Los pasajeros tuvieron que caminar hasta la terminal de Retiro
Los pasajeros tuvieron que caminar hasta la terminal de Retiro

Un tren de la línea Mitre descarriló esta mañana antes de llegar a la terminal de Retiro y los pasajeros tuvieron que caminar por las vías para llegar a la estación.

El descalce se produjo alrededor de las 10 horas en una formación que había salido de Tigre. Tras desprenderse, quedó a 45 grados de las vías.

Hasta el momento no hubo una notificación oficial de lo ocurrido y se desconocen las causas del hecho. El ramal Tigre de la línea Mitre operó con demoras entre Retiro y Núñez hasta que lograron normalizar la situación en las vías y volvió a funcionar con normalidad. 

Sin embargo, unas horas después, una persona se suicidó arrojándose a las vías en PAN Ramallo cerca de la estación Núñez y el servicio estuvo reducido entre Tigre y Rivadavia.

Apenas sucedido el siniestro, los pasajeros inundaron las redes sociales con videos donde relataban lo ocurrido y se mostraban alarmados porque no podían abrir las puertas del tren para autoevacuarse.

Los bomberos asistieron a los pasajeros
Los bomberos asistieron a los pasajeros

"Descarriló el tren recién. No pasó nada pero estamos todos atrapados. No andan las alarmas ni nada", relató un hombre, entre el desconcierto y la preocupación mientras mostraba las imágenes de lo que sucedía a bordo.

Minutos después, en otros de los videos compartidos, se ven las indicaciones del personal ferroviario para acceder de manera segura a la terminal o salir hacia la avenida del Libertador ya que el descarrilamiento tuvo lugar una vez pasada la autopista Illia.

"Por acá derecho van a salir directamente a la avenida, donde hay un estacionamiento", se le escuchaba decir al personal a cargo del operativo.

Consultado por Infobae, uno de los pasajeros contó: "Fue tremendo. Yo venía en el último vagón, que es el que descarriló. Escuchamos un ruido a hierros retorcidos, my fuerte. Vi a gente de los otros vagones que corría y de repente se levanta un poquito el vagón y cae sobre un lado y la gente empieza a gritar. Rompi el vidrio, que te cuesta muchísimo porque no es fácil. Le tuve que pegar varias trompadas. Cuando logré romperlo, las puertas no se abrían. El protocolo de emergencia no funcionaba. El motorman no sabía qué pasaba y no sabía qué responder".

El hombre contó que el personal de seguridad tardó 10 minutos en llegar hasta la formación: "Mientras tanto estábamos encerrados y el aire no funcionaba. El calor no ayudaba para nada. Había gente grande".

En medio de la impotencia, este pasajero admitió que si se hubiesen abierto las puertas de emergencia podría haber ocurrido una tragedia: "Estábamos casi a un metro setenta de las vías. Si se abrían las puertas te morías porque la gente te empuja. No hay un protocolo de emergencias y si lo hay el guardia no sabía cómo abrir las puertas". 

SEGUÍ LEYENDO: