Más del 60% de 130 países relevados por la OMS reflejaron problemas en la atención de salud mental en pandemia

Cuáles son las nuevas oportunidades para transformar la atención psiquiátrica con telesalud según un informe de la Organización Mundial de la Salud

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

En un informe publicado por la OMS se advirtió sobre una serie de indicadores llamativos que se modificaron a partir de la pandemia. Un muestreo en 130 países derivó en datos reveladores. Más del 60% de los países señaló perturbaciones de los servicios de salud mental destinados a las ‎personas vulnerables, incluidos los niños y los adolescentes (72%), las personas mayores (70%) y las ‎mujeres que requieren servicios prenatales o postnatales (61%).‎

-El 67% observaba problemas en los servicios de orientación psicológica y de psicoterapia; el 65% ‎en los servicios esenciales de reducción de riesgos; y el 45% en los tratamientos de mantenimiento ‎con agonistas de opiáceos para los adictos a los opiáceos.‎

-Más de un tercio (35%) señaló distorsiones en las intervenciones de emergencia, incluidas las ‎destinadas a personas afectadas por convulsiones prolongadas, síndromes de abstinencia severos ‎relacionados con el consumo de drogas y estados delirantes, que con frecuencia son la señal de ‎graves trastornos médicos subyacentes.‎

-El 30% señaló dificultades en el acceso a los medicamentos destinados a tratar trastornos ‎mentales, neurológicos y derivados del consumo de drogas.‎ En torno a tres cuartas partes señalaron deterioro al menos parcial en los servicios de salud ‎mental de las escuelas y los lugares de trabajo (78% y 75% respectivamente).‎

Un 35% afirmó tener síndromes de abstinencia severos ‎relacionados con el consumo de drogas y estados delirantes (Shutterstock)
Un 35% afirmó tener síndromes de abstinencia severos ‎relacionados con el consumo de drogas y estados delirantes (Shutterstock)

Los resultados de salud mental de la pandemia de la enfermedad están generando nuevas demandas, pero también nuevas oportunidades para la psiquiatría. Se sabe que existen consecuencias para la salud mental a partir de las políticas de distanciamiento social y de la incertidumbre financiera, así como preocupaciones sobre la salud personal, la familia y los amigos. Esto producirá un aumento global de los problemas de adaptación y la ansiedad entre la población, lo que puede aumentar la demanda de los servicios de salud mental. Por otro lado, el requisito generalizado de trabajar a distancia también ha impulsado un interés renovado en la telesalud con oportunidades para aumentar el acceso a la atención. El interés y el uso de la telemedicina ha aumentado con desastres pasados, como el 11 de septiembre de 2001; el tsunami del Océano Índico en 2004; y el huracán Katrina en 2005, pero el alcance y el resultado sin precedentes de la crisis actual justifican un enfoque diferente al del pasado.

Una mirada cercana a distancia

La urgente necesidad de capacitación clínica y desarrollo de habilidades en torno a la telesalud, así como las tecnologías más nuevas, como las aplicaciones móviles, determinarán la influencia que la psiquiatría puede tener para abordar las secuelas de salud mental de la pandemia de la enfermedad del coronavirus de 2019 es uno de los ejes en un reciente documento publicado por un grupo de especialistas del Departamento de Psiquiatría, Beth Israel Deaconess Medical Center del Harvard Medical School de Boston, Estados Unidos. “Si bien las empresas aprovecharán este momento para comercializar sus plataformas de telesalud o una variedad de aplicaciones -explica uno de los profesionales a cargo de la investigación, John Torous-, garantizar que estas nuevas herramientas se utilicen por completo tendrá una influencia en la atención que es más crítica que las propias herramientas”.

Ya se sabe que los desastres exacerban las dificultades de salud mental existentes, así que se tiene un desafío, pero las necesidades de salud mental asociadas con esta pandemia son diferentes a las anteriores. Los desastres anteriores estaban circunscritos y localizados, lo que significaba que una respuesta breve y enfocada en telesalud era suficiente y podía ser brindada por expertos en telesalud o involucrar la capacitación de unos pocos médicos. Hoy, el desafío es diferente. Esta pandemia está asociada con problemas de enfermedad, cierre de escuelas, auto cuarentena e incertidumbre financiera y vocacional, todos los cuales son tensiones asociadas con problemas de salud mental. Algunas personas que viven con esquizofrenia o psicosis afectiva, incluidas aquellas cuyas condiciones actualmente son estables, pueden tener un mayor riesgo de exacerbación o recaída de los síntomas. Algunas personas sin ninguna afección de salud mental pueden tener un mayor riesgo de sufrir una nueva aparición.

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

En respuesta al distanciamiento físico, los servicios de salud de todo el mundo han recurrido nuevamente a la telesalud a través de visitas por video. Esto ha permitido un mayor acceso a la atención psiquiátrica, mientras que la atención presencial conduciría a la propagación de la infección. Los beneficios de un mayor acceso a los servicios de telesalud son evidentes para la telepsiquiatría, pero en la crisis actual, estos beneficios solo se pueden obtener si estas herramientas digitales son utilizadas por médicos que tienen la capacitación y orientación adecuadas y saben que estos servicios son aceptados por las organizaciones que brindan servicios. y pagadores.

Saber hacer

“La necesidad de formación de los profesionales sanitarios es la prioridad número uno”, indica Torous. Una revisión reciente señaló que tales esfuerzos han sido “escasos, heterogéneos y principalmente descriptivos”. En el Reino Unido, el Servicio Nacional de Salud se encarga de los servicios de telesalud y, por lo tanto, tiene un historial de uso y profesionales capacitados disponibles, pero incluso estas soluciones anteriores fallarán a medida que aumente la necesidad de contacto clínico. Ya existen marcos para la capacitación en telesalud y el desarrollo del profesorado, aunque pocos se han implementado en la actualidad.

“La construcción de relaciones y alianzas terapéuticas a través de la telesalud se han citado como áreas de resistencia a la adopción por parte de los médicos. Pero al igual que con todas las habilidades, esta forma llamada se puede mejorar con conocimiento, capacitación y supervisión”, sostuvo Torous. Los médicos pueden tener más preocupaciones sobre la alianza que los pacientes, incluso si, con consideraciones prácticas sobre el uso de la tecnología, formar y mantener una alianza sólida puede ser la norma. Ofrecer capacitación en competencias de alfabetización digital y telesalud puede garantizar que todos los médicos tengan el conocimiento y las habilidades necesarias para trabajar a plena capacidad a través de los nuevos medios digitales.

Es necesaria la orientación clínica en torno a la implementación y prestación de telesalud y salud digital. “Afortunadamente, existe una sólida evidencia de cómo se puede utilizar la telesalud para ofrecer una atención eficaz en todas las afecciones psiquiátricas -expuso Torous-. Por ejemplo, sabemos que la terapia cognitivo-conductual en línea muestra evidencia de eficacia, pero a menudo carece de efectividad en entornos del mundo real cuando se proporciona sin el apoyo y la interacción humanos. Del mismo modo, sabemos que las aplicaciones para teléfonos inteligentes pueden ser herramientas útiles para algunos pacientes, pero su eficacia es más del doble cuando se usan con un médico”.

(Shutterstock.com)
(Shutterstock.com)

Para que la telesalud y la salud digital prosperen y no sigan el ciclo de interés y luego abandono visto después de desastres anteriores, es necesario establecer acuerdos sobre pagos y regulación de apoyo. En el Reino Unido, el servicio al acceso a terapias psicológicas se incluyó en la orientación y la financiación nacionales. En los EE. UU., existe una paridad de pago temporal para tratar a ciertos pacientes con planes de seguro respaldados por el gobierno, lo que aumentó el acceso a la atención durante la noche. Después de la crisis inmediata, ofrecer datos sobre su rentabilidad será fundamental para presionar a favor de la paridad de pago permanente y la necesidad de un seguro privado.

Las asociaciones de pacientes en el diseño de servicios digitales son vitales en los nuevos programas de investigación impulsados por una pandemia porque garantizarán que los nuevos servicios sean accesibles y utilizables”, señalan los especialistas en su documento. Existe una brecha digital debido tanto a la falta de habilidades tecnológicas como a la de acceso a recursos en línea (por ejemplo, conexión confiable a Internet, crédito para teléfonos inteligentes). Si bien este gap está disminuyendo cada año, sigue siendo mayor en aquellos que tienen más necesidades insatisfechas, incluidos los que viven en áreas rurales, con menos ingresos y educación, y de edades más avanzadas. Los pacientes con deterioro cognitivo necesitarán ofertas digitales adaptadas o apoyo adicional. “Podemos crear plataformas y herramientas hoy, pero crear las adecuadas para los pacientes requerirá asociaciones más estrechas”, afirmó Torous.

Si bien los desastres se repiten inevitablemente, “podemos asegurarnos de que construimos sistemas tecnológicos que puedan resistir la prueba del tiempo no solo para las pandemias, sino también para su uso en la práctica clínica de rutina” -concluyó Torous-. “Las nuevas plataformas digitales de salud podrían ser desarrollos importantes de esta pandemia, pero lo más duradero será la inversión en las personas, los procesos y el apoyo para garantizar que los ciclos de telesalud de interés no estén vinculados a desastres, sino que mejoren la atención todos los días”, puntualizó.

SEGUÍ LEYENDO:

La telemedicina aumenta la detección de enfermedades en poblaciones alejadas

Cómo la pandemia por COVID-19 cambió los exámenes médicos cercanos