Las claves sanitarias que impactan en la vida cotidiana a partir de las nuevas restricciones

Las medidas adoptadas por el Gobierno que comienzan a regir desde hoy viernes restringen diversas actividades. Qué recomendaciones reforzar para minimizar el riesgo de exposición al COVID-19

Comenzaron a regir las nuevas medidas para afrontar la segunda ola de COVID-19 en la Argentina (REUTERS/Agustin Marcarian)
Comenzaron a regir las nuevas medidas para afrontar la segunda ola de COVID-19 en la Argentina (REUTERS/Agustin Marcarian)

Ya comenzaron a regir en todo el país las nuevas restricciones para frenar la segunda ola de COVID-19 en la Argentina. Así, se suspenden para todo el país los viajes grupales de egresados, de estudio y de grupos turísticos así como las actividades de casino, bingo, discoteca o cualquier salón de fiestas. Tampoco está permitido juntarse en domicilios particulares, salvo para la asistencia de personas que requieran especiales cuidados. Lo mismo sucederá con las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de 20 personas.

Ahora bien, ¿qué recomendaciones sanitarias deben acompañar estas medidas según el Ministerio de Salud? La primera clave tiene que ver con el estar atento ante la aparición de síntomas, es decir ante la presencia de dos o más de los siguientes signos se debe consultar al sistema de salud de la localidad correspondiente, llamar al 120, número gratuito y disponible las 24 horas desde cualquier lugar del país. También se puede escribir hola al +54 9 11 2256-0566 para obtener consejos de prevención y respuestas a las dudas más frecuentes.

Los síntomas más comunes son fiebre de 37,5°C o más, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor muscular, cefalea, diarrea, vómitos y/o pérdida brusca de gusto u olfato.

Ya no está permitido  permitido juntarse en domicilios particulares, salvo para la asistencia de personas que requieran especiales cuidados (REUTERS/Agustin Marcarian)
Ya no está permitido permitido juntarse en domicilios particulares, salvo para la asistencia de personas que requieran especiales cuidados (REUTERS/Agustin Marcarian)

Entrado el otoño, los síntomas pueden llegar a confundirse con otras afecciones propias de esta época, como las alergias y la gripe estacional, sobre todo, en un año como este, en el que los chicos retomaron las clases presenciales y hay mayor circulación que en 2020 de gente en la vía pública.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades alérgicas se encuentran entre las seis patologías más frecuentes del mundo, dado que entre 400 y 600 millones de personas sufren de rinitis alérgica. La entidad, asimismo, advirtió que para 2050 la mitad de la población mundial será alérgica.

Tanto el COVID-19 como el resfrío común están causados por virus. El primero de estos es ocasionado por el SARS-CoV-2, mientras que el resfrío común, en su mayoría, por los rinovirus. La mala noticia es que se transmiten de modo similar y pueden generar los mismos signos y síntomas.

Entre las gripes estacionales, los síntomas más comunes son tener fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, congestión, dolores musculares, dolor de cabeza y fatiga. De acuerdo con las recomendaciones brindadas el año pasado ante la propagación del COVID-19 por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de los Estados Unidos, lo primero que hay que preguntarse es si la persona tiene fiebre. En caso en que así fuera, si también experimenta otros síntomas, como falta de aire, debe consultar al médico porque podría tratarse de coronavirus.

Las diferencias entre los síntomas manifestados ante la gripe, la alergia y el COVID-19 (Infografía: Marcelo Regalado)
Las diferencias entre los síntomas manifestados ante la gripe, la alergia y el COVID-19 (Infografía: Marcelo Regalado)

Teniendo en cuenta que la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 se puede cursar de manera asintomática, es decir sin tener ninguna manifestación o cuadro clínico, la segunda recomendación tiene que ver con usar mascarilla, tapabocas y/o barbijo que cubra nariz, boca y mentón. Asimismo, las autoridades sanitarias aconsejan mantener una distancia de al menos dos metros con otras personas, ya sea en espacios abiertos al aire libre y/o en ambientes cerrados, aunque se insta a la población a minimizar el tiempo de concurrencia en espacios de interior.

“Para la población en general, es recomendable evitar reuniones en espacios cerrados, extremar los cuidados con personas que formen parte de un grupo de riesgo -mayores de 60 años o personas con enfermedades crónicas y/o embarazadas- al mismo tiempo que se aconseja el uso de barbijo y el frecuente lavado de manos con agua y jabón”, reza la cartera sanitaria.

A pesar de que el contacto con superficies es de bajo riesgo para contagiarse el coronavirus, se insta a las personas a desinfectar bien los objetos que se usan con frecuencia, no compartir mate, vajilla u otros elementos de uso personal. A su vez indican no automedicarse, no tocarse la cara y a la hora de toser y/o estornudar hacerlo sobre el pliegue del codo o utilizando pañuelos descartables.

Personas junto a una señal de distanciamiento social contra el coronavirus (COVID-19) en Nueva Zelanda (REUTERS/Fiona Goodal)
Personas junto a una señal de distanciamiento social contra el coronavirus (COVID-19) en Nueva Zelanda (REUTERS/Fiona Goodal)

Ventilación de ambientes

En los casos en los que sea inevitable permanecer en ambientes cerrados, la ventilación es una de las herramientas más importantes para minimizar el riesgo de contagio por el nuevo coronavirus.

En conferencia de prensa, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró el último martes que “la segunda ola es un hecho” y a poco de que se reúnan esta tarde representantes del gobierno porteño y la provincia de Buenos Aires para definir nuevas medidas en la zona del AMBA hizo hincapié en que hoy “las principales fuentes de contagio son las reuniones sociales”.

“La mayoría de los contagios no se da en los lugares con protocolo, las fábricas o las aulas. Hay que transmitir la atención y el cuidado en momentos donde estamos con alguien que luce sano y tenemos confianza y nos sale abrazarlo, besarlo”, enfatizó la funcionaria, que estuvo acompañada por la directora nacional de Epidemiología e Información Estratégica, Analía Rearte, y por Juan Manuel Castelli, director nacional de Control de Enfermedades Transmisibles.

La ventilación es una de las herramientas más importantes para minimizar el riesgo de contagio en espacios cerrados y/o transporte público (Shutterstock)
La ventilación es una de las herramientas más importantes para minimizar el riesgo de contagio en espacios cerrados y/o transporte público (Shutterstock)

Y tras reconocer que “viene el invierno y no es tan fácil”, instó a “tener los ambientes ventilados, con ventilación cruzada y constante”. “Tiene que haber corriente de aire, tiene que ser un viento fuerte que vuele los papeles”, ejemplificó la funcionaria.

Se sabe desde el inicio de la pandemia que el coronavirus, así como el resto de las enfermedades respiratorias, se transmite principalmente por aerosoles, tal como se conoce a las partículas que se emiten al respirar, toser o hablar y que en las personas infectadas son portadoras del virus.

Por esta vía, las personas pueden ser infectadas de una forma muy eficiente y las cargas virales directamente conducidas a la zona baja de los pulmones o aparato respiratorio debido a su pequeñísimo tamaño.

El transporte público en el AMBA ya es exclusivo para los trabajadores esenciales (REUTERS/Agustin Marcarian)
El transporte público en el AMBA ya es exclusivo para los trabajadores esenciales (REUTERS/Agustin Marcarian)

Tips para airear los ambientes:

-Ventilar los espacios siempre, todo lo que sea posible, de manera continua

-Preferentemente la ventilación debe ser abriendo puertas y ventanas en extremos opuestos para facilitar la corriente de aire

-En autos y colectivos abrir ventanas y ventanillas de la parte delantera y algunas de la trasera para lograr la circulación

-El uso de ventiladores favorece la mayor corriente, siempre dejando puertas y ventanas abiertas y evitando que el aire vaya directo de una persona a otra

-Los aires acondicionados tipo split no están aconsejados dado que no renuevan el aire

-Se desaconseja el uso de ozonificadores

SEGUIR LEYENDO: