"Se viene Columbine 2x/08/2018", es la pintada con la que se encontraron docentes y alumnos del Instituto San Francisco de Asís de Llavallol y que mantiene en vilo a toda la comunidad educativa. El mensaje, escrito sobre una de las paredes del colegio, hace alusión a la masacre ocurrida el 20 de agosto de 1999 en la escuela norteamericana de Columbine, en Denver, donde dos estudiantes ingresaron armados, asesinaron a 13 personas y luego se suicidaron.

El hecho ocurrió el 3 de agosto y quedó registrado por las cámaras de seguridad que tiene el colegio, aunque la identificación de los autores aún no fue posible porque pintaron el mensaje durante la noche. Desde la institución dijeron que se están tomando las precauciones necesarias y que se elevó la denuncia ante la Comisaría 4ta de Llavallol. Además se le dio intervención a la inspectora del nivel, quien aconsejó mayor presencia policial.

"Necesito hacerlo público esto que está sucediendo en el colegio de mi hija.
El fin de semana entraron al colegio San Francisco de Asís que está en Llavallol, para escribir en la pared del jardín", reveló en su perfil de Facebook Agustina Tellechea, mamá de una alumna de la escuela. "Las cámaras de video captaron este momento donde estos sátrapas hicieron esto, pero están los rumores de que no eran adolescentes sino personas adultas….porque uno también piensa , fue una broma de mal gusto de algún alumno. ¿Cómo actuó el colegio? RECIÉN ahora manda una nota para comunicar seguridad en nuestros hijos!!", agregó la mujer.

La nota que envió el colegio tras la amenaza
La nota que envió el colegio tras la amenaza

El temor de la comunidad no es infundado y la incertidumbre de lo que pueda ocurrir crece con el correr de los días. La pintada, además de hacer alusión a la escuela de Denver, refleja las fechas en las que podría ocurrir un posible ataque. Según escribieron, sería durante los últimos días de este mes. "Un horror , uno tiene que vivir con miedo de lo que va suceder", finalizó la mamá que dio a conocer el hecho.

En la nota que envió el colegio, los directores también afirman que "comparten la preocupación que el hecho provoca", pero les piden a las familias que "continúen respetando las vías de comunicación formales y así evitar malos entendidos". Dentro de las medidas dispuestas por la policía, se cuenta el aumento de presencia policial en la entrada del Instituto y a 200 metros del establecimiento, en horarios de 8 de la mañana a 8 de la noche.  Por lo pronto, las actividades del colegio se mantienen con normalidad y se analizan las cámaras de seguridad para encontrar a los responsables.