A dos meses de la muerte de Débora Pérez Volpin durante una endoscopia en el Sanatorio de la Trinidad, el abogado que representa a su familia, Diego Pirota, dio precisiones sobre lo que sucedió esa tarde en el quirófano durante este procedimiento que le provocó la muerte a la periodista y legisladora porteña.

Pirota reveló detalles del informe forense final e indicó en diálogo con Luis Novaresio por Radio La Red que "es una realidad inobjetable" que a Débora "la mataron y fue una muerte violenta".

"No fue muerte natural y no fue ninguna otra circunstancia", dijo y explicó que la responsabilidad recae principalmente sobre el endoscopista, Diego Bialolenkier, y la anestesista, Nélida de la Puente. "La muerte de Débora se produjo por la intervención de estos dos profesionales en el cuerpo de ella. Ya está claro", dijo.

Enrique Sacco publicó esta imagen de la periodista
Enrique Sacco publicó esta imagen de la periodista

Consultado sobre los pormenores de la muerte de Pérez Volpin en medio de un procedimiento que es mínimamente invasivo, el letrado explicó con sus propias palabras los resultados del análisis de los peritos oficiales. En este procedimiento, explicó en primer lugar, no se utiliza anestesia sino una sedación que es suministrada por la anestesista.

"Hasta ahí no hay ningún problema. Introducen el endoscopio por la boca, inician el procedimiento y a los cinco minutos Débora entra en crisis. Esto significa que deja de respirar por sus propios medios y el corazón empieza a fallar, lógicamente", relató Pirota. "Ahí la anestesista le avisa al endoscopista que había un problema. El endoscopista saca el endoscopio de la boca y comienza la tarea de reanimación con la anestesista".

Y continuó: "Al ingreso del endoscopio en la boca, el endoscopista lesiona con el endoscopio el esófago. Hoy sabemos que provocó una lesión de 5 milímetros, que es un tamaño muy grande en el esófago". En el esófago, indicó, incluso es visible la perforación y hematomas que evidencian que hubo "una dificultad para ingresar el endoscopio". Sin embargo, todavía queda dilucidar cómo pudo provocar esa herida el instrumento.

(Martín Rosenzveig)
(Martín Rosenzveig)

"Un endoscopio es como un cable de los de bicicleta: tenés una funda y el cable de acero por dentro. Hacete una idea que ese cable que va por dentro, que es la pinza, tenía evidentemente una punta abierta y con eso lesionó", señaló. "Aparte el tamaño de la perforación es el tamaño de la punta de esa pinza. Por sentido común no hay ninguna duda cómo se provoca. Obviamente no lo estamos viendo ni tenemos la imagen porque la clínica no nos permitió conocer la verdad".

Lo que sucedió a continuación fue que el cuerpo de Débora Pérez Volpin recibió aire a presión que provocó un colapso generalizado en todos los órganos de su cuerpo en cuestión de segundos.

"El primer movimiento que realiza la anestesista es precisamente el equivocado", continuó el abogado querellante. "Arranca con un procedimiento, que ella refiere que es de protocolo, que no es aplicable a este caso porque directamente ventila a la paciente colocándole una mascarilla con aire a presión y con aire libre. Y ese aire fue a parar al mismo lugar que fue a parar el aire que insufló el endoscopista por la misma perforación y provocó una catástrofe en el cuerpo de Débora".

Con una consiguiente maniobra de los especialistas ingresaron al cuerpo de la paciente hasta casi cinco litros de aire que provocaron una hinchazón de "hasta dos, tres, cuatro veces el tamaño de su cuerpo". Esa tarea de reanimación precipitó la muerte en menos de diez minutos.

"Date una idea que cuando le coloca la mascarilla Débora se hincha de manera tal que esa mascarilla se le salía de la cara porque se había deformado", precisó Pirota. "Fue en 10 o 15 segundos porque el aire entra a presión. Ahí le coloca otra mascarilla que se llama mascarilla laríngea, que le manda más aire ahí y la termina de matar, sinceramente. Todo lo que se hizo después ya era tarde".

"Débora no tuvo conciencia en ningún momento de lo que pasaba", aclaró. "Pero su cuerpo tuvo alguna reacción. Ella a los dos minutos aproximadamente hizo un episodio en el cual tuvieron que suministrarle más anestesia. Evidentemente fue el momento en que se produce la lesión". Y reiteró: "Pero no sufrió, no tuvo conciencia de lo que pasó".

Sin embargo, el letrado destacó que lo sucedido fue "extraordinario" y que "no hay ningún antecedente en el mundo conocido de un paciente al que haya pasado esto". "Esto lo dicen los peritos oficiales, no de parte", señaló. "Lamentablemente esto va a ser estudiado en medicina mundial porque es una rareza poca veces vista".

Por otro lado, el letrado apuntó duramente contra Gabriel Ghirlanda, el juez que llevaba adelante la causa  y presentó la renuncia ante el Consejo de la Magistratura hace dos días. "Lamentamos muchísimo que eso no haya sucedido antes", dijo Pirota, que denunció que el juez no tomó medidas necesarias como preservar la escena del crimen y que la actitud de la clínica también entorpeció el secuestro de los instrumentos y la documentación.

Consultado sobre si cree que hubo connivencia entre el magistrado y La Trinidad respondió: "No tengo un elemento certero para decirte que la hubo pero sí tengo razones para decirte que la clínica en la causa hasta este momento estuvo representada por el juez". Además, reiteró las sospechas sobre que el endoscopio que les entregaron no sea el que realmente se utilizó y volvió a cargar contra la clínica por el entorpecimiento y presunto ocultamiento de pruebas: "Es una falta de respeto".

"Yo cuando salgo de ver la barbarie que hace el juez en el expediente tengo que ir a explicárselo a una familia que está mirándome atónita", dijo. "La indignación que uno siente por lo que pasó sumala a la falta de respeto y consideración que venimos sintiendo hace dos meses con un magistrado", disparó Pirota y concluyó: "Yo no sé este señor qué es lo que ha pensado todo este tiempo. Si piensa que los actos que realizó no generan consecuencias o que todos los que estamos mirando somos tontos, no lo vemos y recién llegamos a este mundo".

SEGUÍ LEYENDO: