La misión la realizó un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina
La misión la realizó un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina

Un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, que partió desde la Base Aérea de Río Gallegos, aterrizó este viernes en la Base Marambio. Se trata del primer vuelo que llega a la Antártida Argentina desde que se declaró la pandemia por COVID-19.

Según informaron desde el Ministerio de Defensa, que conduce Agustín Rossi, el objetivo de la misión es reanudar el abastecimiento de las 13 bases argentinas en el continente blanco y brindar apoyo logístico a las actividades científicas.

En esta oportunidad se llevó adelante el relevo de la tripulación de la aeronave Twin Otter, se trajo de regreso a un científico que concluyó sus tareas de investigación y se trasladó maquinaria de arreglo de pista para realizar su mantenimiento en Río Gallegos.

Ante la evolución de la pandemia y la necesidad de realizar vuelos que implican traslado de personal y carga desde el continente hacia las bases antárticas, el Comando Conjunto Antártico elaboró riguroso protocolo para aplicar en estos cruces aéreos, con el fin de asegurar y mitigar la posibilidad de transmisión del virus a la Antártida, lugar en el que no se registran casos de COVID-19.

Desde la cartera de Defensa detallaron que estos vuelos se reducirán estrictamente a los necesarios e indispensables y deberán ajustarse -según la directiva- “a situaciones de carácter crítico y en los que la ejecución del traslado sea determinante para la solución de un grave problema de sanidad, científico o logístico, donde su no resolución desencadene consecuencias no aceptables para el Comando Conjunto Antártico”.

Los miembros de la tripulación no podrán tener contacto con los ocupantes de la base
Los miembros de la tripulación no podrán tener contacto con los ocupantes de la base

Entre las máximas medidas de prevención y profilaxis a efectos de evitar el traslado del virus, se destacan las siguientes: las tripulaciones serán controladas para descartar algún posible síntoma de la enfermedad y deberán realizar una cuarentena previa al cruce. Bajo ninguna circunstancia podrán hacerlo miembros de la tripulación que hayan tenido contacto con personas que hayan padecido síntomas en los últimos 15 días.

Una vez arribado a la Base Marambio, se deberá evitar el contacto físico entre el personal de la tripulación y el que permanece en la base, de forma tal que los tripulantes de cabina de vuelo (pilotos, navegadores y mecánicos) no tomen contacto físico con pasajeros ni personal de la Base Marambio.

Asimismo, los tripulantes de cabina de pasajeros y carga, deberán estar en todo momento con el equipo de protección personal colocado y evitarán tomar contacto físico con personal de la base. Además, la carga transportada desde el Aeropuerto de Río Gallegos hasta la Antártida deberá ser desinfectada mediante el rociado de alcohol al 70%.

Las cargas deberán ser desinfectadas antes de partir y al llegar a la Antártida
Las cargas deberán ser desinfectadas antes de partir y al llegar a la Antártida

Esta desinfección del cargamento, que deberá efectuarse dentro de las tres horas anteriores al despegue del Hércules y una vez paletizada, será responsabilidad del comandante de aeronave en colaboración con el personal del Centro Logístico Antártico Río Gallegos.

Una vez finalizada dicha tarea de desinfección y antes de comenzar con el inicio del vuelo, el protocolo indica que deberá informar a través de un mensaje militar al Comando Conjunto Antártico el cumplimiento de la misma, la hora que se realizó y quienes intervinieron en la tarea.

Cuando la carga haya llegado a la Base Marambio, deberá ser nuevamente desinfectada mediante el rociado de alcohol al 70%, antes de ser ingresada al lugar de guardado, donde permanecerá por un término de siete días, para posteriormente ser distribuida.

(Ministerio de Defensa)
(Ministerio de Defensa)

También se estipula que todo personal que tome contacto y manipule la carga al arribo a la Base, deberá realizarlo con la siguiente vestimenta: camisolín, guantes, barbijo y antiparras de seguridad.

Por último, en el caso que se deban realizar vuelos logísticos entre las bases, solo deberán ser de traslado de carga, con la misma restricción de evitar el contacto físico entre la tripulación de la aeronave y personal de las distintas Bases. Este tipo de vuelos será expresamente autorizado por el Comandante Conjunto Antártico y deberá asegurar la ausencia de contacto físico de las tripulaciones de aeronaves en el caso que deba recibir vuelos provenientes de otras bases.

Seguí leyendo: