El Penal de Mujeres de Paraná tuvo un fin de semana agitado. Allí se encuentra alojada Nahir Galarza, quien cumple perpetua por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo.

La otra protagonista de los incidentes fue Griselda Bordeira, una ex sargento procesada y con prisión preventiva por vínculos con una banda narco en la que estaría implicado el intendente de Paraná, Sergio Varisco.

Ambas compartían pabellón en el penal y, según admitió el Servicio Penitenciario al diario Uno, los roces y la tensión entre las reclusas era constante y en aumento.

(Ricardo Santellan)
(Ricardo Santellan)

Finalmente, el mal clima en el Penal tuvo su pico este fin de semana. Ya se habían cruzado amenazas de muerte entre ambas, hasta que una última provocación por parte de Bordeira generó la reacción de Galarza. 

Los medios locales agregaron que las penitenciaras debieron separar a las reclusas para detener la pelea.

"Se pelearon por temas de ellas, por lo que se resolvió que una tenía que salir del pabellón", indicó una autoridad penitenciaria. Precisamente, se decidió trasladar a Bordeira al pabellón de madres.

SEGUÍ LEYENDO: