Ordenaron ampliar un peritaje para determinar si Adrián Suar plagió una novela para hacer la película “El fútbol o yo”

El empresario está acusado de utilizar ideas del libro “Enfermo de fútbol”, de Daniel Frescó, como base argumental de su film

(Grupo Mass)
(Grupo Mass)

El juez de Instrucción Mariano Iturralde ordenó ampliar el peritaje en el caso en el que se investiga si el empresario Adrián Suar cometió el delito de plagio al utilizar sin autorización ideas de la novela Enfermo de fútbol como base argumental de su película El fútbol o yo.

En 2017 el escritor y periodista Daniel Frescó había denunciado a Suar, al guionista Marcos Carnevale y al productor José Levy por plagio luego de ver el tráiler de la película que se estrenó en agosto de aquel año. En la película El fútbol o yo, el empresario Suar también actuaba junto a la actriz Julieta Díaz.

Cuando Frescó realizó la denuncia, explicó que se había reunido con Levy –cuando Enfermo de fútbol no había comenzado a venderse en las librerías-, quien le manifestó interés por “poder leer mi libro para ver la posibilidad de hacer un guión conjunto”.

El productor y socio de Suar le explicó que habían comprado los derechos de la película Soy hincha de Standard, que relataba la historia de un fanático del equipo belga Standard de Lieja. En la denuncia que originó la causa judicial en la que fue imputado Suar, Frescó dijo que le había explicado a Levy que las dos historias eran diferentes. La suya versaba sobre la vida de un “enfermo de fútbol”, de todo el fútbol. En cambio, el personaje de la otra era un hincha de un solo equipo.

El caso lo tuvo el juez Guillermo Carvajal, quien se jubiló el año pasado. Le había delegado la instrucción al fiscal Martín Mainardi, quien ordenó la realización de un peritaje.

Intervinieron como peritos para este caso Alejandro Vaccaro y Norberto Regueira por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) y Román Pablo Setton por la Universidad de Buenos Aires. El denunciante y los denunciados también designaron peritos. Por el lado de Frescó intervino Graciela Gliemmo, mientras que Suar y Carnevale nombraron al cineasta Juan José Campanella y a la guionista Marcela Guerty.

Como suele suceder, los peritos de parte dictaminaron a favor de sus mandantes. Gliemmo sostuvo que Suar plagió a Frescó; Campanella y Guerty, todo lo contrario.

Pero los peritos oficiales determinaron que sí hubo plagio. En aquel informe que consta de seis puntos se marcaron las similitudes entre la obra de Frescó y la readaptación que hizo Suar.

La conclusión de aquel peritaje señalaba: “…se puede considerar que tanto el libro como la película tiene en su expresión y en su organización un grado de originalidad propio. No obstante ambas piezas utilizan diversos motivos que no son originales, que tiene larga tradición en la literatura, el cine y en otras expresiones artísticas…Más allá de estos elementos, cabe destacar que sí se pueden reconocer muchos elementos en común entre ambas obras y sí se puede comprobar en la película y en su guion la reproducción y reelaboración parcial, total o disfrazada de los elementos creativos de la novela”.

A pesar del resultado del peritaje que indicaba que Suar había plagiado la novel a de Frescó, el fiscal Mainardi pidió el sobreseimiento de imputados. Lo hizo luego de una presentación de Carnevale en la que explicó que la película argentina se había basado en la película Soy hincha de Standard.

La película franco-belga -según reseñas publicadas y disponibles en la web- cuenta la historia de un hombre que es fanático de su equipo el Standard Lieja y deja todo por ver a su equipo y conoce una mujer de la que se enamora.

En cambio el protagonista de la novela de Frescó, Jesús José Miranda, abandona su trabajo, deja de ver a parte de su familia, compra un sillón y un televisor enormes y se dedica solamente a mirar partidos de fútbol de todas las categorías y de todos los continentes.

Es un auténtico "enfermo de fútbol" que se adquiere características de celebridad debido al cariño que le toman miles de personas que "padecen" su misma "condición". Emilse, la esposa de Miranda, hastiada por tamaña situación, lo obliga a decidir: "Elegí José. Tenés que elegir. Es el fútbol o yo", lo intima.

Miranda eligió el fútbol. Aquella frase escrita en la página 94 del libro que publicó Emecé, un sello de la Editorial Planeta, fue el título elegido por Suar para su película. El guión de la película es una creación de Suar y Carnevale.

El fiscal Mainardi analizó la novela, la película de Suar y el filme franco-belga y estableció que no había plagio. Que la película de Suar había tomado parte de la historia del filme europeo y tiene similitudes con la novela de Frescó, pero no fue copiada íntegramente. Por eso Mainardi propició el sobreseimiento de los imputados.

Ante ese pedido del fiscal, el juez Iturralde reasumió la investigación y pidió ampliar el peritaje. El primer resultado del estudio hecho por los expertos-compararon la novela con la película argentina- arrojó que Suar había plagiado a Frescó.

Ahora Iturralde quiere que los mismos expertos comparen también la película franco belga con la de Suar y con la novela de Frescó para ver si el productor cinematográfico usó sin autorización lo creado por el escritor. Es que el argumento de la defensa que la película argentina se basó en la europea se introdujo en el expediente después de iniciado el peritaje. Entonce no pudo ser analizado por los expertos.


El juez quiere -según la resolución a la que accedió Infobae- que en el estudio se determine:

-Si el guion cinematográfico y película titulado El fútbol o yo, resulta reproducción, en cuanto a su contenido, de la película de origen extranjero titulada Soy hincha del Standard.

-Si la semejanzas advertidas que han llevado a los peritos oficiales a considerar que el guión nacional y la película discutidas, resultan reproducción y reelaboración parcial, total o disfrazada, de los elementos creativos de la novela titulada Enfermo de fútbol, de autoría de Daniel Frescó, se advierten preexistentes en el fin extranjero o, por el contrario, han sobrevenido como originales, innovadoras y características de la novela.

-Si la película franco-belga fue modificada para que se realizara la versión argentina y a su vez si esos retoques se basan en características particulares de la novela de Frescó.

Debido a que el peritaje anterior tardó mucho tiempo, Iturralde fijó en 30 días hábiles el plazo para que se presenten las conclusiones. Recién a fines de marzo -si se cumple con lo ordenado por el juez- se sabrá si Suar plagió a Frescó.