Se tienen un amor incondicional y se complementan el uno con el otro. No les importa que los miren mientras van juntos de la mano ni que hablen de ellos en las redes sociales. Ellos son protagonistas de una gran historia de amor millennial que se viralizó en Internet en las últimas horas y que Instagram utilizó en el Día de San Valentín para demostrar que "el amor todo lo puede".

"Conozca a Shane Burcaw (@shaneburcaw) y Hannah Aylward (@hannahayl) quienes, como cualquier gran historia de amor moderna, se reunieron con un poco de ayuda de la tecnología.

Hannah hizo el primer movimiento, ella se acercó a Shane después de ver un documental sobre su vida. Hoy, la pareja vive junta en Minnesota, donde Shane, de 26 años, es autor y Hannah, de 23 años, es estudiante de último año de la universidad y estudia sociología", publicó Instagram junto con un video que ya superó las 12 millones de reproducciones.

Shane nació con una enfermedad neuromuscular llamada Atrofia Muscular Espinal (SMA) y usa silla de ruedas desde que era un niño. Hace tres años, Hannah vio un documental sobre la vida de Shane y decidió contacarlo.

La relación progresó a través de mensajes de texto y videollamadas y Hannah, quien estudia en la universidad en Minnesota, finalmente fue a visitar a Shane en Pennsylvania. Pasaron cuatro días conociéndose y, a medida que su amor florecía, sabían que una relación a la distancia no funcionaría.

Fue por eso que en 2018 decidieron mudarse a un departamento en Minnesota, desde donde le muestran al mundo cómo es su vida cotidiana. La pareja abrió una cuenta en YouTube llamada Squirmy y Grubsy, que utiliza para derribar las falsas percepciones que las personas pueden tener sobre su relación.

En los videos se los ve desayunando, paseando, yendo al supermercado, haciendo compras, viajando en avión, disfrutando de distintos paisajes y divirtiéndose por distintos rincones de la ciudad donde viven.

"Creo que la gente no está muy segura de qué pensar de nuestra relación ya que estoy en una silla de ruedas y confío en Hannah para una gran parte de mi cuidado diario", le contó Shane a Instagram.

Aunque tienen perfiles bien distintos, los une el amor genuino que se tienen. Se trata de una relación que va contra viento y marea y que resiste a los comentarios hirientes de los haters que se burlan de su noviazgo.

Y más allá de las críticas que reciben a diario (hay muchos que comentan maliciosamente en las redes que ella es la "cuidadora paga" de él), ellos siguen adelante con su misión: demostrar que para el amor no hay barreras y derribar el estigma que rodea a las personas con discapacidades.

"¡Feliz día de los enamorados, Squirmy! Gracias por todos estos años de risas brillantes, aventuras salvajes y apoyo infinito. Te amo con todo mi corazón y la mitad de mi bazo", posteó ella en su perfil de Instagram el Día de San Valentín.

"¡Hoy es muy emocionante para nosotros ya que nuestra historia está siendo compartida por la cuenta principal de @instagram!", señaló ella en su perfil el 14 de febrero.

Hoy, gracias a ese posteo, su historia están dando la vuelta al mundo con el objetivo derribar los estereotipos.