Todo ocurrió días antes de las últimas elecciones presidenciales. Luego de que comenzara a circular el rumor de un posible corralito luego de los comicios, una gran cantidad de vecinos que tenían sus ahorros invertidos en plazos fijos en la Asociación Mutual Altos de Chipión decidieron extraerlos. Sin embargo, ninguno pudo. El dinero no estaba.

Los damnificados coincidieron en sus relatos: el gerente de la mutual, Lucas Priotti, sería el culpable. El hombre de 38 años fue acusado de pergeñar una estafa a gran escala: atraía a los clientes a tomar plazos fijos con una supuesta tasa de interés mayor a la del mercado, pero luego les entregaba certificados falsos y se quedaba con el dinero.

En diálogo con Cadena 3, el fiscal de San Francisco, Bernardo Alberione, indicó que la estafa superaría los $30 millones. Luego de que salieran a la luz los primeros casos, Priotti -que trabajaba en el lugar desde hacía 10 años- fue despedido. Ahora, no obstante, no se conoce su paradero ni el de otros dos empleados que trabajaban con él. El resto de su familia también debió abandonar el pueblo luego de sufrir agresiones como consecuencia del hecho.

En diálogo con TN, Fabio González presidente de la entidad, señaló que Priotti, ante los reclamos constantes de distintos vecinos por sus ahorros, le reconoció que “había hecho cosas que no estaban bien” y “aceptó que manejó dinero en forma indebido”. González denunció formalmente a su ex empleado.

Por su parte, uno de los abogados de los damnificados explicó que el gerente denunciado “llevaba una contabilidad paralela” y que están realizando “una auditoría interna para poder cuantificar el monto” de la estafa.

El caso es investigado por la Fiscalía de Morteros y aún no tiene detenidos ni imputados.

Seguí Leyendo: