El dramático llamado al 911 de una joven que vio cómo el marido de Píparo atropelló a los motociclistas

Se trata de una amiga de los muchachos embestidos por Juan Ignacio Buzali la madrugada del 1 de enero en La Plata. Qué declaró la testigo

Llamado al 911 de una de las amigas de los jóvenes atropellados por el marido de Carolina Píparo

Nadia Videla es amiga de Luis Lavalle, uno de los dos motociclistas atropellados el 1 de enero en La Plata por Juan Ignacio Buzali, el esposo de la diputada provincial Carolina Píparo. La joven estaba presente al momento del incidente vial y fue una de las primeras en llamar a la Policía para alertar de que no sólo su amigo había sido embestido sino que estaban persiguiendo al auto que había ocasionado el accidente para que detuviera su marcha.

El llamado de Nadia, al que tuvo acceso Infobae, corresponde a la etapa final de la persecución de los amigos de las víctimas al auto de Buzali y Píparo. El objetivo del grupo de chicos –según declararon– era que la pareja no escapara. En la grabación se puede escuchar cómo la joven, a bordo de una moto, habla con el operador del 911 para tratar de explicarle dónde están y qué había ocurrido. De fondo se logra escuchar el motor del vehículo y el nivel de nervios de la joven por la situación.

Según explicó a este medio Martín de Vargas, el abogado de Lavalle, el audio corresponde al trayecto realizado en la calle 14 entre 51 y 53, en cercanías a la Plaza Moreno, el lugar donde finalmente Buzali detendría su auto. “Esto desvirtúa totalmente los dichos de Buzali, no se escucha ninguna agresión, ni insultos, solo que detengan al delincuente que atropelló a sus amigos. La que habla es Nadia Videla, que venía en la moto con Emiliano Guzmán (otro de los amigos de las víctimas), que intentan que se detenga cruzándole la moto. Buzali intenta atropellarlos nuevamente, afortunadamente se pudieron correr a tiempo”, dijo el letrado.

Concretamente son dos audios de la comunicación entre Videla y el 911. En el primero apenas se escucha cómo la joven le advierte a su amigo que no se ponga delante del auto. Después la comunicación se corta. En la segunda llamada, la testigo ahí sí pudo detallarle en medio de la tensión al operador de la Policía lo que había ocurrido. “Una camioneta chocó a unos amigos míos”, dijo Videla. Del otro lado del teléfono, el empleado policial trata de averiguar como puede dónde están y qué características tiene el auto. “Escuchame porque escucho la moto, no a vos. ¿Diagonal 74 entre qué calles?”, preguntó. “Diagonal 74, saliendo a Plaza Moreno”, reveló Nadia.

Juan Ignacio Buzali (Aglaplata)
Juan Ignacio Buzali (Aglaplata)

La comunicación se extiende a lo largo de más de un minuto y medio, hasta que finalmente el trabajador del 911 pudo enviar un móvil a la Plaza Moreno.

La declaración de Nadia

Videla, en su declaración testimonial, contó que la madrugada del 1 de enero había quedado en encontrarse con un grupo de amigos para observar la tradicional quema de muñecos en la capital bonaerense. Eran al menos once las personas que estaban incluidas en el plan. Todos se movilizaban en motos de acuerdo con los dichos de la joven y debido a la gran cantidad de tránsito en la ciudad platense, desistieron del plan. Fue en ese momento que ocurrió el hecho.

“Yo iba delante de todo casi pero iba mirando para atrás y chusmeando cómo veníamos, por eso me acuerdo cómo venían las motos. Entonces como dije, yo venía mirando un poco para adelante y un poco para atrás, y en un momento cuando miro para atrás veo una luz que estaba muy cerca, y como que me encandila, entonces miro para adelante de vuelta y en ese momento escucho un golpe muy fuerte, pensé que habían chocado dos autos o algo así, y por ese ruido es que vuelvo a mirar para atrás, y ahí veo a Luis volando por el aire, y la moto de él queda enganchada debajo de un auto y se la lleva arrastrando”, declaró Nadia.

En ese momento, la joven le dijo a su novio Emiliano que se corrieran porque creía que el auto de Buzali los iba a chocar también. “Entonces él se corre para la derecha cuando llegamos a la esquina. Leandro (otro integrante del grupo de amigos) iba delante nuestro pero muy cerquita veníamos y él también se corre pero para la izquierda. A Leandro casi lo choca también el auto”, relató. En ese momento, Emiliano empezó a perseguir al auto para tratar de que no se diera a la fuga, agregó la joven en la declaración.

“Empezamos a seguir al auto por calle 21 hasta 37, donde en 22 y 37 desengancha la moto, y de ahí de 22 y 37 seguimos por 22 hasta que sale a un diagonal, que no sé bien cuál es, pero justo ahí hay una comisaría. Agarra el diagonal, hace una cuadra, donde tira freno de mano, dobla en U, pasa por enfrente de la Comisaría y agarra para el Parque Alberti. Acá un poco me pierdo porque yo iba llamando al 911, entonces no miré mucho el camino. En unos de los llamados aporto la patente y es más, que creo que me la acuerdo todavía. Entonces el auto redondea todo el Parque, toma la diagonal nuevamente y llegamos hasta Plaza Moreno, donde frena en un operativo, que se quedó unos segundos y arrancó de vuelta. Casi choca a los de Tránsito y a nosotros que nos pusimos adelante para que no se vuelva a ir, y llega a 12 y 54 donde por fin pudimos detenerlo”, agregó.

Buzali –siempre de acuerdo a los dichos de la testigo– se quedó dando explicaciones a la Policía, mientras que Nadia y su novio Emiliano regresaron al lugar del accidente para ver qué le había ocurrido a Luis y al joven de 17 años tras ser embestidos.

“Emiliano y yo nos fuimos para el lugar donde había ocurrido el choque porque no sabíamos si nuestro amigo estaba vivo o muerto. (...) Llegamos al lugar donde estaba Luis, y como no llegaba la ambulancia, llamamos al papá de Tomi (otro de los amigos) y él lleva a Luis al hospital”, reveló. “Luis había perdido mucha sangre, tenía la cabeza rota y no podía mover la rodilla también. Yo le hablaba y como que se dormía, se desvanecía”, contó.

Carolina Píparo en una entrevista concedida a Infobae
Carolina Píparo en una entrevista concedida a Infobae

Entre otros datos, Videla contó la supuesta velocidad a la que iba Buzali, quien minutos antes había sido víctima de un violento asalto en la casa de su padre. “Venía muy rápido, yo calculo que a unos 100 kilómetros por hora. Y antes del choque, nosotros íbamos a 40 como mucho, así que el auto venía más rápido que nosotros. El auto apareció de la nada, porque yo como dije yo venía mirando para atrás y para adelante, y cuando miro para atrás en un momento no estaba y cuando miro de vuelta enseguida ya veo la luz como relaté”, declaró Videla.

Por el momento el único imputado es Buzali, quien permanece con prisión preventiva desde hace ya casi dos meses, a pedido de la fiscal del caso, María Eugenia Di Lorenzo. Está acusado del delito de homicidio en grado de tentativa. La magistrada consideró que “sin importar las consecuencias de su accionar y con claro desprecio por la vida ajena y debiendo representarse el resultado muerte, embistió con el frente de su vehículo el sector trasero del motovehículo que transitaba delante suyo y en la misma dirección”.

Según explicó el imputado y la propia Píparo, creyeron que el grupo de motos de los amigos de Lavalle eran los motochorros que les habían robado esa noche minutos antes y por eso comenzaron a perseguirlos a gran velocidad hasta que ocurrió el incidente. “¿Quién está preso en este país por lesiones leves, por cuatro puntos de sutura?, se preguntó Buzali en una entrevista televisiva. Y siguió: “¿Qué justiciero llama al 911? Llamé 6 veces al 911. ¿Para qué lo voy a llamar al 911? ¿Para decir ‘sí, señores, voy a ir a asesinar a alguien’?”, se defendió ayer en un reportaje brindado a Canal 13.

“Hoy sí me arrepiento de haberlos seguido, porque la verdad es que no está preparada la fuerza para responder a urgencias. No está preparada”, dijo.

Seguir leyendo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS