Fabián Tablado vuelve a una cárcel común: la justicia dictó su prisión preventiva por violar las perimetrales del padre de Carolina Aló y la de sus hijas

El juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, hizo lugar al pedido del fiscal y ordenó que quede detenido por los dos hechos de “desobediencia”

Fabián Tablado, el hombre que en 1996 asesinó a Carolina Aló de 113 puñaladas, volverá a pasar sus días en un penal. Luego de haber sido detenido hace dos semanas por violar en dos ocasiones una restricción perimetral el juez Orlando Diaz aceptó el pedido del fiscal que lleva adelante la causa y dictó la prisión preventiva por lo que Tablado, que actualmente está alojado en una comisaría, será trasladado a una cárcel común.

Tras violar dos restricciones perimetrales que tenía con el padre de Carolina Aló, su víctima, y con sus hijas mellizas, el fiscal de Rincón de Milberg, Sebastián Fitipaldi había solicitado este miércoles la prisión preventiva para Tablado.

El femicida volvió a ser detenido hace dos semanas, cuando se descubrió que había pasado caminando a 150 metros del lugar de trabajo de Edgardo Aló y con sus propias hijas, a quienes tampoco podía acercarse.

El fiscal le pidió al juez de Garantías 2 de San Isidro con jurisdicción en el distrito de Tigre, Orlando Díaz, que Tablado permanezca detenido por dos hechos de “desobediencia”, delito que prevé una pena de entre 15 días y un año de prisión. El juez hoy hizo lugar al pedido.

El femicida está detenido desde el 16 de este mes en la comisaría de General Pacheco, pero si el juez Díaz, que en su momento ordenó su detención, avala el pedido fiscal, todo indica que el imputado recibirá el 2021 y pasará varios meses del próximo año en una unidad penitenciaria.

En diálogo con Télam y luego de enterarse del pedido del fiscal, Aló sostuvo: “Espero que a este chacal le den un año de cárcel. Creo que esto va a ser una medida que van a tener que imitar en la justicia, que va a quedar como precedente para que todos aquellos que violen las perimetrales tengan el castigo que va a tener Tablado”.

La causa se inició cuando Aló denunció que el 19 de octubre pasado Tablado pasó caminando junto a sus hijas mellizas por el puente Sacriste, a 150 metros de su lugar de su lugar de trabajo, la Dirección Nacional de Migraciones de Tigre. Su paso quedó registrado por una de las cámaras del Centro de Operaciones Tigre.

Allí se observa a Tablado con barbijo, lentes oscuros, bermuda y una remera azul, cruzando el puente y caminando junto a dos niñas rumbo a una heladería, ubicada sobre avenida Del Libertador al 100.

La perimetral que violó Tablado había sido dictada por la jueza de Familia 2 de Tigre, Silvia Sendra, el 6 de marzo pasado, a una semana de que el ex convicto recuperara su libertad, luego de pasar casi 24 años preso.

La jueza le impuso a Tablado la prohibición de acercarse a menos de 500 metros del domicilio y del lugar laboral de Aló, aún en su ausencia.

Además tenía otra perimetral -la que lo obligaba a usar una tobillera electrónica- impuesta por la misma jueza de familia para que no se acerque a menos de 300 metros de su ex mujer, Roxana Villarejo, con quien se casó en la cárcel en 2007, luego se separó y amenazó de muerte, hecho que le valió una segunda condena y que también incluía a su hijas.

Por ello, cuando Tablado fue indagado, el fiscal de Violencia de Género de Tigre, Diego Callegari, le imputó no sólo la desobediencia por incumplir la perimetral con Tablado, sino también la de sus hijas.

Tablado con barbijo, lentes oscuros, bermuda y una remera azul, junto a sus dos niñas caminando por el puente Sacriste, a 150 metros de su lugar de su lugar de trabajo de Edgardo Aló
Tablado con barbijo, lentes oscuros, bermuda y una remera azul, junto a sus dos niñas caminando por el puente Sacriste, a 150 metros de su lugar de su lugar de trabajo de Edgardo Aló

En esa indagatoria, Tablado se defendió diciendo que sólo le habían notificado los domicilios particulares de Aló y sus parientes, pero que desconocía cuál era el laboral de su ex suegro. Asimismo, afirmó que tiene “una excelente relación con la madre de las nenas” y que ese 19 de octubre el encuentro con sus hijas se dio de común acuerdo con su ex mujer y con la supervisión de su suegra.

Anunció también que tiene nueva novia y que en el proceso de rehacer su vida su plan era dejar de vivir en el partido de Tigre y mudarse con ella a la ciudad cordobesa de Bell Ville.

Cabe recordar que el crimen de Carolina Aló, uno de los casos más resonantes de la historia criminal argentina, ocurrió el 27 de mayo de 1996 en la casa de la familia Tablado, en la calle Albarellos 348, en Tigre.

Luego de tener relaciones sexuales y de discutir por celos, Tablado, por entonces de 20 años, persiguió a su novia por varios ambientes de la casa y la mató de 113 puñaladas.

En 1998, fue condenado a 24 años de prisión por “homicidio simple”, pero en 2013 sumó la segunda condena por amenazar a su ex mujer y su ex suegra y se le unificó una pena única de 26 años y seis meses, que debía agotarse a fines de 2022.

Por el beneficio de la derogada Ley del “2x1” y los cursos que hizo en prisión como “estímulo educativo”, el cómputo de la condena se le redujo y la pena se le dio por concluida el 28 de febrero, cuando abandonó la Unidad 21 de Campana y se fue a vivir a la misma casa de Tigre donde hace 24 años cometió el femicidio.

Seguí Leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS