Cifras alarmantes y dos manifestaciones con el foco puesto en el aborto a tres años del "Ni Una Menos"

Tras el femicidio de la adolescente Chiara Páez, el 3 de junio de 2015 tuvo lugar una multitudinaria movilización popular. En un nuevo aniversario de aquellas marchas, las estadísticas señalan que en el país muere asesinada una mujer cada 30 horas por su condición de género

La movilización bajo la consigna “Ni una menos” tuvo su primera edición en 2015 (Gustavo Gavotti)
La movilización bajo la consigna “Ni una menos” tuvo su primera edición en 2015 (Gustavo Gavotti)

Con carteles, con fotos de las mujeres que fueron asesinadas, con tambores. Con velas, con nombres de víctimas pintados en los cuerpos. En familia, con compañeros del colegio, en grupos más grandes. Con alegría por la unión y también con lágrimas en los ojos. La multitudinaria movilización que copó las calles de todo el país el 3 de junio de 2015 se congregó bajo un lema espontáneo y a la vez contundente: "Ni una menos".

A tres años de aquel momento histórico, dos manifestaciones tendrán lugar en la ciudad de Buenos Aires, hoy y mañana, con un panorama renovado a la luz del reciente debate parlamentario sobre la despenalización del aborto.

El femicidio de Chiara Páez, en mayo de 2015, dio puntapié a la primera marcha de Ni una menos
El femicidio de Chiara Páez, en mayo de 2015, dio puntapié a la primera marcha de Ni una menos

Durante el verano había tenido lugar el brutal crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina de 15 años asesinada en un balneario uruguayo. Luego, a comienzos de 2015, con el correr de las audiencias del juicio para investigar su muerte, se fueron conociendo detalles del asesinato de Ángeles Rawson. Entonces llegó mayo y tuvo lugar el femicidio de Chiara Páez, la joven de 14 años asesinada por su novio y enterrada en el patio de la casa de sus abuelos en la localidad santafesina de Rufino.

Había algo en el aire que provocaba inquietud y a la vez ganas de decir "basta". Todo era dolor, lamento e impotencia. Como ocurrió en distintos ámbitos, también en las redes sociales se reflejaba aquella indignación. Entonces fue la periodista Marcela Ojeda quien tomó la iniciativa para llevar adelante un reclamo que estaba latente.

Con los años #NiUnaMenos se transformó en un reclamo masivo (Nicolás Stulberg)
Con los años #NiUnaMenos se transformó en un reclamo masivo (Nicolás Stulberg)

"Actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales … mujeres, todas, bah.. ¿no vamos a levantar la voz? Nos están matando", escribió el 11 de mayo de 2015 en su cuenta de Twitter. Esa botella al mar se convirtió en un movimiento transversal que reunió a miles de personas frente al Congreso, pero también en una manifestación que se replicó en cientos de plazas y espacios públicos de todo el país. Informalmente, como ocurrió a partir de ese primer mensaje, aquellos encuentros adoptaron como consigna las palabras "Ni una menos". Y esas palabras fueron más que una consigna. Poblaron carteles, remeras, hasta cuerpos pintados para reclamar por el fin de los femicidios.

A tres años de aquella enorme manifestación popular, el femicidio en la Argentina sigue siendo un tema alarmante. De acuerdo a los últimos registros, en el país sigue muriendo, tal como ocurría en 2015, una mujer cada 30 horas por razones de género. Es decir, por el hecho de ser mujer.

En diálogo con Infobae, la periodista Paula Rodríguez, autora del libro Ni una menos (Planeta, 2016), que reflejó la cocina de aquella manifestación y los debates de aquellos días, asegura que en una nueva edición de la marcha resulta inevitable que la coyuntura y el pedido por la legalización del aborto se destaquen en esta ocasión.

Postal de la segunda edición de la marcha #NiUnaMenos, el 3 de junio de 2016 (Nicolás Stulberg)
Postal de la segunda edición de la marcha #NiUnaMenos, el 3 de junio de 2016 (Nicolás Stulberg)

"Los reclamos cambian cada año. Este año es inevitable, en este contexto de discusión, que el tema del aborto esté puesto en primer plano. Todas las alocuciones anti derechos en la comisión del Congreso fueron muy violentas hacia las mujeres. Muy violentas hacia sus derechos de vivir libremente su sexualidad. Quedó muy claro que lo que cuestionan quienes se oponen al aborto es el libre ejercicio de la sexualidad, llegando al punto en el que se sugiere que las niñas violadas tienen que seguir con sus embarazos", señala Rodríguez quien agrega que en este sentido "es importante subrayar que negar el derecho al aborto también es un tema de violencia".

MOVIMIENTO GLOBAL
Desde aquella primera movilización hasta la actualidad, la ola de femicidios no se detuvo y el problema parece lejos de una solución concreta. Sin embargo, la agenda de género, según distintos expertos, parece haber tomado un nuevo impulso.

La llamada “Women’s March convocó a multitudes en Washington y Nueva York en sus dos ediciones (AFP)
La llamada “Women’s March convocó a multitudes en Washington y Nueva York en sus dos ediciones (AFP)

"Hubo un proceso de popularización y masificación del feminismo y de las cuestiones de género. Que hoy estemos discutiendo el derecho al aborto habla también de la capacidad que tuvimos de dirigir nuestro reclamo hacia una responsabilidad del Estado, hacia la conquista de un derecho que está inscripto en la lucha de Ni Una Menos, que tiene que ver con la violencia hacia las mujeres y las identidades disidentes y que significa la posibilidad para nosotras de conquistar una plena autonomía sobre nuestro cuerpo, sobre nuestras decisiones, que es de carácter vital", afirma a Infobae la socióloga Victoria Freire, titular del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas.

Este fenómeno no se dio solamente en la Argentina. Aunque con distintos perfiles y reclamos, desde el surgimiento del Ni una menos local tuvieron lugar, entre otros, las dos ediciones de la Marcha de las Mujeres en Estados Unidos y el movimiento #MeToo y Time's Up que nuclea a distintas mujeres del mundo.

Los expertos ya hablan de una “cuarta ola” feminista (AP)
Los expertos ya hablan de una “cuarta ola” feminista (AP)

"Por primera vez Argentina y Latinoamérica están a la vanguardia de un movimiento feminista que nosotras definimos como una cuarta ola del feminismo. La primera ola fueron las sufragistas de principios de siglo luchando por el derecho a decidir. Luego en los 60 y 70 el epicentro estuvo en Europa y en los Estados Unidos. Y la tercera vino después y planteó fuertemente la cuestión de las disidencias, de las identidades y de que no hay una única forma de ser mujer. Ahora hablamos de una cuarta ola porque estamos viendo que el feminismo se convierte en un hecho de masas", asegura Freire.

"Se trata de un reclamo que se inscribe en las mismas desigualdades que son trasversales, que son estructurales y que cruzan las fronteras. Nos preguntamos qué lugar ocupamos las mujeres y las identidades disidentes, con qué brechas salariales nos encontramos, cuáles son las voces reconocidas en las instancias públicas. Una novedad, en ese sentido, es el rol que empiezan a jugar las figuras más mediáticas y los propios de medios de comunicación en esta popularización del feminismo", afirma la socióloga.

La marcha #NiUnaMenos de 2015 (AFP)
La marcha #NiUnaMenos de 2015 (AFP)

NÚMEROS QUE NO CAMBIAN

Aunque no hay una estadística unificada, desde la manifestación de 2015 hubo algunos avances destinados a cuantificar el problema. A fines de ese año la Corte Suprema de Justicia de la Nación, desde la Oficina de la Mujer y la Oficina de Violencia Doméstica, asumió la labor de elaborar un Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina. En uno de sus primeros informes, el organismo registró que durante 2016 hubo 254 víctimas de femicidio en todo el país.

En tanto, el estudio señaló que el 49 por ciento de ellas tenía entre 21 y 40 años al momento de ser asesinadas.

Una mujer muere víctima de un femicidio cada 30 horas en la Argentina.
Una mujer muere víctima de un femicidio cada 30 horas en la Argentina.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) impulsó el Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres (RUCVM), un trabajo conjunto de los organismos que brindan asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género y el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM).

En un informe destinado a analizar la violencia hacia las mujeres en el período 2013-1017, se llegó a la conclusión de que en el 82,7 por ciento de los casos, el vínculo de la víctima con el agresor es el de pareja (45,8 por ciento) y ex pareja (36,9 por ciento). Esta situación se da en todos los grupos de edad de las mujeres.

"Hay algunas iniciativas que tienen que ver con algunas herramientas, como cambiar el estatus del Consejo Nacional de la Mujer. O contar con un índice de violencia del INDEC. Pero es contradictorio con ver que no se avanza en la educación sexual o que se desinvierte con áreas del Estado que tienen que ver con la atención a las mujeres", analiza Paula Rodríguez.

Para la segunda convocatoria se sumó la consigna “Vivas nos queremos” (Télam)
Para la segunda convocatoria se sumó la consigna “Vivas nos queremos” (Télam)

"No se ve una política integral que tenga que ver con reducir la tasa de femicidios y reducir en líneas generales el nivel de violencia machista que hay en nuestra sociedad. Siempre un reclamo más o menos organizado va a hacer foco en eso. En esto no puede empujar solamente la sociedad civil", agrega la periodista.

Freire coincide en este punto. "Lo que más nos hace falta en este contexto es políticas y presupuesto para esas políticas que se propongan colaborar con la asistencia y el acompañamiento de los casos de violencia. Pero también que se propongan trabajar en la prevención, la sensibilización", asegura la socióloga.

(Télam)
(Télam)

"Falta una voluntad política que implique transformar el rol del Estado en relación a esta problemática. Y que es muy difícil hacerlo en este contexto donde vemos que el Estado se reduce o se privatiza y en el que se llevan adelante políticas de ajuste", concluye.

DOS MOVILIZACIONES, UN RECLAMO
Hoy, desde las 15, y en coincidencia con un nuevo aniversario de la primera marcha de Ni una menos, comunicadoras, actrices y distintas representantes de organizaciones civiles se manifestarán frente al Congreso bajo la consigna "Aborto legal ya".

En tanto, el Colectivo Ni una menos llevará adelante una movilización mañana, a partir de las 17, desde Plaza de Mayo hasta el Congreso. Las organizadoras solicitan que las manifestantes lleven algo verde para reclamar por la legalización del aborto.

Se espera también que esta manifestación se replique a lo largo de todo el país.

TE PUEDE INTERESAR