Hace dos semanas la Policía de la Ciudad arrestó en avenida Independencia al 1800 a Robert Ramone Mba, un hombre oriundo de Camerún que al momento de su detención iba vestido con un llamativo traje tartan, boina y reloj de aguja dorado. "Un dandy", lo definieron fuentes policiales.

Minutos antes de su arresto el africano de 40 años, con domicilio en Morón, había interpretado el personaje de un diplomático inglés en un café del centro porteño. Lo había hecho durante semanas. Todo era parte del plan para engañar a una rosarina de 51 años, que estuvo a punto de entregarle un maletín con 260 mil pesos.

La estafa había comenzado un mes antes a través de Internet. Ramone inventó una supuesta herencia millonaria, ideó una historia en la que su víctima deseó creer y todo terminó con la persecución del camerunés por las calles de Buenos Aires. Hoy el caso es investigado por el Juzgado Criminal y Correccional N°38.

Tras la publicación con los detalles del engaño en Infobae, fuentes cercanas al hecho le confirmaron a este medio que Interpol se sumó a la investigación. Se cree que Ramone, con dos números de DNI argentino y domicilio en Morón, ex vendedor ambulante, ex empleado de una empresa de limpieza de edificios, sería parte de una organización más grande, dedicada a realizar estafas por Internet a través de elaboradas puestas en escena.

La imagen que utilizó Ramone para componer a David Oldfield. Este rostro fue utilizado cientos de veces para cometer estafas por Internet. Un publicación de 2016 advierte sobre la maniobra.
La imagen que utilizó Ramone para componer a David Oldfield. Este rostro fue utilizado cientos de veces para cometer estafas por Internet. Un publicación de 2016 advierte sobre la maniobra.

En los últimos días Infobae logró acceder a otro hecho que tiene al africano como protagonista. W.D.V., una mujer de 76 años que accedió a hablar a cambio de que no se diera a conocer su identidad, vecina de Villa del Parque, lo llevó a la Justicia en 2017. A diferencia de su última víctima, ella sí llegó a entregarle dinero.

Para W.D.V. no hubo fantasías de herencias millonarias. El camerunés compuso para ella el personaje de un supuesto militar norteamericano llamado Tilley Agustar, que decía escribirle desde Aleppo, Siria, y que tras varios mensajes, le terminaría por declarar su amor.

"Era un rubio bien fortachón, bien americano, el que me pidió amistad en Facebook", describió la mujer de 76 años a Agustar, o mejor dicho a la imagen de perfil de la cuenta desde la que le enviaron una solicitud de amistad a fines de agosto de 2017.

Tilley Agustar, el supuesto militar norteamericano que chateó durante semanas con W.D.V.
Tilley Agustar, el supuesto militar norteamericano que chateó durante semanas con W.D.V.

"Me mandó un mail contándome toda la historia de su vida, me dijo que estaba en Aleppo en misión de paz, que era un soldado americano, tenía una hija y estaba a cargo del Ejército", narró sobre los primeros párrafos de la que creyó podía ser una nueva oportunidad para ella, en aquel momento viuda desde hacía seis años.

La excusa para contactarla fue que buscando a un amigo en Argentina se cruzó con su perfil en Facebook y decidió agregarla porque le pareció una mujer agradable. No se esforzó en dar más explicaciones. El engaño se tejió con paciencia.

La relación avanzó hasta que el intercambio se volvió diario. A las pocas semanas de empezar a hablar, W.D.V., que cobraba dos pensiones además de su jubilación y se había dedicado al negocio inmobiliario, ya no pensaba en cómo había comenzado aquello: solo deseaba tener un nuevo mensaje de Agustar en su casilla cada mañana.

Una vez más -al igual que en el caso por el que lo detuvieron hace dos semanas- el rostro que eligió para llevar adelante la estafa es un lugar común de los engaños a través de Internet. El hombre de la foto existe, era militar y era norteamericano, pero no se llamaba Tilley Agustar: es el sargento retirado Roger Good, aunque sus facciones se encuentran en cientos de perfiles falsos en la web.

El rostro del sargento retirado Good, fue utilizado para cientos de estafas en los últimos años
El rostro del sargento retirado Good, fue utilizado para cientos de estafas en los últimos años

En septiembre de 2017, W.D.V. no sospechaba absolutamente nada de eso. Para ella ese era Agustar, el hombre que le enviaba poemas, le escribía a diario, le preguntaba cada mañana cómo había estado su día y la entusiasmaba con un futuro juntos. Llegó finalmente el día que el soldado le propuso conocerse en persona, tomarse unas vacaciones, viajar a la Argentina.

"Hasta ese momento él me decía que el Ejército no le dejaba hablar por teléfono, ni tener una videollamada", explicó la vecina de Villa del Parque, que mantenía extensas jornadas de chat con el falso militar, al que poco a poco le fue contando detalles de su día a día, su familia, su rutina, al que dejó entrar en su vida.

Sobre sus supuestas vacaciones Agustar, o quien estuviera al otro lado de la pantalla, convenció a la viuda de que el reglamento del Ejército norteamericano exigía que ella debía pedir por mail a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que se las dejaran tomar. Le dio un correo y le explicó qué debía decir el mensaje. Ella lo escribió y lo envió.

"Me responden que como no éramos casados tenía que pagar un seguro de vida porque sino no lo dejaban salir, que tenía que hacer un depósito de 3700 dólares en el banco Santander Río, a nombre de Robert Ramone", repasó W.D.V., sobre el mail con membrete de las Naciones Unidas que recibió. La viuda hizo lo que le pidieron y pagó.

Robert Ramone Mba (40)
Robert Ramone Mba (40)

Luego del primer desembolso intentaron hacerle enviar más dinero con nuevas excusas, con insistencias de Agustar que le prometía devolvérselo cuando la viera, pero para ese momento ella había compartido su historia con unas amigas, que la convencieron de que se trataba de un ardid. Se consiguió entonces una abogada y decidió ir a la justicia con el único dato cierto: el nombre de Robert Ramone Mba y el número de cuenta bancaria.

"A mi familia no le conté nada, qué van a pensar de mí, tengo 76 años", compartió con Infobae la mujer. Denunció a Ramone Mba en la Justicia porteña por el delito de estafa, un caso que recayó en el Juzgado N°27. El nombre falso de Tilley Agustar fue parte de la carátula.

Ramone se presentó finalmente a declarar, aunque negó la acusación. Dijo que era mantero en Once, que un compañero de nombre "Daniel", del que desconocía el apellido, le había pedido prestada su cuenta de banco, que nunca más lo había vuelto a ver.

Una resolución de primera instancia lo procesó como "autor penalmente responsable por el delito de estafa", trabándole un embargo por 250 mil pesos. La decisión fue apelada por la defensa de Ramone y nuevamente confirmada por la Sala 7 de la Cámara. Pero una tercera decisión torcería el devenir del proceso.

El caso llegó hasta el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°16 de la Capital Federal, donde el  fiscal de instrucción, según consta en archivos judiciales, a pesar de confirmar que hubo un "desprendimiento patrimonial" de parte de W.D.V., consideró que allí no hubo delito.

El TOC N°16 se vio obligado a sobreseer a Ramone. La mujer no quiso gastar más plata en abogados y decidió olvidarse del camerunés que la había engañado. Y no volvió a saber de él hasta la semana pasada cuando fue capturado, otra vez envuelto en una teatral estafa con increíbles historias que sucedían a miles de kilómetros de distancia.

W.D.V. admite que está amargada desde que supo esta semana que Ramone continuó engañando gente. "Pero más que la plata es jugar con los sentimientos, ese es el daño que él me hizo a mí", confió, a dos años de su historia de amor por Internet, en la que los dólares fueron apenas el daño colateral de una estafa más grande.

SEGUÍ LEYENDO: