Maximiliano Abraham, el acusado por el crimen de los policías
Maximiliano Abraham, el acusado por el crimen de los policías

Dos efectivos de la policía de Tucumán fueron asesinados a balazos la semana pasada mientras realizaban un patrullaje en las inmediaciones del Parque 9 de Julio, en la capital provincial. De acuerdo con los testigos, los disparos fueron ejecutados por un hombre a bordo de una camioneta.

La reconstrucción del hecho permitió establecer que la madrugada del 13 de febrero pasado, los policías fueron asesinados en la zona de la Casa del Obispo Colombres, cuando se acercaron a una Toyota Hilux blanca para identificar a su conductor, quien se encontraba junto a una mujer trans que ejerce la prostitución en ese lugar. Luego, el sospechoso huyó en ese vehículo.

Las víctimas fueron identificadas como Sergio Páez González, cabo 1° de 43 años, y Cristian Peralta, comisario 1° de 37. Ambos recibieron varios tiros y murieron minutos después del ataque. Tras el testimonio de testigos, el análisis de las cámaras de seguridad y la elaboración del identikit, la policía señaló a Máximo Alejandro Abraham como el principal sospechoso e inició una intensa búsqueda, en la que ofrecía hasta 500.000 pesos para quien aportara información sobre su ubicación.

Los policías asesinados (Gentileza La Gaceta)
Los policías asesinados (Gentileza La Gaceta)

Finalmente, las autoridades lograron el miércoles por la noche detener al acusado después de interceptarlo cuando transitaba por las calles de la zona de El Manantial, al sur de la ciudad. Hasta el momento no se conocieron mayores detalles del procedimiento, aunque sí se sabe quién es el acusado. Se trata de un joven de 21 años, perteneciente a una rica familia de la provincia y vinculado a hechos delictivos.

Según detalló la prensa tucumana, "Maxi" desarrolló su vida en el mismo lugar donde fue detenido. Siempre estuvo rodeado de las comodidades del imperio económico que construyó su abuela, Irma Abraham. Se trata de una mujer conocida como "la madama tucumana", quien murió en marzo del año pasado, a los 89 años. De ella, heredó parte de los tres hoteles alojamiento que la familia administra desde hace décadas sobre la ex ruta nacional 38, justamente en el barrio El Manantial.

Pero no es la primera que lo vinculan a hechos delictivos. Estuvo mencionado en un homicidio ocurrido en diciembre en el mismo lugar donde vive, aunque no fue imputado, ya que no se sumaron pruebas en su contra. Según informa el diario La Gaceta, asimismo fue sobreseído de una acusación de robo agravado en 2015 y cuenta con dos causas abiertas: una por amenaza y otra por atentado y resistencia a la autoridad, ocurrida el año pasado cuando trató de evadir un control policial.

Abraham mientras era trasladado
Abraham mientras era trasladado

En octubre pasado, "Maxi" le disparó dos veces a un joven dentro de uno de sus hoteles. La Justicia ordenó un allanamiento y sumó indicios para ordenar su detención el mismo día en el que se produjo el hecho. La víctima, identificada como Walter Oscar Figueroa, dijo que era amigo de su agresor y que después de una discusión menor, le disparó con su arma sin razón alguna. El hecho nunca se esclareció y algún tiempo después, el joven murió tras ser atacado en otro hecho relacionado con la venta de droga.

"Maxi" se desvinculó del doble crimen

"Es todo una mentira. No tengo nada que ver con la muerte de esos policías. Hay todo un complot para perjudicarme a mí y a mi familia", dijo Abraham luego de ser detenido. "No fui yo", remarcó el sospechoso frente a la fiscal del caso, Adriana Reinoso Cuello. Dijo que lo quieren vincular al hecho por una cuestión de negocios.

"El lunes por la noche no estuve en el parque 9 de Julio, sino en el Aguilares, donde fui a vender la camioneta que sí es una Hilux blanca, pero no es la que se ve en el hecho. Voy a demostrar mi inocencia. No asesiné a los policías como quieren hacer creer", declaró.

De acuerdo con la investigación, pudieron establecer que el joven heredero viajó a las provincias de La Rioja y Catamarca a bordo de camionetas de alta gama, incluida la que estuvo en la noche de los asesinatos. Después, la policía recibió informes que indicaban que decidió volver para intentar vender uno de los hoteles alojamiento que ahora le pertenecen. Con ese dinero, de acuerdo con la versión oficial, habría pensado huir a Buenos Aires y de allí, al exterior.

Con esa información, comenzaron a vigilar ciertos puntos por los que podría moverse hasta que finalmente dieron con él. Al momento de la detención no opuso resistencia, no estaba armado ni tenía celular; en cambio, se le encontró marihuana en su poder.