"La despenalización del aborto en Uruguay salvó la vida de mujeres y bajó la tasa de mortalidad infantil"

Luz Patricia Mejía, funcionaria de la OEA experta en cuestiones de género, habló con Infobae y defendió el proyecto que se debate en el Congreso. Reclamó por los derechos de las mujeres

Luz Patricia Mejía es una funcionaria de la Organización de los Estados Americanos encargada de dirigir el mecanismo de seguimiento de la Convención de Belém do Pará, uno de los tratados en defensa de los derechos humanos base de la legislación continental. Durante su paso por Buenos Aires, expuso en el Congreso en el marco del debate por la despenalización del aborto y defendió la iniciativa. Mujer y feminista, conversó con Infobae. Aquí, la entrevista.

— ¿Primera sensación llegando a la Argentina sobre lo que pasa con el debate de la despenalización o legalización?

— Mira, las calles de verde, las calles llenas de mujeres, las calles exigiendo derechos, las mujeres en todos lados, la agenda de género en la agenda pública, en los medios. Digamos, el feminismo tomó la calle y lo privado es totalmente público. Así que muy contenta de estar aquí.

— Lo que antes era la periferia ahora es central.

— Es central. Está la agenda de género como nunca antes en el aire. Y en el aire bien aterrizada, ¿no? En el aire con las mujeres exigiendo cosas muy concretas, cosas que significan avances profundos para sus vidas y para sus cotidianeidades, que van desde la paridad, la discusión del derecho al cuidado y, por supuesto, la despenalización del aborto, que es un gran avance. Te digo, yo hace seis, siete años estuve aquí también debatiendo en la Cámara legislativa el tema aborto y fui víctima de violencia de una manera virulenta por haber planteado lo mismo que planteo ahora. Y, hoy, pues las emociones, las discusiones, tienen otro nivel, es totalmente distinto.

— Apelo a tu condición de jurista para también desmitificar algunos conceptos. Se dice que en la Argentina no podría legalizarse o despenalizarse porque se habla de habernos suscripto al Tratado Interamericano de Derechos Humanos que habla de la concepción en el seno materno. ¿Esto es verdad? 

— Fijate, parte de la intervención que yo hacía esta mañana era precisamente señalando la falsedad de semejante afirmación. Lo que hace a la despenalización del aborto es la armonización con ese tratado. Porque ese tratado lo que plantea es que es en general desde el momento de la concepción. Y se planteó así porque ya cuando se discutió el tratado había países que tenían aprobado el aborto. Entonces se establece con mucha claridad que es en general, estableciendo claramente que no es un derecho absoluto. 

Y además de eso, la Corte Interamericana ya ha venido planteando con muchísima claridad muchos temas que hemos dicho hoy. Por ejemplo, que el feto no es persona y que no posee ese derecho, el derecho a la vida. Con lo cual la protección es una protección gradual que siempre privilegia el derecho de las mujeres. Lo otro que ha dicho la Corte es que el Derecho Penal no puede ser utilizado para generar claras discriminaciones, que el Derecho Penal tiene que ser la última razón. Entonces tenemos aquí ese debate. Es precisamente desvincular el Derecho Penal de los cuerpos de las mujeres.  

— Me parece como primer debate entender que es una cuestión de salud pública. Digamos, no puede pensarse que la herramienta del Código Penal, útil para otras cuestiones, sea aplicable a una situación tan personal como la decisión de la interrupción del embarazo, ¿no? 

— Claro. Y además que hay una gran brecha entre a quién se le aplica y a quién no. Entonces hay un tema selectivo, un tema discriminatorio del ejercicio del Derecho Penal. Entonces además es discriminatorio contra las mujeres porque solo a ellas se las castiga por éste hecho pero además es discriminatorio porque solo se castiga a las mujeres pobres, que son las que no tienen recursos para cubrir y garantizar un aborto seguro.

— ¿Qué sentís cuando te dicen "Defendés la despenalización, asesina."

— La verdad es que me interesa cuando ocurre porque hay posibilidad de debatir. Yo quiero decir que yo hoy saludé la posibilidad del debate y agradecí a los que no están convencidos de que dieran lugar para el debate. Porque parte del problema del aborto es que no se debate, es que es un mito, es que no se quiere hablar de eso, no se quiere señalar, es la estigmatización con la que viven las mujeres cuando tienen que practicarse un aborto. Y el hecho de que aquí se haya dado un debate donde las mujeres se paran en primera persona y digan "yo aborté", es hablar del derecho también, no solo el derecho a la vida, es hablar del derecho a la libertad, el derecho a la autonomía, el derecho a decidir. Nosotras las mujeres sabemos qué queremos hacer con nuestras vidas y tenemos derecho a decidir qué queremos hacer con nuestras vidas y qué es lo mejor para nosotras. Y ahí hay un debate que habla del derecho a la vida pero también del derecho a la libertad, la libertad de decidir. Eso significa que las que quieran tomar decisiones las pueden tomar, no que estemos obligadas frente al Derecho Penal a tomar una u otra decisión.

— Hay también un debate de aquellos que participan de la idea contraria de la despenalización de decir que es un contrasentido, que si a partir de la semana 14 se lo considera persona antes qué es. Me gustaría que explicaras jurídicamente qué es la gradualidad y la adquisición gradual de capacidades. Y también desde lo moral, qué te suena este argumento.

— Lo que pasa es que plantear que hay una protección que no existe, digamos, la autoridad que ha dicho que esa protección del derecho a la vida no existe no es Luz Patricia Mejía, es la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es la última intérprete de la Convención Americana de Derechos Humanos, pero también la última intérprete de la Convención de Belém do Pará. ¿Entonces qué ha dicho la Corte? La Corte ha sido clara y enfática, el feto no es sujeto de protección, lo que es sujeto de protección es el cuerpo y la vida de las mujeres. Y en ese preciso espacio es que se requiere que en cualquier caso ese es un proceso que va adquiriendo protección en la medida en que pasa a tener entidad propia fuera del cuerpo de las mujeres. Porque es que tenemos que ver a las mujeres como otra cosa, como autónomas, como con vida propia, no solo como sujetos reproductivos. Que es un poco el estereotipo que está detrás de la penalización del aborto, que somos aparatos reproductivos y en consecuencia debemos sujetarnos a ese mandato del género que es la reproducción en la maternidad. Y en eso la Corte también se pronunció en el caso Artavia Murillo, dijo las mujeres no pueden ser vistas como solo aparatos reproductivos, tienen que ser vistos como sujetos de derecho. 

— Además, resulta un retroceso en el concepto de muchas legislaciones, y en la Argentina no se le daba plena capacidad a las mujeres recién a mitad del siglo anterior. Da la sensación de que la mera concepción las transforma en personas discapacitadas -como decían los romanos, capitis deminutio, que no tiene más capacidad, pierden su entidad de persona, ¿no? 

— Claro, claro. Y precisamente eso, y por eso te planteo el tema de la autonomía, ¿no? Es una discusión que tiene que ver con el derecho a la vida de las mujeres pero también con el derecho de decidir lo que es mejor para nosotras. Y eso va en paralelo con la obligación de erradicar los estereotipos negativos de género que construyen de manera permanente a través de mecanismos que están establecidos en nuestras sociedades de una manera muy fuerte esa mirada de que la mujer es un órgano reproductor. Y como órgano reproductor ese es su principal deber y función, con lo cual tiene que estar protegida, ¿no? El uso del Derecho Penal en las sociedades democráticas es el último mecanismo. Y como último mecanismo nosotros tenemos que garantizar que no haya estereotipos de género, que es lo que dice la Convención de Belém do Pará, que profundizan la discriminación y la violencia. Que haya educación, que haya garantías de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Pero en países como los nuestros, en general, la mayoría de los países de la región, que no tienen estas garantías. Pero penalizar a las mujeres con decisiones vinculadas a su capacidad reproductora es realmente una desproporción del uso del Derecho Penal. 

— Contanos, de tu experiencia trabajando en toda Latinoamérica, qué ha pasado en países donde se ha despenalizado. Porque otro de los lugares comunes es "la despenalización va a generar que se utilice el aborto como método anticonceptivo". Con un desconocimiento formidable de la naturaleza femenina. Pero hay quienes creen esto, que la mujer alegremente va a utilizar el aborto como un método anticonceptivo.

— Fijate, nosotras la información que manejamos es que en Uruguay, por ejemplo, que es un país que ha despenalizado el aborto igual que Cuba, la realidad es que las mujeres que acuden a abortos acuden a través de mecanismos profundamente seguros que garantizan mayor información para las mujeres, mayor capacidad de decisión. No solo hoy uno de los representantes internacionales que vino a disertar planteaba que en Uruguay, que es un país muy pequeño, con muy pocos habitantes, no solo no decreció la tasa de fertilidad sino que además la mortalidad infantil también decreció. Porque es que cuando hablamos de aborto hablamos de la posibilidad de muerte de la mujer pero también hablamos de la posibilidad de muerte de los niños y las niñas en el primer año de vida. Y eso está claramente demostrado, hay cifras que lo explican, porque hay un vínculo que afecta claramente la mortalidad. Sin contar además la violencia que se ejerce también cuando se le obliga a las niñas, y cuando hablamos de niñas son de 10, 11, 12, 14 años, que son obligadas a tener partos no deseados.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

— Hablale a quien terminantemente no comparte la idea de la despenalización porque cree que se comete un homicidio. Yo soy bastante pesimista respecto de esto de que haya generado un diálogo, me parece que lo que ha sucedido en la Argentina es como reafirmar las posiciones sin ninguna posibilidad de respetar al otro. Pero hablale a esta persona que está en las antípodas de tu pensamiento.  

— Yo creo que estas personas que están en las antípodas del pensamiento, depende quiénes son, ¿no? Creo que es distinto hablarle a un hombre, que va a tener una experiencia totalmente diferente, que la experiencia que vivimos las mujeres. Y claro, por supuesto, nosotras hemos sido construidas, criadas, hemos crecido en países donde nos han hecho pensar que nuestro valor fundamental pasa por la fertilidad, entonces es un estereotipo que cuesta. Y fijate que el Derecho ha regulado los cuerpos de las mujeres para la fertilidad y para la reproducción tanto para tener hijos como para no tenerlos. Es una contradicción. Y tratamos de hablar de libertad por eso, porque es cómo las mujeres tenemos derecho a ejercer libremente nuestros derechos en capacidad e igualdad con los hombres. Y ese es un debate complejo para las mujeres que nos han hecho pensar que somos mujeres en tanto madres, ¿no? Entonces yo puedo entender el estereotipo de género negativo, la religión, la escuela que nos enseña a leer diciendo "mi mamá amasa la masa", con lo cual crecemos y nos construimos sobre la base del ideal materno. Es difícil comprender que seguimos siendo mujeres pese a que deseamos no ser madres o a que tengamos el derecho a decir cuándo queremos ser madres si deseamos serlo. Y ese es el gran debate, porque las mujeres que hemos sido madres y que hemos decidido sobre nuestros cuerpos sabemos la complejidad de la maternidad también. Hoy había un testimonio que me pareció un testimonio muy conmovedor, un médico que decía que él y su compañera médica tenían siete hijos, uno de ellos nació con una enfermedad de estas muy complejas y que en el momento en que supieron, ella estando embarazada, que venía con problemas la sugerencia fue que abortaran. Y ellos decidieron no abortar y este niño, que hoy en día se llama Pedro, pues tiene una enfermedad muy compleja pero vive, va el colegio. Yo digo es realmente un relato hermoso. Pero ellos tuvieron derecho a decidir. Ellos pudieron decidir qué hacer. Ellos son una pareja de médicos que tienen siete hijos porque pueden. ¿Pero qué pasa con las mujeres que no pueden? ¿Qué pasa con las mujeres que tienen embarazos no deseados porque no quisieron tener una relación sexual? ¿O porque queriendo tenerla no querían quedar embarazadas? ¿Cuál es la libertad que ocurre ahí? Digamos, son diferencias que tienen que ver con cómo replantearnos el ser mujer por supuesto, con la posibilidad de estar en igualdad de condiciones y ejercer en  igualdad de condiciones todos los derechos.

— Imagino que habrás visto muchos casos, pero este caso tan impactante de Salta… una chiquita de 11 años violada por su padrastro que no pudo interrumpir su embarazo, ni siquiera se lo ofrecieron como derecho para que su madre y ella pudieran decidirlo, y está hoy de 19 semanas.

— Es una tragedia. Es una gravísima violación de los derechos humanos de la niña no solo por el hecho en sí mismo, el delito que genera que la niña esté embarazada, sino porque la Justicia viola también sus derechos desde una violencia institucional cuando no permite que la niña pueda interrumpir el embarazo. O sea, un aborto que la niña requiere para garantizar su vida y su salud pero además su proyecto de vida, es un derecho humano que esa niña tiene. Y eso lo ha dicho muy claramente el Comité que le hace seguimiento a la Comisión de Belém do Pará. Pero además creemos que el Estado argentino puede incurrir en responsabilidad internacional frente a casos donde estos, habiendo, porque casos como éste hay en el sistema internacional una cantidad condenando a los Estados porque habiendo la obligación de garantizar el aborto legal a ésta niña eso no se realizó. Y estamos muy contentas de que se haya dicho que se van a adherir al protocolo que se aplica en estos casos en Salta. Creemos que se tienen que adherir, que las provincias que no lo hayan hecho deben hacerlo en el marco en que esperamos que se pueda aprobar la despenalización del aborto.

LA ENTREVISTA COMPLETA:

SEGUÍ LEYENDO: Finalmente, permitirán abortar a la niña de 10 años que había sido violada por su padrastro en Salta

TE PUEDE INTERESAR