“Te voy a cagar a trompadas”: detuvieron al empresario gastronómico de Pinamar que amenazó a una trabajadora y fue filmado

El gastronómico Guillermo Cinque fue detenido ayer por la DDI de Dolores luego de que su víctima lo denunciara por amenazas y coacción con una causa en la UFI N°5 de la jurisdicción.

El momento en que el empresario Guillermo Cinque, dueño del restaurante Fuegos, ataca a su empleada de 20 años

“Te voy a cagar a trompadas, hija de puta”.

El empresario gastronómico Guillermo Francisco Cinque, de 66 años, a cargo del bar y restaurant Fuego en la avenida Bunge de Pinamar, agredió cobardemente a mediados de mes pasado a una empleada de su bar, en medio de gritos y hasta un intento de golpearla. “Empleada” es un eufemismo. Según registros comerciales, la víctima no percibe aportes o se encuentra en relación de dependencia con Cinque. Los registros del empresario, mientras tanto, revelan aportes impagos y una pequeña lista de cheques sin fondo.

La víctima, una joven 20 años, oriunda de la localidad de Ostende, lo denunció poco después en la comisaría de Pinamar. El caso recayó en la UFI N°5 del fiscal local Eduardo Lizarraga. Cinque fue imputado por el delito de amenazas y coacción, que contempla de seis meses a dos años de prisión, por lo tanto es excarcelable.

Sin embargo, ayer fue arrestado en su bar por la DDI de Dolores y la sub DDI Villa Gesell de la Policía Bonaerense, según confirmaron fuentes del caso a Infobae.

Si bien Cinque podrá evitar la cárcel, difícilmente logre despojarse del repudio que generó en toda la comunidad de empresarios y gastronómicos de esta ciudad balnearia. Según contaron fuentes del caso a Infobae, la empleada, que lleva un año y medio como trabajadora del restaurante Fuego, ubicado sobre la avenida Bunge, reveló que el hecho ocurrió el lunes, un día antes de la denuncia, cerca de las 18.

La agresión de Cinque, según denunció la joven, ocurrió cuando la empleada le contó a su patrona, Josefina Grandin, esposa del denunciado, que el día anterior habían tenido un altercado, cuando apareció el dueño del restaurante y la increpó directamente como puede verse en el video de esta nota. “Sos una mete púas, querés traer problemas a mi relación con Josefina, te voy a cagar a trompadas, hija de puta, andate a la mierda”, le gritó.

El restaurant de Cinque (Foto: Diego Medina)
El restaurant de Cinque (Foto: Diego Medina)

En el video también se observa cómo a una corta distancia Cinque la señala con su dedo índice y le dice “boluda de mierda” mientras la voz de su pareja le dice “Guillermo, cortala”. Él repitió: “¿Querés lograr que te cague a trompadas?”. Y agregó: “Tomátelas, boluda de mierda”, mientras su pareja intentó enfrentarlo: “No, Guillermo, no, basta, acabala”.

La empleada denunció que quedó paralizada por los gritos de su empleador e intentó irse del local, pero Cinque la increpó nuevamente y le tiró un golpe de puño que la chica esquivó. “No es la primera vez que el señor Guillermo intenta pegarme, una vez me zamarreó del brazo”, declaró en la comisaría. Y agregó que “varias veces” vio al empresario pegarle patadas a su pareja Josefina. Además contó que “a las camareras del turno mañana las insulta y varias veces las hizo llorar”.

La víctima, aclaró ante la Policía que teme por su integridad y la de sus compañeras y pidió una medida de restricción de acercamiento para Cinque, un empresario oriundo de Madariaga que tiene campos y hace cuatro veranos abrió el restaurante Fuegos, que ayer borró todas sus redes sociales pero se mantuvo abierto.

La denunciante agregó que sus compañeros de trabajo pueden dar testimonio de la violencia que ejerce Cinque con sus empleados pero que cree que no van a declarar “por miedo”. Según contaron fuentes del sector gastronómico, el dueño de Fuegos tiene “fama de violento con sus trabajadores”.

No es la primera vez que escuchamos de malos tratos de su parte, pero esta vez quedó registrado”, comentó un empresario que prefirió no revelar su identidad a este medio. Fuentes de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de Pinamar indicaron que se pusieron a disposición de la joven.

Cinque tras su detención.
Cinque tras su detención.

Infobae consultó a Josefina Grandin, pareja de Cinque, sobre la situación. “La temporada de verano es un momento de muchas tensiones, pero no tengo nada que agregar, está el video, lamentablemente. De lo demás se encargan nuestros abogados”, respondió.

Este es el segundo hecho de violencia que involucra a un empresario gastronómico de Pinamar. Días atrás se conoció la grave denuncia de una mujer de 33 años contra Claudio Alberto Tinari, quien tenía la concesión del restaurante del balneario Botavara, en el norte de Pinamar, y actualmente está detenido, no solo por el presunto abuso, sino también por explotación laboral y promoción de la prostitución en una causa a cargo del fiscal Walter Mercuri, luego de que empleados revelaran tratos denigrantes, encierros forzosos, acosos y hasta una oferta para tener sexo con “tipos de 40″ en una fiesta privada en Cariló a cien dólares cada una.

El 6 de enero la empleada –cajera del restaurante– denunció a Tinari por supuestamente haberla violado el 22 de diciembre en un hotel de Pinamar. El infierno para la víctima comenzó apenas abrió el restaurante, una concesión del parador Botavara, en el norte de Pinamar.

“Tinari nos contrató a nosotros para trabajar, siempre les dice cosas a las mujeres y también las usaba a mis compañeras de trabajo, les conseguía droga para aprovecharse de ellas. Una vez yo estaba hablando con un mozo en la barra, y mi jefe pasó y me pasó el dedo por la cola, desde abajo hacia arriba, como marcando la costura del pantalón, yo me quedé dura y no supe reaccionar”, fue lo primero que declaró la mujer a los investigadores policiales.

Claudio Tinari, el otro empresario de Pinamar acusado de violencia contra sus trabajadores.
Claudio Tinari, el otro empresario de Pinamar acusado de violencia contra sus trabajadores.

Tinari fue trasladado a una comisaría de La Matanza por cuestiones de cupo luego de que el juez David Mancinelli hiciera lugar al pedido de detención por explotación -que incluye al menos a un menor entre sus víctimas- y promoción de la prostitución.

El empresario se negó a declarar al ser indagado ayer por estas acusaciones.

Seguir leyendo: