El sábado 22 de diciembre, Iván Cabral, chofer de la línea 161, llevaba un viaje normal a bordo de su colectivo. Aún no eran las 15 cuando el conductor sintió que los pasajeros pedían ayuda a gritos. "Se descompuso mi papá, ayúdenme, por favor", gritó una mujer. Cabral hizo bajar a todos los pasajeros y al mismo tiempo se dio cuenta de que el hombre no respiraba ni tenía pulso. "Lo pensé dos veces y a la tercera me decidí: le hice RCP (reanimación cardiopulmonar) y respiración boca a boca. No sé cómo logré salvarle la vida", dijo Cabral a Infobae. 

Jorge González es el hombre en cuestión. Cabral pensó que un golpe de calor había descompuesto al pasajero de 72 años, quien no presentaba signos vitales en el momento en el que el chofer se acercó a verlo. "Le hice oler un perfume que llevaba, pensé que únicamente la había bajado la presión. Pero no tenía color, tampoco respiraba. Ahí me di cuenta de que si esperábamos a la ambulancia iba a ser demasiado tarde", contó Cabral.

Padre de una niña y vecino de Gonzalez Catán, trabaja desde hace 7 años en la línea 161. "Su hija estaba desesperada, yo le pedí que se tranquilizara porque así no podíamos estar. Se me cruzó por la cabeza hacerle RCP pero no me animaba. Cuando vi que iba a ser demasiado tarde le comprimí el pecho. Lo hice durante 5 minutos y nada. También me acerqué a darle respiración boca a boca dos veces. A la tercera pegó un grito, le volvió el color a la cara, no lo podía creer", relató.

La historia se difundió por Facebook a través de la cuenta de María González, hermana de la mujer que viajaba con su padre. Allí relató: "Lo hago público porque te lo merecés. Ayer mi papá viajaba con mi hermana en la línea 161 (ramal A), siendo aproximadamente las 15 hs., en el cual viajaba con este chofer. A la altura de la Panamericana mi papá tuvo un paro cardiorespiratorio. La gente le gritó al chofer, el cual inmediatamente bajó a todos los pasajeros para darle lugar a que respire. Mi hermana en llanto y con nervios… Y él sólo le decía que esté tranquila. Sacó su celular y llamó a la ambulancia".

Sobre el final de la publicación, agregó: "¡Vos lo salvaste! Gracias campeón. No querías fotos ni dar tus datos, sólo querías seguir trabajando porque ya terminabas. (…) Mi papá te llama 'ángel' (…)".

"Nos dieron un curso de RCP en la empresa y nunca pensé que iba a tener que utilizarlo. A veces uno deja pasar esas cosas y no les presta atención, pero yo sí lo hice y pude sacarle el provecho", sostuvo Cabral.

"Ahora estoy a las corridas porque no pensé que esto se iba a dar a conocer. Pasó hace casi una semana y yo no conté nada. Nunca cuento cuando me pasan cosas así porque sé que a muchos compañeros les suceden situaciones similares y se sigue como si nada. Pero hoy me empezaron a llamar todos, a mandarme mensajes, es increíble", contó el chofer.

El conductor también manifestó que hoy por la mañana habló con María y que Jorge iba a ser dado de alta en las próximas horas. "Le dije que le dijera a su hermana que me llame, que no tenga vergüenza. Quiero brindar con Jorge en año nuevo. Quiero pasar la noche con él. Tenemos que estar felices de lo que pasó", cerró Cabral.

Seguí leyendo: