Villalba Cataldo consiguió ayer ser liberado al cabo de días de incertidumbre. El juez que había resuelto detenerlo por matar a al ladrón que intentó robarle el auto en Loma Hermosa, San Martín, le concedió ayer una excarcelación extraordinaria.

Lucas Oyhanarte tomó esa decisión al considerar que no había riesgo de fuga y atendiendo a los planteos de la defensa del médico, que hicieron hincapié en los problemas cardíacos que sufre. De todos modos, le impuso una caución de un millón de pesos.

Pero Villalba Cataldo no volvió a su casa. ¿La razón? Su seguridad.  Ahora permanece alojado en un domicilio distinto al suyo para "preservarse" de las amenazas vertidas por familiares del fallecido, explicó su abogado, Diego Szpiegiel, en radio Mitre.

Un hermano del abatido Ricardo Krabler prometió venganza apenas se enteró de la muerte. "Va a pagar lágrima por lágrima, no vamos a parar hasta que este gil la pague", advirtió en su muro de Facebook.

Villar Cataldo, de 61 años, continúa imputado por el delito de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego".  Tras la liberación del médico, se supo que se evaluaba en la Justicia medidas de protección ante las amenazas.

Este miércoles, la madre del ladrón fallecido aseguró que el médico "se contradice" en su relato y que su hijo fue "fusilado". También desestimó las amenazas de su otro hijo, dijo que está "dolido" y que el término "pagar", alude a que Villalba Cataldo tiene que quedar preso.