Rosa Acuña tenía 25 años: fue abusada, golpeada y quemada viva.
Rosa Acuña tenía 25 años: fue abusada, golpeada y quemada viva.

En agosto de 2016, Nadia, Sofía y Mara, tres amigas de entre 12 y 14 años -nombres ficticios para preservar su identidad –fueron engañadas por María A., la madre de una de ellas, para ser llevadas desde la ciudad de Trelew, en Chubut, a Buenos Aires, donde creían que iban "de vacaciones". Las esperó un infierno de explotación sexual en plena Capital Federal. María A., las obligaba a prostituirse en la zona de Plaza Miserere en Once, donde hombres las abusaban por 500 pesos que solventaban el hábito de cocaína y pasta base de María, madre de tres hijos, condenada a 12 años el mes pasado junto a su pareja, parte de la maniobra. 

La madre de Nadia -que fue quien hizo la denuncia que motorizó su rescate y la causa judicial que culminó en un juicio oral- le había dado permiso a su hija para ir a la casa pero a pasar el día a Puerto Madryn: Nadia no le quería decir que en realidad se iba a Buenos Aires. Sabía que su mamá no la dejaría ir.

Cuando pasó el día en que debía regresar, la mujer comenzó a desesperarse porque María, que tenía a su hija a su cuidado, no le respondía los mensajes. Además su hija no tenía celular u otra forma de comunicarse con ella y solo se había ido con una muda de ropa y 100 pesos. 

La mujer imaginaba que tal vez Nadia, en un rapto de rebeldía, se había escapado como una travesura, pero Rosa Acuña, una vecina y amiga de su hija, apareció en su casa esa mañana con una teoría que la inquietó: "La gorda se las llevó a Buenos Aires para prostituirlas".

"La gorda" era María A., que en ese momento estaba viajando con Nadia, Sofía y Mara a dedo en varios camiones hasta Florencio Varela.

Rosa Acuña, de 25 años, fue violada, asesinada y quemada viva en septiembre de 2018
Rosa Acuña, de 25 años, fue violada, asesinada y quemada viva en septiembre de 2018

Ese mismo día más tarde, Rosa apareció de nuevo en su casa junto a Aníbal Antonio Orihuela, un ex empleado del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Chubut de 68 años, conocido por las chicas del barrio como "El Brujo", un hombre dedicado según él mismo a la ciencia paranormal. 

A él le había contado que sabía lo que planeaba hacer María con sus amigas porque a ella misma se la había llevado a Buenos Aires en una oportunidad y la habría obligado a prostituirse. 

Orihuela y Rosa le ofrecieron entonces irse con ellos a Buenos Aires a buscarlas. A la madre de Nadia la incomodó la propuesta. Prefirió hacer la denuncia en la Comisaría N°2 de Trelew.

La denuncia dio inicio a una investigación a cargo del fiscal federal Fernando Gélvez que 10 días después provocó un allanamiento en una casilla precaria del barrio La Carolina en Florencio Varela. 

Ahí estaban María A. junto a su pareja Mauricio B. y las tres menores, a quienes hacía días que obligaban a prostituirse en la Plaza Miserere del barrio de Once por 500 pesos a los que ellas jamás tenían acceso. En ese momento, la pareja fue detenida acusada del delito de trata de personas con fines de explotación sexual y, unas semanas después, fue detenido también Aníbal Orihuela, "El Brujo", acusado de ser partícipe necesario en la captación de las menores.

La policía de Trelew , en uno de los allanamientos por el crimen de Rosa.
La policía de Trelew , en uno de los allanamientos por el crimen de Rosa.

El juez federal Gustavo Lleral elevó finalmente la causa a juicio oral en 2017 y en julio de 2019 María A. y Mauricio B. fueron condenados a 12 años de prisión. Orihuela fue absuelto por falta de pruebas.

En el medio del proceso judicial, un brutal crimen estremeció a todo Trelew. Rosa Acuña, de 25 años, fue violada y asesinada en septiembre de 2018. Su cuerpo apareció al día siguiente en un descampado próximo al parque industrial de Trelew, donde la habrían golpeado, abusado y quemado mientras aún estaba viva.

En el juicio de las menores víctimas de trata, la madre de una de las chicas sugirió en su declaración que Rosa había sido asesinada por ser testigo del caso.

En su declaración indagatoria, María A., que se abstuvo de declarar en el juicio y fue enviada al penal de Ezeiza, dijo que la denuncia era falsa, que las madres de las niñas le dieron la autorización para hacer el viaje y los documentos y que creía que la habían denunciado por la acusación de Rosa Acuña ante la madre de Nadia, que era cuñada de su hija mayor y no tenía una buena relación con ella ni con su familia.

(An Mombe)
(An Mombe)

En paralelo, la Justicia tiene como primera hipótesis de la investigación que Rosa había asistido a una fiesta donde hubo exceso de consumo de drogas y alcohol y que en ese contexto había sido obligada a tener relaciones sexuales con varios de los presentes. 

Como ella se negó, recibió una golpiza en la que la desmayaron, luego fue abusada y después su cuerpo fue llevado a un descampado donde lo quemaron tras rociarlo con combustible mientras Rosa aún respiraba.

La primera imputada y detenida por el crimen fue Laura Vargas, dueña de la casa donde estaba Rosa antes de morir, que está acusada de ser la autora del homicidio, luego se sumaron Luis Samusik, un hombre de 29 años, y Lorena Oyarzo y Karen Campusano, de 19 y 22 años, todos señalados como sus cómplices y detenidos por el hecho.

La investigación de la causa, en manos de la fiscal Griselda Encima, aún sigue en curso pero no está muy lejos de ser elevada a juicio.

Mientras tanto, sus amigas y familiares aún la recuerdan en redes sociales y piden justicia por Rosa, que cuando Nadia, Mara y Sofía fueron captadas para ser prostituidas, aportó el dato que llevó con el tiempo a sus proxenetas a la cárcel. 

SEGUÍ LEYENDO: