Lo asesinaron a puñaladas para robarle su bicimoto y llevarla de regalo a una fiesta clandestina: murió en los brazos de su mujer

Los dos acusados por el crimen del empleado de la AFIP Mariano Figueroa se negaron a declarar y seguirán detenidos. De acuerdo al relato de las personas que estaban con ellos durante un festejo en la madrugada del sábado, los dos sospechosos, que serían tío y sobrino, salieron a robar para llevar un regalo

Mariano Figueroa tenía 38 años y fue asesinado este sábado por la madrugada.
Mariano Figueroa tenía 38 años y fue asesinado este sábado por la madrugada.

Dos delincuentes asesinaron este sábado de una puñalada en el abdomen a un hombre al que abordaron para robarle una bicicleta eléctrica en la que circulaba por la localidad bonaerense de Hurlingham y fueron detenidos.

Mariano Figueroa, de 38 años, era empleado de la Regional Oeste de la AFIP y este sábado, cerca de las seis de la mañana, fue asaltado cuando volvía a su casa a bordo de su “bicimoto” negra -una bicicleta propulsada por un motor eléctrico- luego de comprar cigarrillos.

En la calle Pablo Pizzurno al 300, cuando le faltaban tres cuadras para llegar a su casa, Figueroa fue sorprendido por dos delincuentes armados con cuchillos que, sin mediar palabra, le dieron una puñalada mortal en el abdomen para asaltarlo. Luego, mientras el joven agonizaba en el asfalto, escaparon en la bicicleta con otras de sus pertenencias, entre ellas una mochila, la billetera, el celular y el casco que llevaba puesto.

A pesar de estar gravemente herido, el hombre logró llegar hasta su casa, donde murió en brazos de Gladys, su esposa. “Me dijo que lo habían asaltado, que lo apuñalaron, y se tocó, se apretó y estaba lleno de sangre, yo no sabía qué hacer”, relató esta mañana en diálogo con el canal de noticias TN la mujer.

Unos instantes después, su marido se descompensó y falleció antes de que llegara una ambulancia.

Los delincuentes, de 41 y 32 años, llevaron la bici robada hasta una casa donde se festejaba un cumpleaños
Los delincuentes, de 41 y 32 años, llevaron la bici robada hasta una casa donde se festejaba un cumpleaños

Luego de que ella y sus vecinos notificaran del robo al 911, efectivos de la Comisaría 1° de Hurlingham comenzaron a monitorear las cámaras de seguridad y acudieron a la zona, donde dieron con dos sospechosos que circulaban con la bicicleta robada en el cruce de la calle Solís y el arroyo Morón. Cuando notaron la presencia de la Policía, los jóvenes abandonaron el vehículo y se refugiaron en una casa ubicada en la calle Juan de Garay al 200.

Los agentes irrumpieron en el domicilio y encontraron a seis personas reunidas, a las que trasladaron de inmediato a la comisaría. En la dependencia policial, estas personas relataron que los acusados participaban -a pesar de las restricciones por la pandemia de coronavirus- de una fiesta de cumpleaños de la que salieron a robar y regresaron poco después con la bicimoto robada, que pensaban regalarle al cumpleañero, pero que, al momento de la llegada de los efectivos decidieron escapar por los techos.

Los testigos relataron también que los dos jóvenes, que serían tío y sobrino, llegaron al domicilio asegurando que “habían bardeado” y que contaban dinero en efectivo. Siempre de acuerdo al testimonio de esas personas, ambos salieron a probar la bicicleta con motor que pensaban regalarle al cumpleañero, aunque a los pocos minutos regresaron corriendo porque vieron a la policía que monitoreaba las cámaras de seguridad del municipio.

Tras un operativo en la zona, los dos hombres, que fueron identificados como Lautaro Nicolás Fernández (41) y Marcos Andrés Frizzo (32) fueron alcanzados y detenidos, uno en inmediaciones de la vivienda y otro en el cruce de las calles Garnica y Alfaro, según informaron fuentes policiales a la agencia Télam.

El mensaje para Mariano Figueroa de sus compañeros de trabajo en la Regional Oeste de AFIP
El mensaje para Mariano Figueroa de sus compañeros de trabajo en la Regional Oeste de AFIP

En las últimas horas, ambos se negaron a declarar y permanecerán detenidos por disposición del fiscal Matías Rapazzo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 7 del Departamento Judicial de Morón.

El cuñado de la víctima señaló en declaraciones a la prensa que la familia de Mariano conoce a los imputados por el crimen, ya que viven “a dos cuadras” de su casa. “El dolor es saber que es gente que uno conoce, no puede ser que no se hayan dado cuenta de que era Mariano, nos arrebataron su presencia por nada”, se lamentó.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR