Con el crimen de su novio, Brisa Amaral pasó a tener el control del Clan Funes, una red de narcotráfico en Rosario (Gentileza La Capital)
Con el crimen de su novio, Brisa Amaral pasó a tener el control del Clan Funes, una red de narcotráfico en Rosario (Gentileza La Capital)

La justicia le revocó la libertad a una joven rosarina de 19 años, acusada de liderar un banda de narcotraficantes rosarinos conocida como "Clan Funes" luego que unos sicarios asesinaran a su novio de 23 años.

La decisión fue dispuesta por la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, que investiga a esa red de distribución y comercialización de estupefacientes en la ciudad de Rosario.

Los jueces Gustavo Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo, hicieron lugar al recurso del fiscal y revocaron la libertad concedida por la Cámara de Rosario.

Los magistrados consideraron que el fiscal había dado argumentos sólidos para sostener que la imputada, en caso de permanecer en libertad, podría entorpecer la investigación o fugarse.

A Jonathan Funes lo asesinaron unos sicarios cuando salía de la prisión tras visitar a sus hermanos presos
A Jonathan Funes lo asesinaron unos sicarios cuando salía de la prisión tras visitar a sus hermanos presos

Entre ellos se destacan la gravedad de los delitos atribuidos, la calidad y cantidad de la droga secuestrada en su domicilio, los recursos técnicos y económicos con los que contaba la organización que la imputada integraba y la multiplicidad de personas que la componían.

"La soltura de la imputada podría favorecer la coordinación para entorpecer la investigación", en tanto las actividades ilícitas serían llevadas adelante por un grupo organizado que contaría con participación de múltiples personas y domicilios relacionados entre sí, con capacidad económica y logística, con alcance territorial y poder de disposición para moverse; en conexión con otros sujetos proveedores de estupefacientes", dice el fallo.

Brisa Belén Amaral se encuentra procesada como "coautora del delito de tráfico de estupefacientes, en la modalidad de comercio".

Fallo completo

Con su novio muerto y sus cuñados Alan y Lautaro Funes preso, la joven Brisa Amaral habría tomado un rol más protagónico dentro de la organización. Según consta en las escuchas telefónicas a las que accedió la justicia, la joven recibió algunas directivas desde la cárcel de ellos y asumió la administración del negocio de la venta de drogas en el barrio Tablada, dominado por el clan.

En algunos de esos audios, le piden que le "ponga los puntos" al encargado de un búnker que se estaba "pasando de listo", y que busque "la tartamuda", refiriéndose a una ametralladora.

Brisa había sido detenida en un megaoperativo -a mediados de abril de 2018- encabezado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria que incluyó 40 allanamientos y 15 personas capturadas.

Los sicarios solo balearon a Jonathan, aunque Brisa iba junto a él en el auto (Télam)
Los sicarios solo balearon a Jonathan, aunque Brisa iba junto a él en el auto (Télam)

Brisa sabía que su novio Jonathan Funes, de 24 años y líder de una de las bandas narco que se disputan el territorio en la zona sur de Rosario, estaba en la mira de sus rivales, los Camino. Por eso decidió acompañarlo ese domingo, un día no habilitado regularmente para visitas, a la cárcel de Piñero. A "Bam Bam" lo esperaban sus dos hermanos, Alan (19) y Lautaro "Lamparita" (22), ya caídos en la desgracia del encierro. El Servicio Penitenciario hizo una excepción, supuestamente para evitar que Jonathan pudiera ser interceptado por sus enemigos.

A las dos de la tarde del 4 de febrero, la pareja viajaba a destino en un Audi 0 kilómetro. A pocos metros del penal, en la intersección de la ruta 14 y la AO12, una camioneta Ford Eco Sport blanca se cruzó bloqueándoles el paso. Desde una ventanilla salieron tres disparos directamente al motor del auto. Era una emboscada. Jonathan se bajó y corrió unos pocos metros, pero fue alcanzado por una ráfaga de balas.

La policía encontró minutos más tarde 16 vainas servidas calibre 9 milímetros. El cuerpo de Funes había quedado tendido en el suelo, ante la mirada estallada en llanto de Brisa, a quien los sicarios decidieron "dejar viva".

SEGUÍ LEYENDO: