“La Casa del Pueblo”, histórico aguantadero de la banda de César Morán de la Cruz.
“La Casa del Pueblo”, histórico aguantadero de la banda de César Morán de la Cruz.

El viernes a las 3:30 de la mañana, personal del área de Prevención Barrial de la Policía de la Ciudad descubrió un carrito de cartonero con claros signos de haber sido incendiado en la manzana 103 de la Villa 31 bis, pleno sector del Playón Este, una de las zonas más vulnerables del asentamiento de Retiro, justo detrás del paredón que divide a la Villa de las vías del ferrocarrill San Martín.

El incendio era evidente. Había elementos combustibles en la parte superior del carro. Pero en la parte más baja había un cargamento grotesco: tres cadáveres quemados casi en su totalidad, desmembrados, entre ellos el  cuerpo de un menor. El hallazgo, que disparó una investigación por homicidio, recayó en la Fiscalía Nº25 del doctor Martín Mainardi. "Ajuste de cuentas", dice alguien que conoce las maquinaciones de la 31 bis por dentro.

Los otros dos cuerpos pertenecerían, por lo pronto, a un hombre y a una mujer. Hubo un testigo que señaló a tres hombres que habrían empujado el carrito desde la manzana 99. La Policía de la Ciudad cuenta con sus alias: "Remi", "El Chino" y "El Indio".

Los tres, según fuentes policiales, habrían pertenecido a la banda de César Morán de la Cruz, nacido en Perú, el presunto capo narco más sanguinario de la historia de la Villa. Su histórico aguantadero, "La Casa del Pueblo", se ubica en la manzana 102, no muy lejos de donde los tres hombres del carrito se dirigía. 

Para la Justicia federal, la aparición de tres cadáveres desmembrados y calcinados es algo tan dramático como desconcertante. Los narcos de la Villa 31 bis nunca se molestaron en quemar o en ocultar los cadáveres, simplemente dejaban a sus víctimas en un pasillo para que sean descubiertos por vecinos.. Los apodos de "Remi", "Chino" y "El Indio" son hasta ahora desconocidos para los investigadores de Comodoro Py acostumbrados a seguir las maniobras y venganzas brutales de César y su clan. "Esto es algo nuevo", dice un detective: "Acá algo cambió."

El hallazgo, en la gran escala de la villa, es de una crueldad singular, el crimen más macabro de la historia reciente del asentamiento de Retiro. La aparición de estos tres cuerpos cambia todo y vuelve a poner al "Loco" en el ojo de la tormenta.

Condenado a 15 años por homicidio y con un pedido de extradición de la Justicia de Lima firmado por el juez Sebastián Casanello, Morán de la Cruz hoy está preso en un penal federal de Rawson, Chubut, alejado estratégicamente luego de años en el penal de Devoto para debilitar el control sobre su banda que solía agazaparse en la Villa alrededor de celulares en piezas de "La Casa del Pueblo" para oír por altavoz las ordenes del capo.

Su hijo Bladimir, prófugo hace casi dos años, heredó el territorio por el tiempo, con un rancho de dos pisos con jacuzzi y una impresionante colección de zapatillas deportivas. En 2016, el fiscal Jorge di Lello ordenó allanar en repetidas ocasiones a la banda de César, incluso quitándole el control de "La Casa del Pueblo" por un tiempo, con un conocido de Morán de la Cruz, un ex preso con la cabeza cubierta por tajos y cicatrices, que le oficiaba de cuidador.

Los tres cuerpos encontrados este viernes son los últimos en una larga lista de vendettas. Juan Honorio Inga Arredondo, alias "Piedrita", su supuesto sicario estrella, fue procesado por presuntamente cometer cuatro homicidios en cuarenta días en septiembre y octubre de 2015, ataques que ocurrieron dentro de la Villa y particularmente en el Playón. Las víctimas fueron adictos que traicionaron a la banda y una ex pareja de Morán de la Cruz. "Piedrita" fue arrestado precisamente en "La Casa del Pueblo" mientras dormía junto a su novia de nacionalidad argentina.

Jorge Luis Irigoitía, un adicto de la zona norte del Gran Buenos Aires, apareció muerto de un tiro en la cabeza en el Playón Este en marzo de 2016. El fiscal Di Lello investigó el hecho. Irigoitía, que se sospechaba comercializaba pasta base para  la banda, habría sido raptado y torturado en "La Casa del Pueblo" para luego ser ejecutado tras quedarse con un vuelto que no le correspondía.

Sin embargo, el desmembramiento y la cremación de víctimas no son marcas registradas de la banda de Morán de la Cruz. De vuelta en la cárcel de Rawson, fuentes penitenciarias apuntan que no hubo ningún movimiento extraño vinculado al capo en las últimas semanas. La histórica capacidad operativa del "Loco" había sido fuertemente golpeada.

Lugartenientes como Richard de la Cruz, alias "Kimbol", sobrino de César, están detenidos por diversos delitos. La violencia narco, luego del fatídico verano 2015-2016 donde las venganzas internas de bandas dejaron ocho cadáveres en poco más de un mes, había aminorado al menos en las estadísticas. Los investigadores están perplejos ante el abanico de posibilidades. ¿Acaso César generó nuevos seguidores? ¿Perdió su territorio ante un nuevo capo? ¿O las viejas terceras líneas hicieron la suya para matar más cruelmente que su anterior patrón?