Misterio por la muerte del ciclista hallado quemado en Salta: qué informó la autopsia

Ramiro Sagasta (44) sufrió quemaduras en el 90% del cuerpo tras haber sido, supuestamente, rociado con combustible. No le robaron nada

Ramiro Sagasta tenía 44 años y el martes fue encontrado en llamas en la ruta 28
Ramiro Sagasta tenía 44 años y el martes fue encontrado en llamas en la ruta 28

Ramiro Sagasta, de 44 años y oriundo de la provincia de Salta, salió a andar en bicicleta por la Ruta Provincial 28 el martes por la mañana. Cerca del mediodía, una pareja de ciclistas lo encontró envuelto en llamas a la altura del kilómetro 14, cerca de la capital provincial, y dio aviso a la Policía. Una ambulancia lo trasladó de urgencia al hospital San Bernardo, donde finalmente murió de un paro cardio-respiratorio a causa de la gravedad de las heridas: tenía quemaduras en el 90% del cuerpo.

Los resultados preliminares de la autopsia sobre el cuerpo de Sagasta confirmaron que la muerte se produjo a partir de la combustión y descartaron que el ciclista tuviera algún otro tipo de lesión. De acuerdo al informe realizado por el Servicio de Tanatología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, la víctima estuvo siempre consciente hasta el momento de su muerte, en el hospital.

La fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Verónica Simesen de Bielke, que está a cargo del caso, ordenó además estudios complementarios sobre el cuerpo para profundizar el informe; principalmente estudios anatomopatológico y toxicológico. En los próximos días el cuerpo será entregado a los familiares de la víctima para su inhumación.

El caso, sin embargo, presenta más dudas que certezas para los investigadores. En una conferencia de prensa este miércoles, la fiscal Simesen de Bielke confirmó que el ciclista fue víctima de “una muerte violenta” pero indicó que todavía no puede descartar ninguna hipótesis.

Sagasta sufrió quemaduras en el 90% del cuerpo y murió al llegar al hospital
Sagasta sufrió quemaduras en el 90% del cuerpo y murió al llegar al hospital

Fuentes judiciales confirmaron a Infobae que los investigadores continúan con la recepción de testimonios y análisis de cámaras de seguridad públicas y privadas. Este jueves por la mañana, además, se llevó a cabo una inspección ocular en la casa familiar de la víctima.

Según se pudo establecer hasta el momento, Sagasta habría sido atacado mientras andaba en bici por la Ruta 28. Según informó la policía en un primer momento, una supuesta testigo habría visto cómo el hombre era rociado desde una motocicleta con “un líquido” para luego prenderlo fuego.

Esto originó en un momento la hipótesis de que los asesinos lo pueden haber atacado para asaltarlo. La fiscal Simesen de Bielke, sin embargo, informó en conferencia de prensa que no existieron testigos presenciales.

Por otro lado, a Sagasta no le robaron nada. Junto a él en la ruta estaban su bicicleta, el casco -ambos de alto valor económico- y un barbijo que, según su esposa, le pertenecen a la víctima. Los elementos fueron resguardados para ser sometidos a las pericias biológicas correspondientes.

Los investigadores analizarán también prendas de vestir que pertenecen a la víctima y fueron halladas intactas para establecer qué tipo de combustible se utilizó en el hecho. “También tenemos para análisis el teléfono celular, que quedó en el domicilio, y algunos otros elementos importantes para la investigación”, indicó Simesen de Bielke.

“No existe ninguna constancia de que esta persona tuviera inconvenientes con alguien o problemas económicos”. De los testimonios recabados, se da cuenta que era una persona que tenía buen trato con su entorno”, señaló la fiscal. Sin embargo, el móvil de un posible ajuste de cuentas todavía no fue descartado.

La fiscal indicó que no existe "ninguna constancia" de que Sagasta tuviera inconvenientes con alguien o problemas económicos
La fiscal indicó que no existe "ninguna constancia" de que Sagasta tuviera inconvenientes con alguien o problemas económicos

Sagasta estaba casado, era padre de dos hijos pequeños y era hincha fanático de Racing. Trabajó 12 años en Telecom, empresa de la cual se fue a través de un retiro voluntario y actualmente trabajaba en Xibei, una compañía distribuidora de sistemas de seguridad electrónica.

Mientras continúa el desconcierto por su trágica muerte, amigos y familiares de Sagasta lo despidieron en redes sociales y reclamaron justicia por el hecho.

“Hasta siempre hermanito, volá alto, vamos a encontrar a los asesinos”, aseguró un familiar. “Vuela alto hermanito y ahijado querido, prometo buscar la verdad y hacer justicia, no voy a parar hasta lograrlo”, publicó también en ese sentido uno de sus hermanos.

Su amigo y compañero de trabajo Pablo Echazu también posteó una larga dedicatoria para Ramiro, al que describió como “un ser humano ejemplar, sin maldad, dedicado a la familia, honesto y siempre dispuesto a ayudar”.

“Todavía me cuesta creer y reaccionar a este trágico hecho. Me pregunto por qué a vos”, agregó. “Me despido con un profundo dolor, pero con el consuelo haber tenido la suerte y el orgullo de que hayas sido mi compañero y amigo”.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR