Aprovecha el descuido de mujeres que esperan a ser atendidas en distintos locales y sin que nadie se percate, se agacha levemente y las filma con su celular por debajo de sus polleras. Así es la secuencia en la que un hombre de la localidad mendocina de Las Heras fue captado por las cámaras de seguridad de dos comercios mientras invadía la privacidad de varias de sus clientas y sin importarle estar rodeado de muchas personas. Pero en esta oportunidad, plan no salió como esperaba: fue captado por las cámaras de seguridad de los locales y sus imágenes fueron viralizadas en las redes sociales con el fin de alertar a otras mujeres y de dar con él para lograr identificarlo.

El primero de los videos apareció ayer y fue gracias la hermana de una de las víctimas que usó su perfil de Facebook para publicar las imágenes. Según explicó la denunciante, el hecho ocurrió el pasado sábado 4 de enero en el comercio llamado Pueblo Chico, ubicado en calle Aristóbulo del Valle al 1.300 en Las Heras, en un momento en que había muchos clientes. Las reacciones y el repudio no se hicieron esperar, aunque el hombre todavía no pudo encontrado.

La usuaria Vanee Reinaldi publicó en su Facebook una denuncia y la acompañó con el video. “Maldito infeliz hoy te metiste con alguien de mi familia pero no vas a seguir haciendo lo que hacés pedófilo de mierda!”, escribió indignada la mujer.

La práctica llevada adelante por el depravado se le conoce como “upskirt” -que traducido significa debajo de la falda- y consiste en filmar la entrepierna de las mujeres que usan polleras cuando están distraídas. Muchos de esos videos o imágenes son compartidos en Internet. La joven en las redes sociales dijo que en la comisaría no le tomaron la denuncia porque “no es delito”.

Pero no fue el único episodio grabado. Un día después del escándalo que se generó en la pequeña localidad mendocina, trascendió un nuevo video en el que el mismo hombre vuelve a filmar a otra mujer por debajo de la pollera pero en otro comercio. Esta vez ocurrió en una carnicería y le tomó fotografías por debajo de su vestido.