Doce altos mandos de la Policía de Rosario fueron relevados este miércoles de sus cargos por decisión del jefe local de la fuerza de seguridad. Según informaron fuentes oficiales, la decisión se tomó en el marco de una serie de cambios en las jefaturas de distintas comisarías que ya estaban previstos desde principio de año.

La determinación del jefe de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe (incluye a Rosario y sus ciudades satélites), Danilo Villán, generó inquietud entre el personal policial.

Villán, que asumió su cargo el 10 de enero, comunicó que doce altos mandos de la fuerza en Rosario fueron relevados de sus puestos en distintas comisarías y jefaturas de zona.

“Son cambios normales, que estaban en carpeta desde que asumió Villán”, dijo un vocero del Ministerio de Seguridad santafesino, quien le restó dramatismo a la decisión y agregó que no se trata de “una purga o una depuración”, sino de “cambios que estaban previstos”.

Asimismo, explicó que algunos de esos jefes pasarán a tener otras responsabilidades en la fuerza de seguridad, mientras que otros podrían pasar a retiro porque poseen la edad jubilatoria.

Cabe recordar que el comisario Villán asumió su cargo luego de que el ministro de Seguridad local, Marcelo Sain, lo eligiera para reemplazar a Claudio Romano, en medio de una ola de homicidios en esta ciudad santafesina.

La Policía de Rosario se encuentra bajo la lupa desde principios de año, cuando una ola de homicidios sacudió a la ciudad.
La Policía de Rosario se encuentra bajo la lupa desde principios de año, cuando una ola de homicidios sacudió a la ciudad.

La designación llamó mucho la atención, puesto que Romano había asumido la jefatura el 18 de diciembre, luego de que Sain echara al anterior jefe, Marcelo Gómez, que apenas se desempeñó en ese cargo durante cuatro días.

Gómez había cuestionado a las nuevas autoridades de Seguridad por no enviarle directivas operativas y dejó sin custodia edificios judiciales, que anteriormente habían sido atacados a balazos por grupos narcos de Rosario.

Sain lo desplazó luego de que se conociera un audio de Whatsapp en el que lo intimaba a retomar la custodia de edificios oficiales, a riesgo de ser denunciado penalmente si desobedecía.

Así, el ministro decidió reemplazar a Gómez por Romano, quien no llegó a cumplir un mes al frente de la Policía de Rosario -la Unidad Regional más numerosa de la fuerza santafesina-, cuando fue relevado en medio de una crisis de seguridad pública por el creciente número de homicidios.

Seguí leyendo: