Choferes de micros de larga distancia continúan manifestándose en el centro porteño

A primera hora de la madrugada de este martes, los transportistas cortaron el tránsito en la intersección de las avenidas 9 de Julio y San Juan

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Choferes de micros de larga distancia continúan manifestándose en reclamo de asistencia para el sector y que se levanten las restricciones impuestas al turismo en medio de la segunda ola de COVID-19.

Desde la una de la madrugada de este martes, los transportistas se encuentran interrumpiendo el tránsito en la intersección de las avenidas 9 de Julio y San Juan, en la subida y bajada de la autopista Nueve de Julio Sur. Un mes atrás protagonizaron un corte similar en la misma zona, que duró más de tres días.

El corte impide la libre circulación de los automovilistas en: San Juan entre Lima y Bernardo de Irigoyen; 9 de Julio y San Juan sentido Norte; Irigoyen y San Juan.

En su momento desde el Gobierno Nacional prometieron respuestas que no han llegado, en parte por las últimas restricciones decretadas semanas atrás. En esta ocasión volvieron a traer su reclamo al centro porteño. En efecto, exigen que se les permita operar con un aforo del 30 por ciento.

Una docena de micros de larga distancia bloquean la 9 de julio
Una docena de micros de larga distancia bloquean la 9 de julio

A mediados de mayo, tras más de 60 horas de reclamo sobre la 9 de Julio, el ministro de Transporte Alexis Guerrera recibió a los dueños de los ómnibus de larga distancia. Aquella vez fueron unos 80 empresarios que pertenecen a pequeñas y medianas compañías quienes exigieron ayuda del Estado para seguir subsistiendo, ya que su actividad está frenada por las restricciones a la circulación que determinó el Gobierno Nacional.

En el encuentro con Guerrera se buscó acordar un auxilio financiero para uno de los sectores más afectados por la pandemia que, salvo durante la temporada de verano, transitó gran parte del año pasado y del actual sin actividad. Antes de la reunión en Transporte, los choferes habían sido recibidos por el ministro de Turismo, Matías Lammens, para intentar buscar una solución al conflicto.

“El ministro Guerrera nos recibió y nos prometió que iba a hablar para tener dos años de prórroga para las unidades porque llevamos dos años sin trabajar. Cada unidad de transporte puede trabajar 13 años, nosotros estamos pidiendo 2 años de prórroga para el transporte turística”, sostuvo hoy en El Destape Radio el transportista de micros de larga distancia, Ariel Porciel. “Vamos a mantener el corte hasta que tengamos una respuesta”, advirtió.

Gran parte del sector de conductores de micros entró en el programa de asistencia llamado REPRO II, por el que reciben 18 mil pesos por cada trabajador, la máxima categoría de este refuerzo salarial que dispuso el Estado.

Uno de los micros fue adaptado como buffet
Uno de los micros fue adaptado como buffet

Entre otros reclamos, los mencionados manifestantes solicitaban ampliación de subsidios del parque móvil y la extensión de la vida útil de las unidades. La ampliación de subsidios corresponden exclusivamente a Jefatura de Gabinete y la extensión de la vida útil de las unidades está regida por una ley que establece que las mismas tienen una vigencia de 10 años y si el vehículo se encuentra en óptimas condiciones puede ampliarse a tres más. Una extensión superior a ese lapso solo puede realizarse con otra ley. No tiene carácter de decisión administrativa.

Hace unos meses la cartera de Transporte, cuando aún el ministro era Mario Meoni, quien falleció en un accidente de tránsito en abril, se reunió con las cámaras que representan a los micros de larga distancia ofreciéndose como mediador ante el Ministerio de Trabajo para que sean alcanzados por el REPRO II. Quienes protestaron en la última manifestación no estaban agrupados dentro de esas cámaras.

Los manifestantes amenazan con quedarse por tiempo indeterminado
Los manifestantes amenazan con quedarse por tiempo indeterminado

Estas compañías de transporte prestan servicios cuando son contratados por empresas, clubes o particulares, como por ejemplo para hacer viajes desde localidades alejadas de la Ciudad de Buenos Aires hasta la feria de La Salada ubicada en Lomas de Zamora, hacia donde viajan contingentes para comprar productos que luego revenden en su lugar de origen y también para traslados recreativos, educativos o de los centros de jubilados de todo el país.

SEGUIR LEYENDO: