Encontraron muerto a un nene de 9 años que había desaparecido el sábado en Formosa

Juan Ángel Romero era buscado en la ciudad de Pirané. El cuerpo estaba a 250 metros de su casa

Buzos tácticos de la Policía de Formosa encontraron el cuerpo sin vida de Juan Ángel Tomero (Noticias Formosa)
Buzos tácticos de la Policía de Formosa encontraron el cuerpo sin vida de Juan Ángel Tomero (Noticias Formosa)

Juan Ángel Romero, un niño de 9 años que era buscado desde el sábado en la ciudad formoseña de Pirané, fue encontrado sin vida en un pozo de agua. Los peritos indicaron que la muerte se produjo por “asfixia por sumersión”.

El hallazgo del cadáver fue realizado por personal de Bomberos, perteneciente al Grupo Especial de Rescate con buzos tácticos de la policía provincial en el lugar que es utilizado por ladrilleros, a unos 250 metros de su casa.

Ante lo sucedido, la comisario general Silvia Van Dyk, jefa del Departamento Judicial de la Policía de Formosa y a cargo de la Dirección General de Género y Violencia Intrafamiliar, confirmó a una radio local que el cuerpo del niño fue hallado “alrededor de las 7.30 de la mañana del martes”.

Detalló además que “los buzos de la policía, luego de realizar otro rastrillaje con las patecas, encontraron el cuerpo del niño que minutos después fue identificado por su padre”. Explicó que el cuerpo fue trasladado hasta la morgue judicial y los peritos determinaron que su muerte fue “por asfixia por sumersión”.

Agregó, en esa misma línea, que “el juez a cargo de la investigación, ordenó realizar una autopsia para ver si se encuentran signos de violencia o abuso, y que esa diligencia se llevará a cabo en la ciudad de Formosa”, finalizó.

Desde la investigación señalaron a Télam que el pozo de agua está ubicado a unos 250 metros de su casa, en la ciudad de Pirané, distante unos 120 kilómetros de la capital norteña.

El menor se extravió el último sábado y poco después la policía provincial desplegó un operativo de búsqueda con más de 100 efectivos, que finalizó ayer cuando lo encontraron sin vida.

En plena búsqueda, la familia aseguró que el menor sufría de epilepsia y ataques todos los días por lo que su medicación era imprescindible y debía tomarla tres veces por día.

Desde Missing Children habían difundido la ficha con la imagen y datos del niño, al tiempo que desde Pirané ya habían solicitado al Ministerio de Seguridad de la Nación que se active el protocolo “Alerta Sofía”.

El juez a cargo de la investigación, ordenó realizar una autopsia (Noticias Formosa)
El juez a cargo de la investigación, ordenó realizar una autopsia (Noticias Formosa)

Se trata de otro caso vinculado a un menor que conmociona a una provincia del país. El jueves 1° de julio pasado, Rocío Milagros Rojas, de 4 años de edad, desapareció de su casa en la localidad de Lules, provincia de Tucumán. Tras varios operativos y rastrillajes, al día siguiente se encontraron restos óseos calcinados que, se sospecha aunque aún no se confirmó, pertenecen a la niña.

En las últimas horas, la Justicia de Tucumán dictó prisión preventiva por el presunto crimen a Amalia Carolina Graneros, madrina de Rocío, de 39 años; su pareja, Edgardo Hernán Caro, de 36, y su yerno, Mauro Ortiz, de 21, pareja de la hija de Graneros, según confirmó la agencia Télam.

La Justicia considera que fueron ellos quienes asesinaron y luego quemaron el cuerpo de Rocío para borrar rastros.

Los tres habían sido detenidos el mismo viernes 2 de julio por orden del fiscal Ignacio López Bustos, a cargo de la Unidad Fiscal de Homicidios I. A pedido del Ministerio Público Fiscal de Tucumán, el juez del caso dispuso la prisión preventiva por seis meses de los tres acusados por el delito de homicidio agravado por alevosía, premeditado por el concurso de dos o más personas, criminis causa y femicidio, en calidad de coautores.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR