En las últimas semanas se registraron varios casos de ataques a choferes de colectivos en la zona sur del Gran Buenos Aires.

Durante la madrugada de este lunes, en un intento de robo en el barrio La Carolina de la localidad bonaerense de Florencio Varela, un conductor de la línea 324 sufrió la amputación de un dedo.

Gentileza El Radar del Sur
Gentileza El Radar del Sur

Tras el hecho, personal y choferes de las líneas 324, 583, 501 y 504 decretaron desde las 2 de la madrugada de hoy un paro de actividades por tiempo indeterminado.

Este incidente se suma a los muchos hechos de violencia sufridos por conductores de colectivos en la zona sur. El más grave ocurrió el pasado 15 de junio cuando Carlos Sánchez (42), chofer de la línea 514, fue ultimado de un tiro en la cara en las cercanías de la estación Claypole.

La unidad de la línea 514 recibió tres impactos
La unidad de la línea 514 recibió tres impactos

En Berazategui, dos días después, otro colectivero fue asaltado y golpeado por delincuentes que le quebraron un dedo.

LEA MÁS:

El lunes pasado, un colectivero de la línea 620 sufrió heridas cortantes en la cabeza tras ser asaltado cuando viajaba por Virrey del Pino en la localidad de La Matanza.

Ayer por la tarde un trabajador de la línea 112 fue atacado por hinchas de Boca que pretendían viajar a la Capital Federal para celebrar el título obtenido en el barrio El Zaizar.