Continúa la búsqueda del joven de 17 años que desapareció en un arroyo de un barrio privado: vecinos y familiares señalaron las fallas de la empresa de seguridad

La ex novia del adolescente aseguró que el muchacho no había ido “a ninguna fiesta” antes del incidente y reveló la existencia de un segundo video, en el que se vería el momento en el que entró al agua

Joven desaparecido en Villa La Ñata, Tigre


La búsqueda de Gian Mazzuchelli, el joven de 17 años que desapareció durante la madrugada del sábado, cuando por razones que todavía se desconocen terminó dentro de un arroyo que une los barrios privados Santa Catalina y San Benito, en Villa La Ñata, partido bonaerense de Tigre, continuará este lunes por la mañana, cuando regrese la luz del sol.

El adolescente, que vivía con su familia en una casa ubicada dentro del primero de esos complejos, fue grabado por las cámaras de seguridad del lugar a las 3:35, mientras caminaba y bailaba cerca de la orilla, y ese sería el último registro que se tiene de él.

Según trascendió, la investigación comenzó recién unas horas más tarde, luego de que un guardia de seguridad de la zona informara haber visto a una persona arrojarse al arroyo Villanueva, muy cerca del paseo comercial de Villa La Ñata.

El hecho conmocionó a toda la comunidad del mencionado barrio privado. Según declaró el padre del joven, Felipe Mazzuchelli, su hijo había permanecido toda la noche del viernes junto a su familia en su casa y luego se quedó a dormir dentro del domicilio.

Si bien en un principio surgió la hipótesis de que el joven podría haberse caído al agua luego de participar de una reunión con otros adolescentes, su ex novia, identificada como Victoria, aseguró que el muchacho desaparecido “no fue a ninguna fiesta” y que tampoco “estaba en la casa de un amigo”.

“Él vive ahí. Salió y se fue caminando para la parte del río, que está abierto. No es una laguna artificial, es un canal que da directamente al río. Es super peligroso y profundo. No está cercado, no está vigilado, no hay nadie cubriendo esa parte y hay cámaras que los guardias tendrían que haber estado mirando, pero nadie estaba controlando lo que pasaba, nadie se hizo cargo”, se lamentó.

En diálogo con TN, la ex pareja de Mazzuchelli también confirmó que se supo del incidente gracias a que “en el barrio de enfrente había un guardia que estaba de turno, que siempre está en una garita”, y que “escuchó cómo Gian se cayó al agua, lo vio, pero en vez de hacer algo pensó que era un delincuente y nadie fue a ayudarlo, nadie fue a rescatarlo ni a hacer nada”.

La ex novia responsabilizó a la seguridad del barrio cerrado por no actuar al ver que el joven estaba en el arroyo


“Quienes tenían que estar vigilando las cámaras, los del barrio Santa Catalina, no hicieron nada. No vieron lo que estaba pasando. Así como se cayó Gian, pudo haber entrado un ladrón o cualquier persona”, se quejó la chica, que vive en este mismo complejo privado.

Tras comenzar la búsqueda, la Policía de la Provincia de Buenos Aires pudo acceder a un clip de video tomado por unas cámaras de seguridad ubicadas en las cercanías de los lotes 552 y 550. Allí se puede ver al adolescente correr por la calle del barrio dando vueltas, con los brazos extendidos, como si estuviera bailando.

En esa grabación se puede apreciar cómo al muchacho se le cae un objeto del pantalón, que según confirmó la ex novia, se trata de “su celular”, un aparato de marca iPhone que las autoridades a cargo del operativo de búsqueda pudieron encontrar a las pocas horas.

Sin embargo, Víctoria reveló que también existe otra filmación, que no se conoce públicamente pero en la que se vería el momento exacto en el que Mazzuchelli se cayó o se metió al agua: “Se sabe que está en el río porque lo vieron por las cámaras, hay un video de él saltando al río porque hay cámaras ahí que los vigilantes tenían que estar mirando. No es ninguna suposición, no es que se cree porque haya dejado las zapatillas o la remera en la orilla, está grabado cuando se tira, pero nadie lo va a ver porque sería una falta de respeto total para la familia. Está guardado”, precisó.

El arroyo donde cayó o se metió el joven de 17 años
El arroyo donde cayó o se metió el joven de 17 años

Además, la chica señaló que al lado del complejo Santa Catalina “hay todo un campo enorme que da para el lado de Villa La Ñata” donde el adolescente pudo “haberse agarrado de un árbol y pasar caminando” o “se pudo haber subido por algún lado”.

“Yo no puedo creer que hayan pasado horas sin que nadie lo buscara, cómo el guardia de enfrente lo vio caer y nadie hizo nada. Así hubiera sido un delincuente, es una persona. Mínimo, acercarse con una lancha y una linterna, a Gian lo podrían haber salvado tranquilamente. Pasaron cuatro horas desde que desapareció hasta que lo buscaron”, insistió.

Según pudo averiguar Infobae, las tareas de búsqueda y rescate se frenaron en la noche del sábado y fueron retomadas a primera hora del domingo, con luz solar, hasta que volvió a oscurecer. Este lunes sería entonces el tercer día del operativo, del que participan buzos de la Policía Bonaerense, efectivos de policía científica siniestral, bomberos voluntarios de Tigre y personal de Defensa Civil.

El equipo de rescate está conformado por representantes de distintas fuerzas
El equipo de rescate está conformado por representantes de distintas fuerzas

Todavía no se pudo determinar si el joven de 17 años había consumido alcohol o algún tipo de droga, antes de emprender la caminata por el barrio privado y lanzarse al agua. En tanto, sus familiares y amigos lanzaron una campaña en las redes sociales, solicitando a los internautas cualquier tipo de información sobre el paradero del adolescente.

Por su parte, Silvia, una vecina del lugar, señaló al mismo canal de televisión que hace un año que los habitantes de Santa Catalina vienen “presentado notas a la administración y a la comisión de seguridad, sobre fallas en el sistema de vigilancia”.

“El chico no es el punto, el punto es que si se lo vio. Un buen sistema de seguridad tiene que estar a los dos minutos ahí porque eran las 3 de la mañana, uno no sabe si es una persona del barrio o si es un intruso. Yo no lo conocía, pero sé que es de una familia que está alquilando”, señaló.

La mujer precisó que desde hace tiempo viene “pidiendo que se coloque una barrera náutica y el dragado” del arroyo porque “los lotes que están vacíos no tienen cerco” e incluso “hay días en los que podés cruzar caminando por el río”.

“La familia está llorando. Aparentemente quieren ensuciar al chico porque parece que se había ido a una fiesta, que pudo haber tomado alguna copa ¿Qué tiene que ver eso? No tiene nada de malo. Eso le puede pasar a cualquiera de nuestros hijos”, agregó.

Seguí leyendo: