Desde las primeras semanas de abril, en Mar del Plata los balnearios no pueden suministrar utensilios de material plástico (Christian Heit)
Desde las primeras semanas de abril, en Mar del Plata los balnearios no pueden suministrar utensilios de material plástico (Christian Heit)

El último lunes, el intendente del partido de General Pueyrredón -cuya sede cabecera es Mar del Plata- firmó el decreto 853/19 que establece la prohibición de sorbetes, vasos y cubiertos de material plástico en todo el sector costero. Una semana después, el jefe comunal Carlos Arroyo celebró una jornada de trabajo con representantes ambientalistas: calculó que en el océano hay ocho toneladas de plástico, anunció que su medida sirvió para clasificar y evitar situaciones de contaminación y aprovechó para pronunciar su voluntad de promover una iniciativa complementaria.

"A esto le sumaremos otras medidas con el cigarrillo para establecer límites a su consumo dentro de las playas y sobre todo con recipientes para las colillas. Debemos cambiar las costumbres y la cultura para poder tener un medioambiente puro y para preservar la naturaleza", declaró el intendente en reunión con Ignacio Fernández de MDQ Recicla, Facundo Flores del Foro Costero y Ambiental y María Marta Casado de Greenpeace.

La norma prevé espacios destinados para los fumadores y la instalación de recipientes para arrojar las colillas de los cigarrillos
La norma prevé espacios destinados para los fumadores y la instalación de recipientes para arrojar las colillas de los cigarrillos

La intención es establecer espacios delimitados para fumadores en las playas marplatenses y la instalación de tachos especiales para arrojar las colillas de los cigarrillos. "Vamos a colocar recipientes para juntar las colillas. Una colilla contamina cincuenta litros de agua y hay miles de colillas tiradas por cualquier lado; tenemos que cambiar la costumbre y cultura para tener un medio ambiente puro", consideró en diálogo con el medio local El Marplatense. Anunció, a su vez, que la norma se aplicará de manera gradual al tratarse de un cambio cultural progresivo: "Primero comenzaremos por la costa a establecer espacios donde se pueda fumar dentro de las unidades turísticas fiscales con tachos especializados para que todo el mundo arroje ahí las colillas".

La prohibición del uso de sorbetes y utensilios de plástico impulsó la iniciativa que el ejecutivo local concibió en junio de 2018, luego de que la diputada Laura Ricchini presentara un proyecto para prohibir el consumo de tabaco "en parques, plazas y/o espacios públicos" en toda el área bonaerense. El ejecutivo propuso una iniciativa de características similares. El escrito señala: "Decláranse libres de humo de tabaco a las plazas, parques y paseos públicos, donde existan áreas de juego para chicos, areneros y lugares con circuitos aeróbicos y/o sectores para la práctica de deportes y recreación infantil".

La iniciativa fue fundada por el la Secretaría de Salud del gobierno municipal e ingresada en el Concejo Deliberante el año pasado, aunque desde 2017 viene tomando impulso el proyecto "Mar del Plata, ambientes 100% libres de humo de tabaco". El proyecto fue aprobado en el primer trimestre del año en las comisiones de Calidad de Vida, Medio Ambiente y en Legislación: centra su causa en la lucha contra el tabaquismo y en la promoción de hábitos saludables en pos de proteger el medio ambiente.

El proyecto contempla la aplicación de multas para aquellas personas que incumplan lo impuesto por la ordenanza. Los valores dependen de la gravedad, las circunstancias, los antecedes y el perjuicio causado: van desde el equivalente a 20 atados de cigarrillos a 200. Hoy cada atado cuesta cerca de 90 pesos: las multas oscilarían entre 1.800 y 18.000 pesos.

Seguí leyendo: