Los gimnasios frente a la pandemia: “Necesitamos que el Estado articule medidas de salvataje”

Algunos decidieron afrontar la cuarentena a través sus paginas online ofreciendo entrenamientos fáciles para hacer en casa. Los dueños de los centros aseguran que viven una gran crisis -pagan servicios, sueldos y alquileres sin tener ingresos- y ven muy complicada la salida

Gimnasios vacios en plena cuarentena
Gimnasios vacios en plena cuarentena

Los gimnasios están viviendo una de sus peores crisis. Buscan salir adelante con entrenamientos online pero aseguran que no podrán resistir mucho más tiempo cerrados. “La pandemia la definimos como un Cisne Negro: no lo hemos visto venir. Afectó sobre todo en los ingresos, ya que estamos cerrados desde el 18 de marzo, y solo nos quedó un dinero marginal de cuotas que restaban cobrar o clientes corporativos que tenían deudas con nosotros. A partir de allí el dinero es cero y los gastos a afrontar son muchos: salarios, alquileres, servicios... Sin ingresos tenemos que afrontar los mismos gastos. El gimnasio es un negocio basado básicamente en costos fijos por lo que abierto o cerrado tiene que soportar casi los mismos gastos", explica Raúl Wainraich, Director Comercial de Megatlon

Pablo Mazzoni dueño de club Hollywood Bigg Fit, agrega: “La pandemia nos afectó como a todos… Pusimos en pausa el funcionamiento de nuestro gimnasio y tomamos todos los recaudos necesarios para proteger a los usuarios y a nuestro personal".

Gimnasios antes de la cuarentena
Gimnasios antes de la cuarentena

¿Qué medidas tuvieron que tomar? Raúl Wainraich enumera: “Hemos reaccionado rápidamente para que nuestros clientes puedan seguir entrenando en sus casas. La cuarentena y la incertidumbre afecta la psiquis de cada uno de nosotros y sabemos que el entrenamiento diario y la liberación de endorfinas ayuda a reducir el stress que genera este momento. Queríamos acompañar a nuestros socios y socias, así que junto al enorme equipo de profesores de Megatlon ideamos una grilla de más de 10 clases diarias y consultorios de temática variada respecto a cuidados, nutrición, entrenamiento, etc que dictan nuestros profesionales. Hemos decidido también brindarlo en forma gratuita a toda la comunidad y lo que recibimos a cambio son grandes muestras de reconocimiento y agradecimiento que nos hace muy bien en este momento".

El encierro en las casas hace que el mundo virtual sea la forma de llegar a todos. Por eso desde el gimnasio planearon clases personalizadas a distancia. “También implementamos un programa de entrenador virtual con nuestros 150 profesores de sala que nos permite otorgar 1.500 turnos diarios personalizados de entrenamiento, exclusivo para clientes Megatlon. Por otro lado asumimos el #CompromisoMegatlon y todos aquellos clientes que pasada la cuarentena lo soliciten verán extendido su plazo de membresía en la misma cantidad de días que el gimnasio estuvo cerrado, independientemente de todo lo que estemos ofreciendo en forma virtual en este momento”.

Pablo Mazzoni, coincide que el entrenamiento a distancia es lo único que les permite estar cerca de sus clientes, y desde Bigg Fit hicieron una estrategia virtual: “Cerramos las puertas del gimnasio, pero jamás la suspensión de actividades. Nos aggiornamos al mundo digital y todos nuestros entrenadores dan clases de manera virtual”.

-¿Muchos usuarios se dieron de baja?

Wainraich: El modelo que tenemos nosotros es de compra de membresías por tiempo especifico (3 meses, 6 meses o 12 meses) por lo que no hemos tenido bajas y estamos cuidando al cliente y realizando todo el esfuerzo necesario para que, cuando llegue el momento, los socios renueven sus membresías.

Mazzoni: Por suerte no, tenemos usuarios realmente fieles a nuestro club. Todos los que nos eligen saben que en nosotros van a encontrar un apoyo incondicional para que el entrenamiento sea parte de su vida. Además, hicimos esfuerzos comerciales con descuentos y promociones, soportando la pérdida de ganancias. Siempre buscamos que los usuarios se sientan como en su casa. Por eso, durante este tiempo estamos con mayor contacto con cada uno de ellos.

Shutterstock
Shutterstock

-¿Cómo están cubriendo los costos?

W: Por el momento recurrimos a capital propio y cierta liquidez que quedó del giro del negocio, suspendimos todas las obras en curso y limitamos al máximo los egresos. No obstante estos recursos son limitados y necesitamos que el Estado comience a articular medidas de salvataje lo antes posible. Respecto a lo económico, al momento estamos recurriendo a los propietarios de los inmuebles para financiar los alquileres, a los proveedores, etc.

M: Los costos los estamos cubriendo con aporte de capital de todos los dueños, ya que no sólo soportamos el pago de los gastos fijos mensuales sino que también invertimos en tecnología para llegar de manera más efectiva a la casa de cada uno de nuestros socios

Gimnasios en plena cuarentena
Gimnasios en plena cuarentena

-¿Cómo se van a recuperar de esta crisis?

W: La situación en el medio de la crisis exige tener la lucidez de ver qué pasa más allá, qué hay del otro lado de la crisis. Por un lado, nació la oportunidad de conocer y experimentar el universo on line. Si bien era un fenómeno que se estaba vislumbrando la pandemia fue una especie de atajo que encontró el futuro del fitness para adelantarse rápidamente. Esta situación hizo mucho más por la transformación digital que cualquier otro esfuerzo que hayan hecho las empresas antes. En ese sentido, estamos trabajando activamente para tener socios y socias en lugares donde no llegamos físicamente. Por otro lado la realidad es que, como empresa, tenemos la capacidad instalada y los activos para ofrecer un servicio de calidad, así que nos vamos a recuperar con mucho trabajo, creatividad e imaginación. Sabemos que nos encontramos en el medio río, el desafío es llegar a la otra orilla con la menor cantidad de daño posible.

M: Nos recuperaremos con tiempo y esfuerzo tomando todas las medidas recomendadas por el Gobierno de la Ciudad. Somos muy cuidadosos con el tema de la limpieza e higiene, por eso ya contratamos una empresa que nos realizará la sanitización del lugar. Y en cuanto a las actividades las programaremos de manera paulatina, acompañando las habilitaciones legales que se nos otorgan.

SEGUÍ LEYENDO:

La preocupación de un odontólogo frente a la cuarentena: “Los ahorros no me alcanzan para sobrevivir”

“Tengo una pequeña empresa y no sé cómo voy a subsistir después de la cuarentena”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos