El senador nacional volvió a declarar que es inocente
El senador nacional volvió a declarar que es inocente

Luego de que una sobrina segunda lo denunciara por abuso sexual, el ex gobernador de Tucumán y actual senador nacional, José Alperovich, volvió a asegurar que es inocente y adelantó su intención de presenciar la toma de posesión de Alberto Fernández como presidente el próximo 10 de diciembre.

“No hice nada”, insistió Alperovich en diálogo con el medio tucumano La Gaceta. El ex gobernador se encuentra en Miami junto a su familia pero no cambiará los planes pese a denuncia en su contra: “Me quedaré hasta la otra semana como tenía previsto”, indicó.

Alperovich fue denunciado penalmente por violación. La mujer de 29 años, quien trabajó junto a él desde 2017 hasta mayo de 2019, reveló a través de su abogado Ricardo Santoro: “Siempre sucedió en el entorno de seguridad de él. Ella sentía que no podía ni gritar”.

En una carta abierta sostuvo que las agresiones sucedieron durante el lapso de tiempo en el que trabajó para él, tanto en la provincia norteña como en la Capital Federal. Luego de que la denuncia se hiciera pública, Alperovich publicó una seguidilla de tuits -conocido como hilo- en los que rechazó la acusación y mencionó a su denunciante con nombre y apellido (lo cual viola el protocolo del Congreso para estos casos), a pesar de que ella intentó mantener bajo reserva su identidad ante los medios de comunicación.

El senador también recibió el apoyo público de tres de sus hijos -Gabriel, Sara y Mariana- quienes realizaron distintas publicaciones en sus redes sociales. La última en hacerlo fue Mariana: “Cómo mujer me solidarizo con las víctimas y sobrevivientes de violencia de género. Pero en este caso, en esta denuncia falsa, plagada de mentiras y manipulaciones, yo creo en mi papá. Yo sé de la inocencia de mi papá”, expresó en una publicación en Facebook.

La situación de Alperovich causó un problema dentro de la interna del Senado, donde hasta el momento no hubo un pronunciamiento del peronismo. Sin embargo, la Comisión Banca de la Mujer (que preside la peronista pampeana Norma Durango e integran todas las legisladoras) reclamó que la Justicia aborde el caso “con celeridad”.

Por su parte, la UCR pidió que se activara el protocolo de intervención para casos de violencia de género en el ámbito del Poder Legislativo, dado que la denunciante era empleada del despacho de la senadora tucumana Beatriz Mirkin, también emparentada con Alperovich. En atención a lo dispuesto por ese protocolo, la joven ya fue apartada del despacho de Mirkin y trasladada a otra dependencia aunque también se le permitió no ir a trabajar por un tiempo, según confirmaron fuentes del Senado a la agencia NA. Por otra parte, Alperovich remarcó que la denuncia en su contra fue presentada “hace más o menos entre 7 y 10 días”, aunque se dio a conocer el último viernes.

“He tomado conocimiento por los medios de las denuncias radicadas. Al respecto, deseo negar enfáticamente los hechos que denuncia. Cuento con numerosas pruebas y testigos que demuestran mi inocencia y la verdad”, afirmó en su catarata de tuits, en donde también indicó que fue “víctima de amenazas y exigencias indebidas” por parte de la joven.

No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra. Ya saldría de ahí y estaría en mi casa, ya habría más gente alrededor, ya el disimulo y el trabajo lo iban a alejar de mí. Ya se cansaría de mí, de que no quiera, de que sea 'asexuada’ como me llamaba. Pero su fijación no cesaba, durante mucho tiempo quiso más y más seguido, con más ganas, con más fuerza, con más violencia por mi resistencia”, escribó la denunciante en su carta abierta.

SEGUÍ LEYENDO: