Abusó de su hija durante 20 años, la embarazó siete veces y murió preso: ahora detuvieron a su viuda por encubrirlo

Norma Ortubia, de 68 años, fue detenida por ser considera partícipe necesaria en los abusos de su marido, Armando Lucero, conocido como el "Chacal de la Cuarta Sección". Su hija tuvo siete bebés con su propio padre: el matrimonio los crió como propios

Armando Lucero, el "Chacal de la Cuarta Sección", fue detenido en 2009 y falleció un año después, antes de ser jzugado
Armando Lucero, el "Chacal de la Cuarta Sección", fue detenido en 2009 y falleció un año después, antes de ser jzugado

El 8 de mayo de 2009, Norma Ortubia acompañó a su hija Cecilia, en ese momento de 35 años, para que denunciara a su propio padre, su esposo, por haberla abusado sexualmente durante más de 20 años y haber tenido con ella siete hijos que también eran sus nietos. Cuando su padre intentó abusar de una de las hijas que había tenido con él, la mujer tomó la determinación de llevarlo a la Justicia.

Armando José Lucero, de 68 años, se hizo tristemente célebre a partir de ese momento en Mendoza y a nivel nacional como el “Chacal de la Cuarta Sección”, por el barrio en el que vivía con su familia. Lucero tenía, al menos, 21 hijos, ocho con su primera esposa, otros seis con su segunda mujer y siete hijos-nietos con su hija, de quien comenzó a abusar a los 12 y embarazó a los 15.

El mismo día de la denuncia, Lucero fue detenido e imputado por “abuso sexual agravado por el vínculo con acceso carnal en cantidad no determinada de hechos en concurso real”, un delito grave que, en caso de ser condenado, le aseguraba una pena larga en prisión. En mayo de 2010, sin embargo, un año después de su arresto y a pocos días de ser sometido a un juicio, Lucero murió en el Hospital Central de la ciudad por una afección respiratoria que se agravó por su tabaquismo y una herida que tenía en el pulmón.

Norma Ortubia, de 68 años, fue detenida este martes e imputada por ser partícipe necesaria en los abusos de su esposo a su hija
Norma Ortubia, de 68 años, fue detenida este martes e imputada por ser partícipe necesaria en los abusos de su esposo a su hija

Casi una década después de su muerte, Cecilia presentó una segunda denuncia pero esta vez contra su mamá, con la seguridad de que si Norma -que crió a los nietos que su esposo tuvo con su hija como si fueran sus hijos- no hubiera cooperado, el crimen no habría sido posible.

Este martes, efectivos de la División Delitos Contra la Integridad Sexual de la fuerza provincial detuvieron a la mujer de 68 años en Godoy Cruz, por orden del fiscal Gustavo Stroppiana. Para el fiscal, el delito no podría haberse concretado sin la colaboración de Ortubia y la consideró partícipe necesaria del delito de “abuso sexual agravado por acceso carnal y por el vínculo”.

Los abogados defensores de Ortubia, que trabajó toda la vida cómo empleada judicial, señalaron a la prensa local que la mujer es inocente y que “no conocía de los abusos” porque trabajaba todo el día y que cuando intentaba indagar “Cecilia se bloqueaba”. También indicaron que por su avanzada edad, la mujer es grupo de riesgo en el contexto de la pandemia de coronavirus. Por el momento, sin embargo, seguirá detenida.

“Trabajaba todo el día en el Poder Judicial y sólo volvía a mi casa para hacer la comida. Soy hipertensa y tomo pastillas todas las mañanas”, señaló ella ante esa acusación, según publicó el diario Los Andes. “Queremos que vaya a la cárcel en virtud del delito que le imputan y luego que tenga un juicio”, fue la respuesta Vaira Leyton, uno de los abogados querellantes en la causa.

Seguí leyendo:

El estanciero que mató de un tiro al amigo de su hijo ya está en la cárcel: para la Justicia, no pudo haber sido un accidente

“Hice lo que tenía que hacer, no me aguanté”: los aberrantes audios de WhatsApp del docente pedófilo de Rosario en donde se jacta de violar a menores

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos