Barañao, Ritondo y la ingeniera Raberta en la firma del convenio
Barañao, Ritondo y la ingeniera Raberta en la firma del convenio

Esta mañana, el Ministerio de Seguridad bonaerense a cargo de Cristian Ritondo y la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva a cargo de Lino Barañao firmaron un convenio para que la Policía bonaerense comience a utilizar el software GENis, que permite la identificación de muestras biológicas y perfiles de ADN recolectados en escenas del crimen para resolver casos, lo que habilita un cotejo centralizado, centrado en la privacidad de la información y la adaptación a normativas.

GENis fue desarrollado en Argentina y se basa en el almacenamiento y comparación de perfiles. En su codificación participaron expertos de la Sociedad Argentina de Genética Forense, de la UBA, integrantes de la Universidad Nacional de La Plata y del Instituto Leloir entre otras instituciones constituidas en un consorcio público y privado. Su uso estará a cargo de la Superintendencia de Policía Científica, encabezada por la ingeniera Cristina Raberta, con un laboratorio de genética forense que ya funciona en la zona de San Martín. El software tiene la ventaja de ser de código abierto, sin pago de licencias y con soporte técnico y mantenimiento a nivel local.

Personal de Policía Científica opera el nuevo software.
Personal de Policía Científica opera el nuevo software.

"En estos tres años de gestión uno de nuestros pilares que venimos sosteniendo es dotar a la Policía de herramientas que le permitan realizar sus tareas con mayor precisión", apuntó Ritondo. "Si no tuviéramos un sistema científico idóneo, no tendríamos esta herramienta adaptada a tiempo real a necesidades que garanticen seguridad", agregó Barañao.

El programa se suma a diversas iniciativas provinciales y al Registro Nacional de Datos Genéticos del Ministerio de Justicia de la Nación, que recolecta los perfiles de los condenados por abuso sexual como Jorge Mangeri o el cura Julio César Grassi bajo la dirección del genetista Jorge Dotto.

SEGUÍ LEYENDO: