelo 2012. El nuevo acuerdo incluye que ese desembargo se destrabe para vender el auto de lujo y así saldar parte de la deuda con LCC. Una Ferrari de este tipo puede valer, al menos, 120 mil dólares en el mercado de usados, estiman diversas fuentes.

El acuerdo es llamativo: Muszak se compromete a pagarle a uno de sus mayores acreedores, con una deuda a su nombre de 297 millones en cheques sin fondo según datos del BCRA. El resto de los santos que supuestamente desvistió esperan con sus expedientes en el fuero civil y penal.

A fines del mes pasado, el Juzgado N°16 pidió transferencias de dinero al Banco de la Ciudad de Buenos Aires del 31 plazos fijos de Muszak a una cuenta de un juzgado sanisidrense que trata un concurso preventivo de Wenance. Por lo pronto, la jueza González recibió documentos de la causa del fiscal Guevara en los últimos días.

Guardar

Nuevo