La salud mental de los adolescentes en pandemia: ¿ellas sufren más el impacto que ellos?

Un estudio realizado en Islandia concluyó que los jóvenes se vieron “ampliamente afectados de manera negativa” por la crisis sanitaria desatada por el COVID-19 y las restricciones que la acompañaron. La conmoción no fue igual para niñas que para varones

Los hallazgos sugieren que una rutina constante y permanecer conectado socialmente puede ayudar a los jóvenes a enfrentar la incertidumbre y las restricciones sociales asociadas con una pandemia (Getty)
Los hallazgos sugieren que una rutina constante y permanecer conectado socialmente puede ayudar a los jóvenes a enfrentar la incertidumbre y las restricciones sociales asociadas con una pandemia (Getty)

Desde el inicio de la pandemia por coronavirus, especialistas hicieron hincapié en el impacto negativo que los efectos del encierro y las restricciones a la vida social traería aparejado en los adolescentes.

Es que en una etapa de la vida en que la socialización y la identificación con los pares resulta vital para el desarrollo de las habilidades sociales, privar a chicas y chicos de ese intercambio durante tanto tiempo se sabía que no iba a ser beneficioso a largo plazo.

Sin embargo, las consecuencias no tardaron en manifestarse y no son pocos los jóvenes que presentan síntomas de depresión, según dejaron ver relevamientos realizados en todo el mundo.

Ahora, un reciente estudio basado en una encuesta a 523 adolescentes en Islandia, arrojó que las niñas informaron un mayor impacto negativo de la pandemia de COVID-19 en el bienestar y el comportamiento que los niños, y manifestaron un alto nivel de síntomas depresivos.

En la mirada de los expertos, la adolescencia se caracteriza por un mayor deseo de independencia, autonomía y dependencia de las conexiones de los compañeros para el apoyo emocional y el desarrollo social, junto con una mayor sensibilidad a la exposición al estrés asociada con el desarrollo puberal. Como tal, la combinación de preocupaciones por el contagio del COVID-19 y las medidas para contener su transmisión (por ejemplo, distancia física forzada de los amigos y confinamiento en el hogar) probablemente afecten negativamente el bienestar de adolescentes. En particular, la pandemia se cruza con una creciente prevalencia de problemas de salud mental y conductas dañinas entre los adolescentes y es la combinación de estos factores lo que los investigadores describieron como “la tormenta perfecta”, lo que generó una creciente preocupación por parte de los proveedores de atención médica e investigadores de todo el mundo sobre una pandemia de salud mental entre adolescentes y adultos jóvenes después de la pandemia de COVID-19.

“Los hallazgos sugieren que los proveedores de atención médica, maestros y otros profesionales deben monitorear especialmente los síntomas depresivos y el bienestar de las niñas durante el COVID-19 y sus consecuencias” (Getty)
“Los hallazgos sugieren que los proveedores de atención médica, maestros y otros profesionales deben monitorear especialmente los síntomas depresivos y el bienestar de las niñas durante el COVID-19 y sus consecuencias” (Getty)

Según concluyeron los investigadores del trabajo publicado en JCPP Advances, los adolescentes se vieron ampliamente afectados de manera negativa por la pandemia de COVID-19 y las restricciones que la acompañaron; sin embargo, este impacto negativo fue más pronunciado en las niñas. Los hallazgos sugieren que una rutina constante y permanecer conectado socialmente puede ayudar a los jóvenes a enfrentar la incertidumbre y las restricciones sociales asociadas con una pandemia.

Aunque tanto los niños como las niñas parecían afectados, las niñas informaron un mayor impacto negativo en todos los indicadores generales de bienestar y cambio de comportamiento durante el COVID-19 que los niños, y sus síntomas depresivos estuvieron por encima y más allá de los puntajes esperados a nivel nacional. Los síntomas depresivos más altos se asociaron con un mayor uso pasivo de las redes sociales y una disminución de la conexión con los miembros de la familia a través del teléfono o las redes sociales entre las niñas, y una disminución del sueño y un aumento de los juegos en línea solos entre los niños. La preocupación por que otras personas contraigan COVID-19, los cambios en las rutinas diarias y escolares y no ver a los amigos en persona fueron algunos de los principales factores que contribuyeron a la mala salud mental identificada por los jóvenes, en particular las niñas.

Asimismo, entre los factores que contribuyeron a la mala salud mental de esta franja etaria se incluyeron las preocupaciones sobre otras personas que contraen COVID-19, cambios en las rutinas diarias y escolares y no ver a sus amigos en persona.

“Los hallazgos sugieren que los proveedores de atención médica, maestros y otros profesionales deben monitorear especialmente los síntomas depresivos y el bienestar de las niñas durante el COVID-19 y sus consecuencias”, dijo el autor principal Thorhildur Halldorsdottir, PhD, psicólogo clínico y profesor asistente en el Departamento de Psicología de la Universidad de Reykjavik.

SEGUIR LEYENDO