El Gobierno cambió la manera en que clasifica las drogas sintéticas para hacer más riguroso el control del ingreso de sustancias potencialmente ilegales al país. La medida fue comunicada mediante el decreto 560/2019, publicado este miércoles en el Boletín Oficial.

El texto explica que antes, la manera de controlar la legalidad de una sustancia yacía en el hecho de que esta no estuviera en un "listado de fiscalización" que describía su composición.

Esto generaba una suerte de vacío legal que era susceptible de ser explotado por organizaciones dedicadas al narcotráfico. En concreto, lo que hacían era adulterar levemente la composición de la sustancia en cuestión para que no coincidiera con aquellas incluidas en la lista.

"Hay Nuevas Sustancias Psicoactivas (NSP) que se pueden usar para producir droga. Pero muchas de aquellas que se han producido en el pasado reciente han sido descritas en la literatura cientifica como drogas que tienen fines terapeuticos o de investigacion neurobiológica y farmacológica", indica el decreto, a la hora de explicar por qué se permitía el ingreso de  sustancias alteradas.

Por ello, si se los encontraba con ellas, las autoridades no podían tomar acciones efectivas aún teniendo la fuerte sospecha de que serían usados con fines ilícitos. Ante esta situación, el Gobierno consideró necesario implementar un nuevo sistema "con el fin de disminuir la probabilidad de que en el territorio nacional circulen sustancias no sometidas a fiscalización y que puedan representar un riesgo para la seguridad y la salud públicas".

Con ayuda de un grupo de científicos del Conicet, el Ministerio de Seguridad elaboró un nuevo listado donde agrupa a distintos químicos dependiendo de si comparten "una estructura determinada y presenten las variaciones establecidas de acuerdo a criterios técnicos".

"Por lo tanto, la fiscalización de un determinado grupo químico permite contemplar un amplio número de sustancias que se encuentran en el mercado ilícito de las drogas", explicó el decreto que lleva la firma del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Ahora, el sistema de fiscalización agrupa 462 sustancias en siete grupos, lo que las autoridades encargadas de impedir el ingreso de sustancias ilícitas esperan contribuya a llenar este vacío legal y, de esa manera, aumentar el número de incautaciones y desalentar potenciales intento de contrabando.

Seguí leyendo: