Mar del Plata: aplicaron una multa de $1.200.000 a un bar por incumplir los protocolos

Así lo estableció el Juzgado de Faltas N° 3 a cargo de Pedro López Martucchi, luego de clausurar de manera transitoria el restobar “Yago”, por no respetar el distanciamiento social ni el horario de cierre cuando la ciudad estaba en Fase 3

El resto bar “Yago”, ubicado en la exclusiva zona de Güemes, debió pagar una multa de 1.200.000 de pesos por incumplir con los protocolos y el horario de cierre (Foto/Rioja News)
El resto bar “Yago”, ubicado en la exclusiva zona de Güemes, debió pagar una multa de 1.200.000 de pesos por incumplir con los protocolos y el horario de cierre (Foto/Rioja News)

Fue durante la noche del viernes 7 de mayo. A través del área de Inspección General, el Municipio de General Pueyrredón clausuró de manera temporal el restobar marplatense “Yago” (ubicado en Avellaneda al 1200) por “desarrollar actividades comerciales fuera del horario permitido” y “no respetar el distanciamiento entre personas”.

La clausura, de acuerdo a la información arrojada por los medios locales, se dio en el marco de los operativos de control y prevención en comercios nocturnos, realizados para verificar el cumplimiento del horario de cierre, la vigencia de cargas de matafuegos, el correcto funcionamiento de salidas de emergencia y el protocolo provincial gastronómico por COVID-19, entre otras normas.

Aunque todavía no regía la cuarentena estricta que estuvo vigente desde el 22 al 30 de mayo inclusive, el restobar incumplió con el horario de cierre previsto para las 23 horas. Casi una hora más tarde, a las 23.50 horas, el personal de Inspección General constató que el espacio estaba abierto y con personas en su interior, que tampoco cumplían con el distanciamiento social propuesto.

Días antes, el 30 de abril, el Gobernador Bonaerense, Axel Kicillof había anunciado multas de hasta $4 millones a quiénes no respetaran el decreto de Alberto Fernández que, para bares, restaurantes, cines y teatros, indicaba se van a cerrar las puertas a las 23. “Los DNU en la Argentina, por la reforma de 1994, tienen valor de ley, son ley, y en la provincia de Buenos Aires vamos a respetar la ley. De este modo funcionan las instituciones y la democracia, respetando la ley. El DNU del Presidente es ley y lo vamos a respetar”, apuntó Axel.

El municipio de General Pueyrredón adhirió al sistema dispuesto por el gobierno a través de los decretos 1/2021 y 242/202 y en consecuencia, uno de sus jueces de Faltas, Pedro López Martucchi a cargo del Juzgado de Faltas N° 3, ordenó a los propietarios de “Yago” pagar $1.200.000 millones por incumplir con las normas del DNU.

El bar reabrirá sus puertas este fin de semana de acuerdo a lo que informan desde su página de Facebook
El bar reabrirá sus puertas este fin de semana de acuerdo a lo que informan desde su página de Facebook

La multa -según indica el fallo- “deberá hacerse efectiva dentro de los tres días de quedar firme la presente, bajo apercibimiento de clausurar/o exigir su cobro por vía de apremio”.

Infobae intentó contactarse con el bar para obtener el testimonio de sus dueños, pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, a juzgar por las publicaciones en Facebook, todo indica que el lugar pagó la multa dado que, desde la red social, están anunciando la reapertura para la noche del viernes 4 y sábado 5 de junio.

Volvemos a abrir. #NecesitamosTrabajar. Ingreso exclusivo con reserva. Capacidad limitada y respetando todos los protocolos”, sostienen junto a un video en el que se ve que bajan las sillas de las mesas, como acondicionando el bar para recibir gente.

De momento, la ciudad de Mar del Plata (que hasta la semana pasada se mantenía en Fase 3) regresó, desde este lunes, a la Fase 2 debido a un aumento de casos en medio de la segunda ola. El fin de semana, tal cual anunció el Gobierno, vuelve el confinamiento, “donde se limitará el funcionamiento a actividades esenciales o exceptuadas”.

La misma noche que clausuraron “Yago”, de acuerdo con El Marplatense, también se labró un acta de constatación a una reconocida cervecería ubicada en un balneario de Playa Grande, por presentar “un espectáculo sin tener permiso” y por “desarrollar actividades comerciales sin respetar el distanciamiento entre personas, protocolo de funcionamiento gastronómico COVID-19”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR