La herida de bala que delató al nuevo acusado de intentar matar al policía del Grupo Halcón en San Justo

Eduardo Hernán Pérez, capturado anoche por la Policía Bonaerense en Ramos Mejía, es el segundo sospechoso en ser detenido por el ataque a Luis Gómez tras el arresto de un menor de edad hallado a cuadras de la escena del hecho con una pistola y los papeles de un auto robado

El disparo en el pie derecho del acusado.
El disparo en el pie derecho del acusado.

Luis Gómez, un efectivo del Grupo Halcón de la Policía Bonaerense, fue baleado por un grupo de delincuentes que intentaron asaltarlo en la puerta de su casa en la localidad bonaerense de San Justo, partido de La Matanza, y se encuentra internado en grave estado.

El violento asalto ocurrió en la madrugada de hoy jueves, cuando el oficial principal de 35 años, y su esposa de 37 llegaban a su casa ubicada en la calle Perú al 3900 a bordo de su auto, un Volkswagen Fox, luego de haber visitado a sus hijos mellizos de apenas dos meses de edad que se encuentran internados, tras haber nacido de forma prematura.

En ese momento, según informaron fuentes policiales a Infobae, cinco delincuentes armados los sorprendieron a bordo de un Volkswagen Gol para robarles el vehículo. Gómez, que se encontraba vestido de civil, se identificó como policía, dio la voz de alto, extrajo su arma reglamentaria y se enfrentó a tiros con los asaltantes.

Los ladrones huyeron pero Gómez cayó herido en el lugar con tres impactos de bala en su cuerpo, dos de ellos en su axila derecha y otro en el abdomen. Fue operado e internado en el hospital Paroissien, donde pelea por su vida. La Justicia considera la balacera un claro intento de homicidio.

Ayer por la noche, detuvieron a un sospechoso, con una clara marca en su cuerpo.

Eduardo Hernán Pérez, el nuevo sospechoso.
Eduardo Hernán Pérez, el nuevo sospechoso.

Eduardo Hernán Pérez, de 19 años, oriundo de Isidro Casanova, fue arrestado en la esquina de Oro y Avenida de por personal de la Comisaría 1° Oeste de San Justo de la Policía Bonaerense luego de tareas de inteligencia. El acusado de tentativa de robo y homicidio agravado por la portación de arma de guerra no pudo correr lejos: tenía una herida en su pie derecho, fresca, vendada claramente compatible con un impacto de bala. La inflamación le llegaba hasta el tobillo.

Hay pruebas que lo complican: la balacera fue filmada por cámaras que muestran supuestamente a Eduardo.

No fue el único sospechoso en caer. Poco después del hecho, un grupo de efectivos de la Comisaría 1° de San Justo se trasladaron de inmediato hasta el lugar y realizaron un relevamiento por la zona en el cual lograron aprehender a un sospechoso de 17 años identificado cómo A.L.J.A que se había escondido debajo de un camión estacionado sobre la calle Madariaga al 3400, a apenas tres cuadros del lugar del intento de robo.

El adolescente, con domicilio en Isidro Casanova, tenía en su poder una pistola calibre 9 milímetros marca Bersa Mini Thunder sin municiones y con la corredera desplazada, por lo cual para los investigadores podría haber sido una de las armas de la cual salieron los disparos con los que fue herido Gómez.

El menor detenido también tenía con él documentacion del auto en el que se desplazaba la banda, un Volkswagen Gol Trend, color gris oscuro, que según se pudo determinar, había sido robado el día anterior, algunos minutos después de medianoche a una familia en la localidad de Villa Celina por una banda que circulaba a bordo de tres motos y un Renault Clio con cuatro ocupantes armados.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS