La mayoría de la gente consume en exceso en los encuentros festivos (Getty)
La mayoría de la gente consume en exceso en los encuentros festivos (Getty)

Para muchos, diciembre significa un inevitable aumento de peso. Los encuentros por las Fiestas y las reuniones previas a ellas proliferan en la agenda diaria e invitan a olvidar cualquier hábito saludable, degustando en exceso de platos abundantes.

"Esta época hace que abandonemos los entrenamientos que permitían tener nuestro metabolismo acelerado", señaló a Infobae la experta en preparación física y alto rendimiento Claudia Lescano.

Los especialistas hablan que -en líneas generales- los atracones pueden derivar en alrededor de dos kilos más. La especialista en nutrición Andrea Natal recalcó que en particular en una cena navideña completa se pueden superar las 5000 o 6000 calorías, "casi lo que debería consumirse en una semana".

El incremento de peso se convierte entonces en uno de los rivales de fin de año. Ante la proximidad de las vacaciones para un gran número de gente la mejor fórmula para resetear el cuerpo es actuar antes de tiempo.

Las largas semanas de comidas copiosas no tardan en pasar factura (Getty)
Las largas semanas de comidas copiosas no tardan en pasar factura (Getty)

Al respecto, Lescano puntualizó que de nada serviría hablar de calorías cuando el metabolismo de cada uno es tan lento que hasta la mínima caloría se guarda en forma de triglicérido. "No existe forma más natural de utilizar las calorías extras que tener un metabolismo que funcione adecuadamente", aclaró.

De tal modo, la experta recomendó a este medio algunos tips para corregir el funcionamiento metabólico y que el exceso de calorías ingeridas no echen a perder un año de entrenamiento sistemático y regular.

Primeramente aconsejó no privarse y servirse la cantidad de comida que se desee aunque primando la elección de las opciones más naturales y menos procesadas. Al la vez, tener el registro de la cantidad de comida ingerida.

Generalmente, las épocas de las fiestas de fin de año dejan unos kilos de más (Getty)
Generalmente, las épocas de las fiestas de fin de año dejan unos kilos de más (Getty)

Por otra parte, recomendó hidratarse con agua, ya que de este modo ayudará a minimizar el efecto de la mayor ingesta de sodio de las comidas y del alcohol, que -explicó Lescano- "es secretado de acuerdo a su graduación a través de la orina o directamente se metabolizará en el hígado, provocando un sobre esfuerzo al mismo".

Natal agregó otros aspectos a considerar: "Si bien en otros lugares las comidas son muy calóricas por el frío intenso que hace, con nuestro clima hay que elegir preparaciones mas livianas".

Llamó a priorizar "ensalada de vegetales con muchos colores, pudiendo ser combinadas con pescados, quesos magros, huevos", y preferir "carnes sin grasas y fiambres magros como el pastrón, jamón, lomito, pavo y pavita".

La abundante mesa navideña invita a romper cualquier régimen alimenticio (Getty)
La abundante mesa navideña invita a romper cualquier régimen alimenticio (Getty)

En tanto que el entrenamiento no debe interrumpirse. No es necesario acudir a un gimnasio o centro de entrenamiento. Basta con media hora de caminata, trote o bicicleta. También subir escaleras, en todos los casos variando la intensidad de ejecución.

Otra alternativa es realizar un circuito corto e intenso de 20 estocadas hacia adelante, 20 estocadas laterales, 20 estocadas hacia atrás. "Esta serie se puede repetir dos o tres veces", indicó la experta.

"Lo mismo realizar al día siguiente. De tal modo aseguro que el cuerpo no manifestará ningún cambio indeseado", amplió.

Para evitar un desequilibrio en la balanza es vital seguir entrenando (Getty)
Para evitar un desequilibrio en la balanza es vital seguir entrenando (Getty)

Lescano descarta la fórmula de conteo de calorías quemadas por consumidas, debido a que "cada uno utiliza las calorías de distintas maneras" porque "es el metabolismo el que marca la diferencia".

En ese sentido, subrayó la importancia del manejo del exceso de glucosa e insulina provocada en estos eventos, algo "perfectamente entrenable". "El ejercicio físico es la herramienta fundamental para lograr mejorar la sensibilidad insulínica", dijo y apuntó al sistema FitUp (rutina elaborada bajo el concepto del popular Tabata) como ejemplo.

"Construir músculos sensibles al metabolismo de la glucosa ayudará no solo a construir el cuerpo que se quiere tener sino también a ser personas saludables con menor riesgo de padecer enfermedades metabólicas", finalizó.

SEGUÍ LEYENDO: