La víctima Betina Silvana Mancini y el femicida Gabriel Alejandro Ortigoza

El femicida que mató este sábado a su esposa de un balazo en la cabeza en la localidad bonaerense de Zárate y luego se disparó en la sien, murió en un centro de salud de la zona donde permanecía internado en grave estado.

La muerte se produjo a la 1.40 de este domingo en el Hospital Zonal General de Agudos Virgen del Carmen de Zárate, a causa de la gravedad de la herida que tenía en la sien derecha, con entrada y salida de la bala.

Frente a ello, los investigadores esperan, para cerrar el caso, el resultado de la autopsia así como los peritajes efectuados en el lugar del femicidio y en el arma utilizada por el atacante. También serán analizadas las últimas comunicaciones que mantuvo la pareja a través de sus teléfonos celulares.

Su pareja, identificada como Betina Silvana Mancini, tenía 38 años. Los cuerpos fueron encontrados el sábado por la hija de 16 años del matrimonio cuando llegó a su casa, ubicada sobre la calle Pacheco al 1800, de Zárate.

Patrullero Policía de la Provincia de Buenos Aires
Patrullero Policía de la Provincia de Buenos Aires

Al llegar los efectivos de la comisaría 1ra. a la vivienda, encontraron a ambos tirados en el piso con heridas a la altura de la sien pero con signos vitales, y con una pistola entre medio de ellos.

Ambos fueron trasladados de inmediato al hospital de Zárate pero a las 17.40 la mujer murió a raíz de la gravedad del disparo de arma de fuego recibido.

En tanto, en la vivienda, personal de la Policía Científica secuestró una pistola calibre .32 Selmi, con un cargador colocado con cuatro cartuchos intactos, otro alojado en la recámara y dos vainas servidas.

Según lo informado por la investigación, en la casa no había desorden y la única que ingresó fue la hija del matrimonio -quien aclaró que la puerta de calle se encontraba cerrada con llave-, por lo que se descartó que el hecho se hubiera tratado de un robo.

Más tarde, en el auto de Ortigoza fue encontrada una carta escrita a mano, al parecer dirigida a sus hijos, que decía: "Yo sé que nunca van a perdonarme, pero quiero que ustedes digan todo, como eran las cosas. Siempre los voy a amar".

Se informó además que la pareja tenía otro hijo de 15 años. La víctima le había pedido el divorcio a su marido y que se fuera de la casa familiar.

Intervino en la investigación el fiscal Alberto Gutiérrez, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción 7 del Departamento Judicial de Zárate-Campana, que caratuló la causa como homicidio seguido de suicidio.

Seguí Leyendo: