Ignacio Álvarez Meyendorff, durante su extradición en 2013 (foto Télam)
Ignacio Álvarez Meyendorff, durante su extradición en 2013 (foto Télam)

Poco más de un año después, y con intentos frustrados de estirarlo aún más, el megajuicio por lavado narco contra el clan colombiano Álvarez Meyendorff llegó a la sentencia. El juez Nelson Jarazo, del Tribunal Oral Federa en lo Criminal Nº 2 de La Plata, condenó este jueves a 23 de los 27 imputados por el delito de lavado de activos, agravado por haber sido cometido como parte de una banda, con penas de entre siete y cinco años de cumplimiento efectivo y el decomiso de sus bienes por hasta tres veces el valor de lo que, se calcula, “blanquearon”: entre 5 y 8 millones de dólares.

Sólo tres de los acusados fueron absueltos y uno no llegó a juicio por problemas de salud. La Unidad de Información Financiera fue querellante en la causa, con el abogado Martín Olari Ugrotte.

El juicio oral comenzó el 8 de noviembre de 2018 en los tribunales federales de La Plata y se desarrolló durante casi todos los viernes hasta hoy, cuando el juez Jarazo leyó el veredicto para las 27 personas acusadas de lavar dinero proveniente del mercado de las drogas ilícitas a través de la creación de empresas, compra de campos, ganado, autos y propiedades en torres de lujo en Buenos Aires y barrios cerrados exclusivos, como Nordelta (Tigre) y Abril (Berazategui). El magistrado anunció que los fundamentos del fallo se conocerán recién el próximo 21 de febrero de 2020.

En la extensa lista de condenados aparece gran parte de la familia del capo narco Ignacio Álvarez Meyendorff (59 años, nacido en Colombia, actualmente preso en Estados Unidos, tras ser extraditado desde Argentina en 2013): su esposa, dos de sus hijos hijos, su madre, dos nueras, un hermano, un primo y un sobrino.

Todos recibieron penas de cinco años, excepto Sebastián (37) y Mauricio (35) Alvarez Sarría, hijos de Meyendorff, quienes se llevaron la pena más alta: siete años de prisión efectiva y una multa equivalente a tres veces el valor de lo que lavaron.

También aparece una de las ex esposas de otro capo narco, Daniel “El Loco” Barrera Barrera, la colombiana Ruth Martínez Rodríguez (40), actualmente casada con un pastor evangélico y dueño de una inmobiliaria en Escobar. Ambos fueron condenados a cinco años de prisión y una multa por el doble de lo blanquearon. También fue encontrada culpable la contadora del jefe del clan, María Francisca García Fernández, conocida como “Mari Paqui”, quien recibió la misma pena que Martínez Rodríguez y su segundo esposo.

Los hijos de Alvarez Meyendorff (foto) recibieron la pena a 7 años de prisión
Los hijos de Alvarez Meyendorff (foto) recibieron la pena a 7 años de prisión

A pesar de que muchos de los acusados se desprendieron de inmuebles antes de que comenzara el juicio, o lo destinaron a testaferros, entre los bienes incautados con la condena aparecen propiedades faraónicas y autos de alta gama: un campo de 570 hectáreas en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, un piso en el edificio Chateau Libertador, en el barrio porteño de Belgrano, un piso “enorme”, según calificaron las fuentes consultadas en la calle Sucre del barrio de Belgrano R, oficinas en el microcentro porteño desde donde el clan administraban las sociedades, autos Mercedes Benz y una casa en el barrio La Alameda, de Nordelta, donde vivían Martínez Rodríguez y su marido, entre muchos otros.

El debate se hizo largo y las defensas habían intentado estirar el juicio lo más que pudieron, al pedirle al juez una “probation”. Lo hizo García Fernández (presa en 2002 en España por el contrabando de 200 kilos de cocaína), quien se postuló para hacer tres horas de tareas comunitarias por semana durante un año y pagar una multa de $ 100.000.

Martínez Rodríguez había ofrecido su auto de alta gama alemán pero no su casa de Nordelta, que finalmente fue confiscada, y, según contó oportunamente el diario Clarín, la familia Meyendorff se puso a disposición para hacer no más de tres horas de tareas comunitarias en la Fundación Los Carasucias a lo largo de un año. Mauricio y Sebastián Alvarez Sarría le propusieron al juez conceder cada uno la mitad de un terreno que los hermanos tienen en el municipio bonaerense de 25 de Mayo.

El fiscal federal de juicio Marcelo Molina consideró una propuesta lógica porque, para él, fueron demasiado los años en que estuvieron procesados, concretamente desde el año 2014, lo que a su entendimiento “atenúa la culpabilidad”. Pero Olari Ugrotte, abogado de la UIF, se opuso a la probation.

El operativo Luis XV se descubrió en un galpón de Lanús en 2012
El operativo Luis XV se descubrió en un galpón de Lanús en 2012

La familia que dejó Meyendorff con su salida forzoza a Estados Unidos irá por primera vez a a prisión, y el procesamiento por lavado de activos del Tribunal Oral en lo Criminal 2 de La Plata les implica un embargo de sus bienes estimado en $ 920 millones de pesos.

Luis XV, el origen

El caso que desató este juicio se hizo célebre como “Luis XV”, nombre que le pusieron porque en la Semana Santa de 2012 se secuestró cocaína escondida en muebles de estilo de un embarque con destino a Europa. El primer juicio oral se hizo en 2016 y terminó con nueve de los los 21 acusados condenados.

Los considerados culpables fueron los que tenían relación directa con los más de 700 kilos de esta sustancia, pero se libraron los sospechosos de financiar la operación, entre quienes estaba la viuda del narco colombiano Juan Ortiz Escobar, María de la Misericordia Gómez Martínez.

Para María Claudia de la Misericordia Gómez Martínez la UIF había pedido 21 años de cárcel como presunta financista del cargamento. Ortiz Escobar, alias “Cuchilla”, fue un narco del cartel del Valle de Cauca, asesinado por sicarios en Cali en 2001. Ex subteniente de la Reserva Militar colombiana, ex miembro también del cartel de Cali, dejó detrás un pequeño imperio: 92 campos, 14 sociedades y 11 cuentas corrientes desparramadas entre Cali, Palmira, Cartagena y Bogotá. Se lo acusó de mover entre 40 y 50 kilos de cocaína a Estados Unidos a través de rutas propias.

María Claudia de la Misericordia llegó libre al juicio en el TOF N°2: en su indagatoria, dijo vivir de las rentas de tres propiedades en Colombia, que también se dedica a importar telas. Declaró también tener otras dos propiedades en Buenos Aires. Con 50 años de edad, María Claudia hoy tiene domicilio fiscal y legal en Nordelta, sobre la calle Barrancas del Lago: está registrada como empresaria en la AFIP. Había declarado, al momento de su detención, domicilio en su departamento de la lujosa torre Yoo diseñada por Philippe Starck en el megacountry de Tigre. En 2014, a pesar de la fuerte investigación en su contra, conformó una SRL, Chupitos, orientada a la gastronomía, junto a otro colombiano.

Más de 700 kilos se descubrieron con el operativo Luis XV en 2012
Más de 700 kilos se descubrieron con el operativo Luis XV en 2012

La causa “Luis XV” tuvo dos capítulos. El primero con la detección en 2011 de 444 kilos a bordo del velero “Traful”, con rumbo a Uruguay. La tripulación tuvo que abandonar la nave por un desperfecto y así fueron descubiertos. El otro fue el de los muebles, en un galpón de Lanús, donde hallaron 253 kilos, un lote valuado en ese entonces en 14 millones de euros.

Ignacio Álvarez Meyendorff enfrentó un proceso judicial por lavado de activos en Colombia, tras su detención en 2013, por la cual se ofrecía una recompensa de U$S 5.000.000 por su captura. Fue el juicio contra la operación más gigantesca de lavado de activos realizada en ese país.

Al investigar los bienes de los hermanos Álvarez Meyendorff –Ignacio y Felipe- y de sus testaferros, se pudo establecer cómo las multimillonarias ganancias con origen en el narcotráfico se lavaron mediante la compra de inmuebles en toda Colombia, la operatoria de una veintena de sociedades comerciales y la compra de caballos de carrera, entre otras actividades.

La Justicia colombiana dispuso el embargo de activos por un monto superior a 500 millones de dólares y en mayo de 2013 tomó acciones sobre 210 propiedades, 26 personas jurídicas y 20 establecimientos comerciales vinculados a Meyendorff.

SEGUÍ LEYENDO: