El Estado deberá pagarles $10 millones y la educación a dos mujeres abusadas por policías

También deberán cubrirles los gastos para el tratamiento psicológico. Seis agentes de Federal y un Penitenciario Federal fueron condenados

Fueron abusadas por policías de la Federal y la Justicia condenó al Estado a indemnizarlas por 10 millones de pesos (Archivo/Foto ilustrativa)
Fueron abusadas por policías de la Federal y la Justicia condenó al Estado a indemnizarlas por 10 millones de pesos (Archivo/Foto ilustrativa)

El Estado Nacional y la Policía Federal Argentina deberán pagarle 10 millones de pesos más intereses a dos mujeres que fueron abusadas por efectivos de esa fuerza cuando eran adolescentes y atravesaban una situación de extrema vulnerabilidad económica y social. Además, según informó hoy el Ministerio Público de la Defensa, seis efectivos de la Policía Federal y un agente del Servicio Penitenciario Federal fueron condenados a penas de entre 7 y 16 años de prisión por los hechos ocurridos entre 2009 y 2011.

En esa ocasión, el Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación (DGN) actuó como querellante a favor de las víctimas.

La condena indemnizatoria fue emitida el pasado 14 de octubre por la titular del Juzgado Civil y Comercial Federal N°1, Silvina Andrea Bracamonte, quien tuvo en cuenta los hechos expuestos en la demanda por la defensora pública oficial ante los Tribunales Federal de la Ciudad de Buenos Aires, Florencia Plazas.

Según indicaron fuentes judiciales a la agencia Télam, los montos ordenados en esta sentencia no registran antecedentes similares y se fijaron “como reparación del daño moral y psicológico sufrido por las víctimas de esta red de abuso y promoción de corrupción de menores de 18 años, que fue organizada por funcionarios públicos”.

Por pedido de la defensoría y en función de la situación de vulnerabilidad y las características de los daños ocasionados a las víctimas, la suma deberá pagarse en el plazo de veinte días desde que la sentencia quede firme.

Además, entre las medidas que solicitó la defensa pública y fueron incluidas en la sentencia, se encuentran el otorgamiento a las víctimas de una beca integral de estudios en instituciones públicas para que culminen tanto su educación secundaria como luego la universitaria o terciaria, o bien cualquier otro curso de capacitación en un oficio.

Esta medida, que apunta a reparar el daño al proyecto de vida de las dos mujeres, incluye la cobertura integral de sus gastos en transporte y material educativo, señalaron.

El tratamiento psicológico de las que hoy son dos jóvenes adultas también está contemplado en el resarcimiento (Archivo/Foto ilustrativa)
El tratamiento psicológico de las que hoy son dos jóvenes adultas también está contemplado en el resarcimiento (Archivo/Foto ilustrativa)

También como forma de reparación, “el fallo condenó al Estado a implementar y cumplir, en un plazo de ocho meses, programas de capacitación sobre violencia contra las mujeres y perspectiva de género destinados a miembros de la Policía Federal”.

El resarcimiento también prevé los gastos futuros para el tratamiento psicológico de las que hoy son dos jóvenes adultas.

Sobre las pericias psicológicas y psiquiatras sobre las víctimas, la jueza consideró al dictamen como “absolutamente incompletos y desligados de la labor encomendada”.

Además, esas pericias habían sido impugnadas por la Defensoría por no haber sido desarrollados con perspectiva de género.

Los consultores de la defensa sostuvieron que “el daño psíquico se detecta consolidado y es irreversible porque comprometió la identidad de las niñas”.

Entre 2009 y 2011, las víctimas, que “atravesaban una situación económica y socioambiental precaria”, fueron inducidas y persuadidas bajo amenazas por agentes de la Policía Federal a mantener relaciones sexuales con otros agentes de la fuerza y también con personas ajenas a ella.

A partir de esa explotación, las adolescentes recibían dinero y parte de lo obtenido por el ilícito era repartido entre los uniformados.

De acuerdo con lo denunciado por las víctimas y confirmado en la sentencia, los policías se valieron del cargo que ocupaban para amenazarlas y utilizaron todos los elementos a su alcance para cometer el delito como armas de fuego, intercomunicadores y predios a los que únicamente ellos tenían acceso: departamentos, edificios, pensiones, dependencias varias, baños y boleterías de la estación de tren de la línea San Martín, entre otros.


SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

La noche en la que Maradona le cumplió un sueño a su padre cuando lo llevó a Las Vegas para ver Leonard-Hearns

En 1981 le cumplió a Don Diego uno de sus grandes anhelos: ver una velada mítica de boxeo. El Diez, un fanático de este deporte, estuvo relacionado a distintos pugilistas a lo largo de su carrera y siempre los siguió desde cerca. También ayudó a muchos en silencio

La historia y las lecciones del “Tiempo Perdido” por el fracaso económico de los últimos gobiernos

La economista Marina Dal Poggetto y el politólogo Daniel Kerner buscaron en su libro saltar la grieta y explicar por qué las últimas gestiones presidenciales terminaron con malos resultados. Qué opinan sobre un acuerdo con el FMI y las reformas pendientes

Máquinas trituradoras de papel, 40 carpetas y una sospecha de espionaje ilegal conmueven a toda la política de Santa Fe

Allanaron oficinas del ministerio de Seguridad y encontraron pruebas de escuchas ilegales a empresarios, políticos y periodistas. El gobernador viajó de urgencia en helicóptero a Rosario y podría haber detenciones

Christian Slater: el alcoholismo que lo atrapó de niño, la caída al abismo, la muerte cercana, la resurrección

Nació con su destino marcado en el mundo de la actuación. Antes de los 20 años protagonizó El nombre de la rosa y alcanzó la fama. Pocos sabían que detrás de esa sonrisa pícara y fama de rebelde se ocultaba un joven inseguro y tímido. Luego de varios fracasos de taquilla y escándalos parecía que su estrella se había apagado. Resurgió en la serie Mr. Robot y hoy disfruta de esa paz que da la vida vivida

Lucinda, 78 años, muerta a martillazos por un femicida reincidente: “Me la mataron por un celular”

Alejandra, su nieta, la recuerda en esta nota. La reincidencia mata. Esta muerte habría podido evitarse si la justicia hubiera actuado como dictan la ley y el sentido común. Y la empatía con la víctima sobreviviente
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR