Mediante sus investigaciones a lo largo de las últimas décadas, Vessuri demostró cómo los estudios etnográficos de las ciencias pueden brindar elementos tanto para la teoría social como para la política
Mediante sus investigaciones a lo largo de las últimas décadas, Vessuri demostró cómo los estudios etnográficos de las ciencias pueden brindar elementos tanto para la teoría social como para la política

La antropóloga Hebe Vessuri, es una de las científicas más importantes de Argentina y de la región. Y fue noticia esta semana por su desvinculación del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), después de varios años en los que trabajó como una de sus investigadoras principales.

"Le confieso que me preocupa la forma como el tema de mi no recontratación por el Conicet es interpretado por gente que aprecio mucho. No se trata de demonizar la institución porque no fueron así las cosas. Se combinan varios factores independientes, uno del otro. Por un lado la actual situación del país y del Ministerio. Y por otro, que se terminó mi contrato con el Conicet. Ellos tuvieron un gesto amable y solidario cuando me ofrecieron un contrato transitorio. Pero después de varios años, ese contrato terminó, ahora que tengo 75 años. Si bien no conozco las razones por las que no me renovaron el contrato, no me fui mal ni quedé en una mala relación con el Conicet. Al contrario, agradezco los años que estuve allí y sigo trabajando en mis propios proyectos que son muchos gracias a Dios", explicó la antropóloa a Infobae.

La antropóloga Hebe Vessuri, es una de las científicas más importantes de Argentina y de la región
La antropóloga Hebe Vessuri, es una de las científicas más importantes de Argentina y de la región

Mediante sus investigaciones a lo largo de las últimas décadas, Vessuri demostró cómo los estudios etnográficos de las ciencias pueden brindar elementos tanto para la teoría social como para la política. Su concepción de los estilos nacionales de ciencia y del papel cultural de la ciencia en los países menos desarrollados ha sido particularmente influyente en la región sudamericana, ayudando a dar visibilidad a los estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS) en los países "no hegemónicos".

Y esa pasión que la llevó a trabajar en varios países, no se apaga. "Me hubiese gustado que me renovaran el contrato en el Conicet. Pero ahora estoy enfocada en varios proyectos antropológicos e investigaciones en la Patagonia, La Pampa y Córdoba", agregó la experta, distinguida en 2017 con el Premio John D. Bernal de la Society for Social Studies of Science (4S), que se otorga anualmente a un académico que haya hecho una contribución fundamental en CTS. Cabe destacar que es la primera vez que este premio se entregó a un investigador que no pertenecía a Europa o a los Estados Unidos.

Una científica mundialmente reconocida

Vessuri es una personalidad fundamental para el desarrollo de los estudios sobre la ciencia en América Latina y es una referente para varias generaciones que se interesaron por estos temas y se formaron bajo su influencia y consejos.

la experta, distinguida en 2017 con el Premio John D. Bernal de la Society for Social Studies of Science (4S), que se otorga anualmente a un académico que haya hecho una contribución fundamental en CTS
la experta, distinguida en 2017 con el Premio John D. Bernal de la Society for Social Studies of Science (4S), que se otorga anualmente a un académico que haya hecho una contribución fundamental en CTS

A los 18 años comenzó a estudiar la carrera de Letras en la UBA e hizo una inscripción simultánea en Antropología. Pero al año se fue a vivir a Inglaterra donde estudió Antropología Social en Oxford, sin olvidarse se su Argentina. Y es que la tesis de doctorado la hizo sobre el campesinado sin tierra en la zona de riego del Río Dulce, en Santiago del Estero, bajo la supervisión de los reconocidos antropólogos David Maybury-Lewis y Ramond Carr. De Inglaterra en 1966, se fue a vivir a Canadá donde hizo docencia en universidades con una beca del Canada Council.

Regresó a la Argentina en 1971 y se fue a trabajar a la Universidad Nacional de Tucumán, desarrollando una línea de investigación referida a la organización familiar y laboral entre los obreros rurales de los ingenios azucareros en esa provincia.

Con la llegada de la dictadura militar, se fue exiliada en 1976 a Venezuela acompañando a su esposo que también era antropólogo e investigador del INTA. Por azar cayó en un área de trabajo sobre política y transferencia de tecnología en el Centro de Estudios del Desarrollo (CENDES) de la Universidad Central de Venezuela donde también estaba, entre otros argentinos, el doctor Manuel Sadosky.

Vessuri fue reconocida en 2017 por el Senado de la Nación
Vessuri fue reconocida en 2017 por el Senado de la Nación

"Comencé trabajando sobre formas de organización tecnológica en la agricultura venezolana, el sistema de roza y quema, la reforma agraria, la explotación agrícola familiar. Un par de años más tarde ya estaba trabajando en firme en los estudios sociales de la ciencia y la tecnología, en un compromiso formal con la institución de desarrollar un programa de posgrado en ese campo y el programa de investigación correspondiente", comentó Vessuri, autora y editora de 31 libros, y cientos de artículos, capítulos de libros e informes gubernamentales, escritos en inglés, español, francés y portugués.

Una preocupación argentina: la educación

Con una vasta experiencia en el país y en el exterior, la especialista mostró su preocupación por el estado de la educación y la ciencia en la Argentina actualmente. Y particularmente en la sociedad en su conjunto. "Después de vivir muchos años en el exterior, pude recuperar la sensación de pertenencia. Pero también observo a una sociedad que atravesó varias crisis. Noto que hay tanta dureza y contradicciones en ella. Parece que la gente tiene mucha sensibilidad a los problemas estructurales de la Argentina como la inflación, la situación económica, el dólar, etc", ejemplificó Vessuri, que hizo foco en la "mucha desigualdad en temas educativos que tiene el país".

"Argentina enfrenta dilemas duros y difíciles. Si no hay capacidades científico-técnicas de un aceptable nivel, tampoco vamos a poder avanzar muchos como país. Argentina tiene una educación subdesarrollada en muchos de los niveles. Nos falta trabajar más en temas educativos primarios, secundarios y universitarios. Me preocupan esos temas educativos y me gustaría poner mi grano de arena para que el país avace a su desarrollo y consolidación", precisó la antropóloga

Igualmente, la experta dejó entrever que ha habido un progreso en materia científica en los últimos años. "La ciencia en Argentina ha resurgido en el siglo XXI después de varias décadas de destrucción y éxodo de buena parte de su potencial humano de relevo, lo que resultó en tremendos huecos y non sequiturs que todavía se observan en la institucionalidad científica en el presente y que marcan un paisaje de modernidad y sofisticación coexistiendo con abismos profundos de atraso o carencia", afirmó.

La antropóloga afirmó que ha habido una recuperación científica en los últimos 12 años
La antropóloga afirmó que ha habido una recuperación científica en los últimos 12 años

"Ha habido una recuperación científica en los últimos 12 años. Pero hay que mantener el crecimiento, las generaciónes, los programas de capacitación y educación. Para eso se necesitan recursos e invertir más en ciencia", remarcó Vessuri.

Y agregó: "La Argentina ha venido haciendo esfuerzos para una retomada rápida de desarrollos que en décadas pasadas se han venido dando en otros países de la región que siguieron avanzando cuando Argentina quedó rezagada. No debería perderse el impulso porque sin el respaldo público y privado adecuados se corre el riesgo de perder los logros rápidamente y en un mundo globalizado la circulación de competencias nos haría perder talentos valiosos que el país pudiera aprovechar mejor. Ha habido fuertes avances en el acercamiento de la ciencia a la sociedad, sin embargo es necesario trabajar en múltiples frentes con programas claros y de mediana y larga duración que no se interrumpan por procesos o resultados electorales".

SEGUÍ LEYENDO: