La fachada del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández (Google Street View)
La fachada del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández (Google Street View)

Luego de que en el Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández se encontraran rastros de asbesto en las cañerías del establecimiento, la comunidad educativa resolvió esta mañana que el colegio permanecerá cerrado hasta que se demuestren las condiciones de salubridad. Además, reunidos en asamblea, los estudiantes expresaron su preocupación por haber estado en la institución respirando el componente tóxico y alertaron ante la posibilidad de que el establecimiento se abra para las elecciones generales del domingo ya que la orden de cierre no bajó desde el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires sino que se resolvió en la asamblea y fue definida por las autoridades escolares.

“Votamos no ingresar al establecimiento y pedimos a la vicerrectora que se levanten las clases en los tres niveles por considerar que la escuela no está en condiciones de seguir abierta y que el establecimiento permanezca cerrado hasta que podamos acreditar las condiciones de salubridad; convocamos a una movilización, al menos estudiantil, al ministerio y pedir allí una reunión; y evaluar las instancias y decisiones posteriores que tomaremos. Por el momento esto es una reunión de delegados para el lunes”, dijo a Infobae Camila María Teszkiewicz Novick, vocera de la comunidad educativa del Lenguas Vivas.

“Votamos adherir al cierre del establecimiento hasta que nos den las mediciones que aseguren que es un lugar seguro”, dijo la representante estudiantil.

Hace unos días, la comunidad educativa del instituto ubicado en el barrio porteño de Retiro emitió un comunicado en el que le pidieron explicaciones al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a las autoridades del colegio, luego de que se confirmara el hallazgo de rastros de asbesto en las cañerías del establecimiento. Es el mismo material cancerígeno por el que la Ciudad le exigió al Metro de Madrid 15 millones de euros, tras haberle vendido vagones de subte en los que se encontró el material.

Instituto De Enseñanza Superior en Lenguas Vivas
Instituto De Enseñanza Superior en Lenguas Vivas

Según el comunicado que se difundió el pasado miércoles 23, “el asbesto no estaba únicamente en las cañerías sino que también en una caldera, la cual procedería a removerse en el receso de verano 2020 debido a la complejidad del procedimiento", lo que implica una serie de protocolos de acción y trajes especiales para su remoción.

En referencia al pedido de explicaciones vertido en el comunicado, la vocera estudiantil aseguró a Infobae: “Nadie nos contestó nada; sin embargo esta tarde, supuestamente, iría el secretario de Infraestructura al colegio”.

Por su parte, el Ministerio de Educación difundió hoy un escrito que pretende llevar “tranquilidad respecto a la obra de la caldera realizada en el establecimiento y las cuestiones de seguridad que se pusieron en duda estos últimos días”.

El texto deja constancia de que ayer, 24 de octubre, se solicitó un relevamiento exhaustivo para evaluar la presencia de asbesto/amianto a una institución especializada en descontaminación, saneamiento industrial y transporte de residuos peligrosos y asegura que el informe determinó que debido a la altura donde se localiza el aislante térmico conteniendo asbesto/amianto no determina peligrosidad de contacto del contaminante Y36 con las personas que circulen por ese pasillo, galería, a salas de estudio”.

"El informe determinó que ‘debido a la altura donde se localiza el aislante térmico conteniendo asbesto/amianto no determina peligrosidad de contacto del contaminante Y36 con las personas que circulen por ese pasillo, galería, a salas de estudio’”, aseguran desde el Ministerio de Educación porteño.

Además, en ese texto aseguran que “para seguir llevando tranquilidad a toda la comunidad educativa, desde hoy y cada quince días se realizará una prueba de calidad del aire, cuyo informe será enviado a las familias oportunamente".

Respecto de la situación general del establecimiento de cara a las elecciones generales del próximo domingo, Teszkiewicz Novick teme que la escuela sea abierta y se ponga en riesgo al electorado ya que “las autoridades cerraron el establecimiento, pero no por decisión del gobierno sino de las pocas autoridades presentes" en la asamblea. "Si se vota en el Lenguas Vivas, los electores están en riesgo. Yo no iría a votar y pediría ejercer mi derecho de hacerlo en otra escuela”, sentenció la estudiante.

Asimismo, opinó que “quizás durante el fin de semana se realicen las mediciones y puedan comprobar que, efectivamente, no haya residuos de amianto, cosa que hoy no sabemos. En caso de que queden, pedimos que se aíslen las cañerías, porque si el tóxico no está en contacto con el aire no estamos en peligro”. Desde Educación confirmaron a Infobae que el establecimiento abrirá el domingo para las elecciones generales.

(Google Street View)
(Google Street View)

Reafirmamos que no existe peligro, ni riesgo alguno para estudiantes, docentes y no docentes, que justifique la suspensión o se altere la rutina habitual de toda la institución educativa”, finaliza el escrito de la cartera porteña.

La representante estudiantil dijo que el alumnado está preocupado por la situación ya que “sabemos desde hace una semana y media” que en el establecimiento al que concurren 700 alumnos se encontró asbesto. “El jueves pasado nos llegó una nota que detallaba el protocolo de remoción de las cañerías. Esa nota fue enviada directamente por el ministerio, lo que fue bastante particular ya que no es lo que sucede habitualmente. Es la dirección del secundario la que envía una nota; nunca baja directamente del ministerio, fue algo extraño”, aseguró.

El asbesto, también llamado amianto, pertenece a un grupo de minerales fibrosos que están presentes en la naturaleza y se caracterizan por su resistencia al calor y a la corrosión. Debido a esas propiedades, es usado en productos comerciales, a prueba de fuego y de aislamiento, frenos de automóviles, materiales de yeso, entre otros.

Este componente afecta a la salud si los productos que contienen asbesto son alterados, si se liberan al aire pequeñas partículas de este elemento, y al ser inhaladas sus fibras, pueden entrar en los pulmones y permanecer allí por un largo tiempo.

Seguí leyendo: