Los últimos días del invierno son la “temporada alta” para instructores físicos (Getty)
Los últimos días del invierno son la “temporada alta” para instructores físicos (Getty)

Para muchos el invierno supone un "parate" en cuanto a la actividad física. El frío aminora los ánimos de ir a un centro de entrenamiento y, mucho más, de ejercitarse al aire libre. Pero a medida que comienzan a quedar atrás los días más gélidos del año y se aproxima la primavera, las ganas de entrenar vuelven a resurgir. Impulsados por el deseo de llegar en la mejor forma posible a la época estival, los aficionados a la práctica vuelven a copar los establecimientos deportivos y los espacios verdes.

En gimnasios, la mayor cantidad de inscripciones se registran en los meses de agosto y septiembre. El dato surge de un relevo del que también se desprenden otras estadísticas, como por ejemplo que las socias mujeres son mayoría en 6 de cada 10 gimnasios; que 9 de cada 10 clientes tiene entre 20 y 40 años de edad; o que el lunes es el día más concurrido. "Los números se mantienen invariables en los últimos años", sostiene a Infobae Guillermo Vélez, director de la revista Mercado Fitness, a cargo del estudio.

Funcional, zumba y ciclismo son las actividades más elegidas (Getty)
Funcional, zumba y ciclismo son las actividades más elegidas (Getty)

Para este 2018 se espera que la tendencia se repita nuevamente. También en lo que respecta a clases particulares. Claudia Lescano, especialista en preparación física y alto rendimiento, dice que "en agosto empieza a anotarse más gente, pero el trabajo más fuerte es en septiembre". Y agrega: "Viene gente nueva y los que entrenan dos veces, quieren tres. Mientras que los que entrenan durante todo el año buscan aumentar la intensidad".

"Es la etapa en la que aumenta un 25/30 por ciento del flujo cotidiano y después empieza a bajar con el correr de los meses, hasta enero que se frena todo", cuenta a Infobae el personal trainer Francisco Ozores.

La tecnología cada vez gana más espacio en los nuevos gimnasios
La tecnología cada vez gana más espacio en los nuevos gimnasios

¿Cuáles son los estilos que prevalecerán en la industria? De acuerdo a la investigación -a nivel país-, el 38 por ciento concurre a sesiones de zumba. Por su parte, el 31,7 elige hacer funcional, mientras que el 11,7 opta por el ciclismo indoor (bicicleta o clases de spinning), considerando a ambos sexos. "Esas tres son las más preferidas en gimnasios", asegura Vélez, que detalló otras actividades que crecerán en el sector.

"En término de novedad, una modalidad que va a dar que hablar es la combinación de entrenamiento funcional con boxeo", avizora. En Buenos Aires ya hay franquicias especializadas que llevan adelante la práctica, que promete un importante consumo calórico y desarrollo muscular, efectuando un trabajo cardiovascular. Esta consiste en circuitos de entre 45 y 50 minutos de boxeo sin contacto (se golpea el saco) intercalando con intervalos de ejercicios de alta intensidad con elementos.

El afamado HIIT (High Intensity Interval Training) fusionado con el cardiomonitoreo es otra de las novedades en los gimnasios. El entrenamiento intervalado de alta intensidad se realiza llevando en el pecho un monitor. "La frecuencia cardíaca y otros parámetros aparecen en una pantalla grande junto con los respectivos nombres de los alumnos para que el entrenador sepa en qué frecuencia cardíaca está cada uno y así pueda saber si entrenan con la intensidad suficiente, si tiene la capacidad de recuperación adecuada, entre otras variables", explica Vélez.

Además, está el bungee workout, en el que se utilizan cuerdas (parecido al bungee jumping), que permanecen atadas al techo y al usuario. Por último, aún persisten centros de electrofitness, y también se inauguraron estudios de ballet fitness, en el que las mujeres que buscan acondicionamiento físico con elementos de la danza clásica, sumando ejercicios de pilates y yoga.

Cómo prepararse para el verano

Tomando en cuenta las distintas disciplinas mencionadas, en la opinión pública del mundo fit hay una que acapara mayormente las preferencias. Los entrenamientos intervalados de alta intensidad (HIIT) son de los más ponderados por los expertos. Y son también los recomendados para aprovechar los meses que quedan hasta la época estival.

Elegida como la tendencia que predominante en 2018 a nivel global, la modalidad constituye un trabajo aeróbico, anaeróbico y muscular. De tal modo, mejora la resistencia y contribuye a quemar grasa de manera más efectiva, al aumentar la capacidad del cuerpo para oxidar tanto la glucosa como la grasa. Las rutinas no requieren de mucho tiempo y se pueden implementar a distintos tipos de deportes (caminar, nadar o bicicleta).

Del HIIT se desprendieron diferentes sistemas. Uno muy famoso es el método Tabata, que consta de 4 minutos, con ocho intervalos de veinte segundos de un solo ejercicio, preferentemente uno que involucre la mayor cantidad de masa muscular, y descanso (puede ser pausa activa o pasiva) de 10 segundos entre cada intervalo.

Bajo el mismo lineamiento también está el Fit Up, un método creado por Lescano, experta en metabolismo, cuyo objetivo es el manejo de la glucosa para no tener exceso de insulina en el cuerpo y que está destinado en especial a las personas que padecen diabetes. Ambos estilos prometen efectividad a largo plazo, pero ¿también en poco tiempo?

Ozores le pone un manto de realidad a la cuestión: "Hay tiempo fisiológicos que no se pueden acortar. Obviamente que se pueden optimizar los resultados haciendo la dieta acorde al objetivo y al entrenamiento que uno planifica. Pero la realidad es que hay objetivos que conllevan más tiempo que otros", anticipa.

(Getty)
(Getty)

Explayándose, Ozores explica que el resultado variará según el fin buscado. "No es lo mismo bajar de peso o quemar calorías. Eso lo podemos hacer en semanas. Si hacés una dieta estricta y el aeróbico suficiente, podés llegar a bajar entre tres y cinco kilos en un mes y medio. Pero en cambio, no podés hacer lo mismo en cuanto a la ganancia muscular. Para eso necesitás tiempo. En tres/cuatro meses el volumen variará poco".

"No hay milagros ni secretos entrenando de forma natural y prolija sin caer en ningún riesgo para la salud", finalizó.

Los resultados no son típicos y pueden variar de persona a persona.

SEGUÍ LEYENDO: